¿Qué es Huna?, 3a parte

Tercera parte

La ética de huna

Sin embargo, como corresponde al «conocimiento oculto», la ética está implícita en los principios. Si se emplean con lógica, es inevitable actuar con ética.

Analicémoslos uno a uno desde esta perspectiva.

1 – El mundo es lo que crees que es

Si aceptas que el mundo es lo que crees que es, consciente e inconscientemente, entonces sólo cabe intentar cambiar tus creencias a mejor, a fin de tener una vida mejor; después de todo, en realidad estamos hablando de tu experiencia subjetiva del mundo, no de un mundo objetivo imaginado. Te guste o no, lo único que tienes es una realidad subjetiva. Una consecuencia fascinante de esto es que tu experiencia subjetiva te dirá claramente por sí sola qué tal funciona tu sección mental. La vida te irá bien en la medida en que tu pensamiento esté bien. No puedes esconderte de tus creencias.

2 – No hay límites

Si no hay límites, entonces el universo es infinito. A algunos científicos les gusta especular sobre la existencia de múltiples universos y hasta múltiples infinitos, pero no hacen más que jugar con las palabras. «Universo» significa el conjunto de todo, e «infinito» significa eso, infinito. La idea de un universo infinito da a entender que todo él está en todas partes y en todo momento, lo que a su vez sugiere que cada parte del mismo es infinita. Y eso da a entender que también tú lo eres. Lo que al final sugiere que, con un aspecto u otro, siempre te topas contigo mismo; así pues, es conveniente mostrarse amable con el vecino, porque el vecino eres tú mismo.

3 – La energía fluye hacia donde va la atención

Si la energía fluye hacia donde va la atención, entonces la atención sostenida (consciente o inconsciente) concede poder al objeto de atención. Piensa de forma obsesiva en la enfermedad, y ésta se hará más presente en tu vida; piensa en la felicidad, y serás más feliz; céntrate en lo que te falta, y las carencias serán más evidentes; céntrate en la abundancia, y ésta abundará. Naturalmente, si tu focalización es desigual, obtendrás resultados desiguales. Vale la pena prestar atención a tu atención.

4 – El momento del poder es ahora

Si ahora es realmente el momento del poder, entonces cada momento es una oportunidad para cambiar tu vida a mejor. En cualquier momento libre de consideraciones pasadas o futuras el cambio puede producirse al instante. Lo más curioso de este concepto es que cuando la mente o el cuerpo tienen semejante oportunidad avanzan automáticamente hacia la paz y la felicidad; como si la ética estuviese ya incorporada. Por ejemplo, cuando tu mente está totalmente en el momento presente y libre de cualquier pensamiento del pasado o futuro, entras en un estado de serena confianza; cuando tu cuerpo se halla en ese mismo estado, la falta de tensión emocional permite que tus procesos naturales de curación se aceleren considerablemente, y cuando se conocen dos personas sin ningún problema pasado ni miedo futuro, se hacen amigas enseguida.

5 – Amar es estar feliz con

Si defines el amor como la actitud de ser feliz con alguien o algo, entonces es práctico aumentar tu afectuosidad. Los sabios antiguos que desarrollaron estas ideas observaron el hecho curioso de que la felicidad aumenta mientras la felicidad aumenta, lo que significa que para que siga existiendo tienes que transmitirla. Esta felicidad no implica un tipo de felicidad atolondrada, despreocupada, afirmativa y provisional. La palabra aloha (o amor), de la que surge el principio, también incluye los conceptos de misericordia, compasión, gracia, caridad y todas las demás bondades que se aglutinan bajo el sustantivo «amor» (no incluye ninguno de los aspectos negativos). A medida que practicas el amor, haces que éste aumente, al igual que también aumenta la felicidad de todas las partes interesadas.

6 – Todo el poder procede del interior

Si todo el poder procede del interior, entonces todo tiene la misma fuente de poder; una idea que, por lógica, se deduce del segundo principio: «No hay límites». La diferencia estriba en el modo y el ingenio con que se aplica. Sin embargo, hay un aspecto del poder que con frecuencia se pasa por alto y es importante recordar: el verdadero poder procede de la habilidad para otorgar dicho poder. La energía hidráulica se obtiene usando la fuerza de la corriente del agua para accionar máquinas que generen electricidad. El poder político se obtiene usando el poder de una sociedad para autorizar a individuos para dar órdenes o aprobar leyes. El poder no tiene un único comienzo, final o fuente; cambia el foco sin parar. Cuanta más gente toma conciencia de su poder para otorgar poder, más natural le resulta manejarlo con cautela y usarlo en aras del bien común.

7 – La eficacia es el indicador de la verdad

Aprendemos a andar haciendo caso omiso de nuestros errores y repitiendo nuestros éxitos. De hecho, la mayoría de nuestras habilidades y conductas no las aprendemos por ensayo y error, como generalmente se da por sentado, sino por el ensayo y la repetición de lo que nos sale bien. Esta idea de eficacia está basada en la palabra hawaiana pono, un concepto de bondad, exactitud, o de lo apropiado. En las culturas antiguas significaba el mayor bien para el mayor número de personas, lo cual no estaba delimitado por ciertas reglas arbitrarias, sino por la misma experiencia del éxito, la prosperidad, la salud y la felicidad. En este sentido, pues, la verdad de tus acciones quedará demostrada por los resultados que experimenten todas las partes implicadas.

egún Funk and Wagnalls Encyclopedia [Enciclopedia Funk y Wagnalls], en la historia de la ética «hay tres normas principales de conducta, cada una de las cuales ha sido propuesta como el bien supremo: felicidad o placer; deber, virtud u obligación; y perfección, el desarrollo más armonioso del potencial humano». Tal como se ha apuntado anteriormente a grandes rasgos, la ética de huna incluye las tres normas en la práctica de los siete principios.

Serge Kahili King

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
 tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas 
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *