8 - Corriente de Energía

8 – Corriente de Energía

Esta sesión va a comenzar a integrar todas estas cosas. Ahora que tienen una sensación del centro de su cabeza, que tienen una definición de su espacio, que están arraigados, capaces de empezar a observar desde el centro de su cabeza y desde esa cuarta capa de pensamiento, el cuerpo se está tranquilizando, hay menos necesidad de reaccionar o entrar en pánico, aunque esto lleva algún tiempo para integrarlo, porque realmente requiere práctica.  Uno de los lugares donde les conviene practicar es donde no cuenta, por ejemplo cuando conducen su coche, como ya he dicho varias veces.

Pero ahora que inician esa percepción consciente de sí mismos, poniendo a los sistemas corporales en una situación activa, un sistema energético activo, un sistema de energía que está en movimiento, que está en marcha, que constantemente mueve energía por el cuerpo, mueve energía que no es propia sacándola fuera del cuerpo; es una configuración muy útil para ustedes.

Entonces, aunque este tramo de trabajo es una parte fundacional sólida, a medida que entramos en el curso en Mastering Alchemy, hay otras configuraciones de energía que permiten al cuerpo ser muy preciso al empezar a conocerte a ti mismo. Pero con este aspecto de hacer correr la energía por el cuerpo – hay un número de canales en el cuerpo – empiezas a tener un poco más de percepción consciente de los chakras, y la capacidad para limpiar los chakras es una cosa realmente útil. Como dijimos hace poco, en términos de que los pensamientos son eléctricos y las emociones son magnéticas, llevamos con nosotros mucho equipaje que no nos gusta, y lo negamos, lo ponemos en la mochila de la inconsciencia, y empieza a ser muy pesado para la única persona que realmente no quiere saber que está allí, que eres tú, pero todos los demás lo ven en tu personalidad.

Entonces, si pueden hacer correr la energía por el cuerpo,  con la capacidad de limpiar un montón de equipaje sin tener que hacer demasiado trabajo, y a medida que se establecen en tiempo presente, esto se vuelve muy valioso.

Empecemos por este sistema energético.  Hay un canal de energía, un conjunto de canales, que entran desde la tierra a los pies, suben por las piernas, directamente al primer chakra y regresan hacia abajo por el cordón de arraigo.  Esto crea como un bucle en cada pierna, y empieza a funcionar de un modo en que todo empieza a limpiarse; mucha de esa lentitud en el cuerpo.

Luego hay un segundo circuito o bucle de energía; es el canal cósmico que empieza por encima de tu cabeza, creador, y es atraído hacia el chakra corona, luego baja por los canales de atrás hacia ese sexto chakra, a través de algunos canales hacia el quinto chakra, y también hacia afuera de la coronilla, y luego hacia abajo por los brazos.  De modo que jugaremos con uno por vez, así que esta es una sesión de trabajo, y los llevaré a hacer esto mientras jugamos.

De modo que empecemos hablando sobre los chakras. Según entiende la mayoría de la gente, hay siete de ellos, pero hay chakras en casi todas las articulaciones del cuerpo. El chakra es como un vehículo que permite que la energía aumente o disminuya. Los chakras, estos siete chakras, tienen un tamaño parecido al de esta moneda (muestra una moneda de medio dólar)  y funcionan de una manera en que parecen la lente de una cámara, que se abre y se cierra y se abre, se asemeja a eso. Dirigir los chakras para que se abran o cierren es algo que ustedes pueden hacer, y a medida que la energía corre por el cuerpo, la capacidad de dirigir los chakras, de empezar a administrar el flujo de energía, está mucho más disponible.

Veamos qué podemos hacer con esto. Recuéstense en su asiento, si les parece, y luego apoyen sus pies sobre el piso; lo hacen con los ojos abiertos mientras jugamos y les pediré que cierren los ojos en un segundo. Pero la energía hace esto: la energía se mueve desde la tierra, sube hacia dos chakras, uno en cada arco de los pies, y luego empieza a arremolinarse en el pie y se mueve hacia arriba por el canal a través del tobillo y hacia la rodilla. En la rodilla hay otro pequeño chakra que impulsa la energía hacia arriba, que corre por un canal hacia la cadera y entra en el primer chakra y luego baja regresando a tierra por el cordón de arraigo.

Lo bueno de esto es que no pueden cometer un error; es imposible hacer esto mal, de modo que ese es el criterio para practicar esto: no pueden hacerlo mal. Les pediré que se diviertan con esto. Simplemente tomen nota de lo que noten.

Entonces, con los pies apoyados en el piso, díganle hola a los chakras de los pies. Ahora den la orden a los dos, de modo que cada chakra se abra y se cierre, y quiero que estén conscientes de sus pies antes de hacer algo más.  Tomen un par de respiraciones, tengan la sensación de los pies sobre el piso, y entonces den la orden – es exactamente eso; están dirigiendo a la energía para actuar. Así, ordenen  a los chakras de los pies, que están en el arco de cada pie, que se abran un 20%.  Ahora, tengan la sensación de que se abren.  No se apuren, diviértanse consigo mismos, y luego pongan su intención en atraer la energía de la tierra hacia los pies.  Simplemente empecemos tal vez con el pie derecho; pongan la atención en el pie derecho, y a medida que hacen subir la energía hacia el pie, y al entrar en el pie tal vez noten una sensación tibia en unos momentos o tal vez en seguida, pueden notar una sensación de cosquilleo, incluso pueden notar frescura, o no notar nada.  No hay respuesta correcta. Simplemente pongan la atención en el pie.

Recuéstense en su asiento, cierren los ojos, estén en el centro de su cabeza, y tengan curiosidad de notar qué está pasando (pausa)  y luego noten si su pie izquierdo puede estar tibio, o cosquilleando, y no se apuren; va a tomar un ratito, simplemente noten (pausa)  la energía empieza a moverse en los dedos de los pies, a arremolinarse en el pie, puede que haya una sensación eléctrica que es parte del cosquilleo. Si sienten algo, bien.  Si no sienten nada, bien.  No hay respuesta correcta.  Otra vez en ese pie derecho, dirijan la energía hacia el tobillo, empieza a arremolinarse en el tobillo.

Ahora, desde el tobillo,  nutran esa energía, es como si la estuvieran moviendo sutilmente por la pierna hacia la rodilla (pausa).  No hay apuro; puede moverse rápidamente, o puede moverse apenas. Empieza a moverse por los canales, y para muchas personas los canales en este punto están muy perezosos, no han estado conectados con la tierra de otra manera que no sea caminar sobre ella. Pero así, como jugamos aquí, ustedes son uno con la tierra, y esta es la energía de esa conectividad que está realmente anclándolos, empezando a dar una percepción de la consciencia de la tierra de un modo que la mayoría de las personas no se entera en absoluto. Simplemente permitan que se mueva hacia arriba por la pierna y entre en la rodilla.

Mira nuevamente a la pierna izquierda, podrías notar que de hecho se está moviendo en la pierna izquierda, una puede sentir un cosquilleo o calor y la otra puede no sentir nada. Nuevamente usa tu imaginación: ¿de qué color es la energía? Puede haber azules y verdes y amarillos, o ningún color; no hay respuesta única.  Una pierna puede ser amarilla, la otra roja. Puede haber colores múltiples o no haberlos (pausa). No tengan expectativas. Si no tienen sensación de la energía en esa pierna izquierda porque se está moviendo en la derecha, simplemente traigan su atención a la izquierda y háganla subir a la rodilla (pausa). Digan hola a ese pequeño chakra en la rodilla y den la orden de que gire, y empieza a entrar en movimiento y se abre, y empieza a acomodar este flujo de energía dentro de la rodilla.

Al hacer esto, las personas con problemas de rodilla suelen empezar a experimentar un nivel de comodidad que se acumula en la rodilla, empieza a acudir más energía a las partes del cuerpo que están dañadas a medida que hacen correr  esta energía.

A medida que llega a la rodilla, permítele correr por el canal hacia la cadera, el que corre directo hacia el primer chakra. Si estuvieras mirándolo como al cuadrante de un reloj, de los que tienen manecillas, el primer chakra estaría en el 6 del reloj, el punto donde está el 6 en el cuadrante, allí es donde sucede el arraigo. Los lugares del 5 y el 7 es donde los canales de las piernas entran y conectan con el primer chakra. Luego esa energía se mueve suavemente directo hacia abajo por el cordón de arraigo, de vuelta al centro de la Tierra, creando un bucle de energía y al ser nutrida se vuelve autosustentable, está  corriendo todo el tiempo. Muchos de ustedes con problema de piernas, no solo de  rodillas, de muslos, con sensaciones de electricidad, a medida que esta energía empieza a subir a las rodillas y al primer chakra, crea un equilibrio, quita un poco de la tensión eléctrica de las caderas y parece vigorizarlas.  Feliz. Otra respiración.

No se apuren; dejen que la energía se empiece a mover desde los muslos, desde las rodillas a través de los muslos, y luego a subir hasta el primer chakra. No se apuren, nútranla a medida que sube por los muslos. Otra respiración.

Y luego tomen nota de sí mismos, recuéstense, relájense, centro de la cabeza, observando, nutriendo, guiando la energía en el cuerpo  (pausa).  Díganle hola a esos chakras de los pies nuevamente y den la orden de que se abran un poquito más. Lo harán de por sí con esa orden; tengan la sensación de abrirlos otro 10 por ciento tal vez (pausa 20 segundos).  Luego noten sus tobillos, las rodillas, un punto particular donde puede haber un pequeño dolor que recién se hace consciente, un problema, empiecen a hacer correr energía por ese punto; si es un músculo, o si es un problema del tobillo o de la rodilla.  Imaginen la energía fluyendo dentro y alrededor del tobillo, dentro y alrededor de la rodilla (pausa 20 segundos).  Otra respiración.

Luego siéntanse divertidos, complacidos consigo mismos. Es un concepto a menudo mencionado en el curso de M. A.: estar complacido consigo mismo, gustar de uno mismo.  Si no gustas de ti, ¿quién va a hacerlo?  Entonces, bien podrías ser tú.  Pero en términos reales, gustar de ti es lo que cambia la energía, las comunicaciones con el cuerpo.  Cuando al cuerpo constantemente  se le dice que no está bien, que no trabaja para ti, que hay algo de malo con él: cómo que mi rodilla duele todo el tiempo, no estoy bien.  Empiezas a ser el comunicador con el cuerpo, a realmente creer lo que esa otra gente te dijo cuando crecías.

Cuando haces correr energía por el cuerpo, al empezar a encontrar el centro de tu cabeza, empiezas a reconocer “Estoy en ese mundo, pero no soy de ese mundo,” todo ese ruido, el miedo, el drama, ¡no es lo que yo soy!  Con tu rosa, el centro de la cabeza, empezando a permitir que la mente esté más tranquila desde ese punto de observación, ese concepto de “en el mundo pero no del mundo” va a tener mucho más sentido al avanzar.

Ahora otra respiración y… toma nota de la parte de arriba de tu cabeza.  Permite que esta energía de los canales de las piernas siga moviéndose por las piernas y bajando por el cordón de arraigo, y subiendo por los chakras de los pies.  Y ¿le dirías hola al Creador?  ¿Le dirías hola a esa consciencia cósmica, y pondrías una intención en atraer la luz del Creador para que entre directo por tu chakra corona, ese lugar suave arriba de tu cabeza, donde los bebés tienen esa zona realmente blanda?  Luego se cierra, pero cuando eres bebé pequeñito estás plenamente conectado, y luego te vuelves terrestre y con el tiempo ese hueso del cráneo empieza a cubrir el chakra corona.

Ahora atrae esa energía que baja hacia el sexto chakra y baja directamente a la parte de atrás de la columna, hay una vértebra grande justo a la altura de los hombros, la séptima cervical, la energía viene de ese sexto chakra directo por el frente de la columna, esa séptima cervical, justo detrás del quinto chakra, y sigue hacia abajo detrás del quinto chakra y bajando detrás del cuarto chakra.

No se apuren; suavemente empiecen a atraer la energía hacia abajo por el canal de atrás. No entra en los chakras, está en el frente de la columna y sin embargo detrás de los chakras. Y otra vez puedes sentir una sensación cálida, tal vez de cosquilleo. Esto se mueve hacia abajo lentamente, desde ese cuarto chakra se mueve hacia abajo detrás del tercer chakra.  El tercer chakra está en el plexo solar donde se juntan las costillas, justo delante de la columna (pausa).  Luego continúa bajando desde detrás del tercer chakra, por detrás del segundo chakra. El segundo chakra está más o menos – encuentren su ombligo – unos dos dedos por debajo del ombligo. Atrás, contra la columna, está el segundo chakra.

No se apuren; la energía se está moviendo en los canales de las piernas, y ustedes empiezan a nutrirla y a abrir estos canales de atrás.

Luego continúen bajando la energía al primer chakra, realmente entra al primer chakra y empieza a arremolinarse alrededor del primer chakra y luego da una vuelta en U, y donde estarían el 3 y el 9 en el cuadrante de un reloj, la energía empieza a moverse subiendo por los canales de adelante.

Así  baja y entra al primer chakra, gira y luego por el 3 y el 9, hay dos canales, un canal en cada punto, y esos canales suben al segundo chakra, otra vez tocando sus puntos 3 y 9.

Ahora dirijan la energía para que suba por esos canales de adelante, y cuando sube al segundo chakra la energía entra en ese segundo chakra y empieza a girar (pausa) y empieza a agregar energía de fuerza de vida en esos chakras (pausa)  y continúen subiendo la energía desde ese segundo chakra tocando esos dos puntos 3 y 9 en el tercer chakra,  y empieza a girar en ese tercer chakra.

En este punto el cuerpo se está calmando un poco y empieza a crear una estabilidad, (pausa)  y en ese tercer chakra simplemente la nutren, la ven, la sienten, esa energía subiendo hacia el área del esternón donde se encuentra el cuarto chakra, justo por detrás del hueso del pecho. Nuevamente, toca el 3 y el 9 en ese cuarto chakra (pausa).  Una linda respiración (pausa)   y si hay pensamientos en su cabeza, déjenlos allí, y tan pronto como los reconocen, lleven su atención de nuevo a esta energía que sube por estos canales.  Y empiecen a tener esto bien claro: no pueden hacer esto mal; es imposible equivocarse.  Lo que están haciendo, en cambio, es empezar a tomar consciencia de sí mismos y mucho de esa inconsciencia que se asienta en esos canales empieza a irse, y al irse les llama la atención. Simplemente noten esos pensamientos; puede que sean pensamientos realmente viejos sobre cosas que no tienen nada que ver con ustedes en absoluto, y se están yendo. Si hay magia, esta es una magia en que estas energías empiezan a empujar hacia afuera la energía que no se les parece, energía que no es como ustedes; todo lo que vibre a una tasa menor que el bienestar en su estado de consciencia, en ese sistema de guía interna y en el corazón, se neutraliza.

Ahora bien; se requiere un poco de armado; esto no es un almuerzo gratis, hace falta trabajarlo. Ahora sigan trayendo esa energía hacia arriba desde el cuarto chakra a los puntos 3 y 9 del quinto chakra; déjenla girar en el quinto chakra.  Mientras ocurre esto, empiezan a limpiar muchos de esos patrones que dicen: ” No hables; no te doy permiso; no tienes que hablar con esos; no sabes de qué estás hablando.”  Aquí está el centro de comunicación, el quinto chakra; muchas veces aquí hay una falta de permiso para decir la propia verdad.  Pero al correr esta energía cósmica, esta luz del Creador por estos canales, se empiezan a romper estos patrones.

Otra respiración (pausa). Y luego siguen desde el quinto chakra, subiendo la energía por los mismos dos canales directo al sexto chakra, tocando de nuevo los puntos 9 y 3, y la energía empieza a girar dentro de ese sexto chakra.  Este es el lugar donde las personas suelen entrometerse en sus cabezas. “No me veas, deja de mirar hacia aquí; no veas eso.”  Esos mensajes se alojan en ese sexto chakra. “No te doy permiso para ver esto” (pausa).   Esto empezará a abrir tu clarividencia – ver claro, clarividencia (pausa).

Luego permitan que siga moviéndose al chakra corona y se conecte en el chakra corona y en ese punto sigue fluyendo hacia arriba, unas 18 pulgadas – ¿qué sería eso? unos 40 cm. – y luego surge como una fuente en la parte superior del aura, fluye hacia afuera y hacia alrededor y por toda el aura. ¡Realmente es muy hermoso!  Este es quien yo soy; empiezas a conocerte a ti mismo.

Ahora permitan que siga fluyendo y lleven su atención de nuevo a ese quinto chakra, y en los puntos 3 y 9 del quinto chakra hay otro conjunto de canales, y estos se mueven a través de los hombros, cada uno hacia el brazo correspondiente.  Pasan por el hombro hacia abajo a un chakra pequeño en el codo, otro chakra pequeño en la muñeca, y luego a los chakras de las manos, justamente en la palma de cada mano hay un chakra.  Pero empecemos primero dirigiendo esta energía para que se mueva desde el quinto chakra y lo haremos en un brazo por vez, para que puedan familiarizarse; pasando por el hombro derecho, y den la orden al chakra de la mano que se abra. Tengan la sensación de que se abre, y que la energía empieza a fluir hacia el hombro, estas energías son muy benéficas para las articulaciones donde podría haber dolor o lentitud. Tómense su tiempo, no se apuren.

Y la energía empieza a moverse desde el hombro, bajando por la parte de bíceps y tríceps hacia el chakra del codo, y permitan que las manos se abran frente a ustedes, tal vez con una sensación de cosquilleo o calor.  A veces puede ser verde, otras veces naranja. No hay respuesta correcta.

Nuevamente girando, esa energía en el codo derecho se mueve por el antebrazo hacia la muñeca. No hay apuro, cuanto más despacio van, más pronto llegan (pausa). Luego abran ese chakra de la mano un poquito más y tengan la sensación de esta energía fluyendo hacia afuera de las manos, saliendo por los dedos.

Lleven su atención al hombro izquierdo; puede que descubran que la energía ya está corriendo por ese brazo, y si no lo está haciendo diríjanla hacia el codo, y bajando hacia la muñeca, y a salir por el chakra de la mano y por los dedos.

Una linda respiración suave (pausa)  y esto es todo un espacio tranquilo.  Si están pensando, tan pronto se descubren pensando, regresen a esa cuarta capa de pensamiento. No hay apuro, esto no es un espacio para resolver problemas. Es un espacio donde pueden prestar atención a sí mismos y darse a sí mismos.  Mucho es lo que está ocurriendo; hay un equilibrio, una eliminación de la  vibración que no es suya. Hay mucha limpieza que va a continuar.  Hay un rejuvenecimiento, una sanación. Darse a uno. Es el paso inicial, mucho más que disponible, pero aquí: “Yo estoy aquí, dándome a mí”(pausa)  otra respiración.

Ahora  fíjense si están en el centro de su cabeza y quédense allí. Tomen conciencia de la rosa al borde de su aura, esa rosa recorre todo a su alrededor en un patrón circular; no es una simple rosa, es una energía, pero ustedes tienen la sensación de estar en su espacio. Arraigados, con las energías fluyendo en los canales de las piernas y volviendo a bajar por el cordón de arraigo. La energía de la fuente creadora, la luz del creador bajando por la corona, corriendo por los canales de atrás y subiendo por los dos canales de adelante hasta arriba de la cabeza, y corriendo por los brazos y las manos.

Están creando un espacio en el que pueden deambular; esta energía no solo sucede cuando se sientan; esto es darse a sí mismos, recrearse a sí mismos, establecer el lugar para recordarse a sí mismos.

Ahora encuentren un sentimiento de aprecio, de gratitud, un “me gusto” muy simple, solo sientan ese sentimiento. Nada que hacer excepto sentir ese sentimiento (pausa).

Luego, sin cambiar nada realmente, tomen conciencia de sí mismos en el centro de su cabeza y prepárense para abrir los ojos; llévense al lugar donde se dan cuenta de estar en la habitación, “aquí estoy.”  Y luego, con la próxima respiración, o dos, respiren abriendo los ojos y tomen conciencia de sí mismos; no vean la habitación, déjenla quedar un poco fuera de foco. Sostengan la atención en la energía que corre por el cuerpo. Luego permitan que los ojos empiecen a ver la habitación. Después muevan los dedos de los pies, abran y cierren las manos, muevan la nariz (técnica espiritual muy avanzada, no queremos apurarnos con esa, pero sí, eso de mover la nariz es bastante importante).  Me gusto.

Ahora bien, permitan que este espacio llegue a ustedes, que este espacio sea donde se dan a sí mismos. Todas estas piezas empiezan a encajar, y desde aquí consiguen andar por todos lados y estar en el mundo, pero este concepto de no ser de ese mundo empezará a tener más sentido a medida que le añadimos un par de piezas más en las próximas sesiones.

Entonces disfruten de esto, hagan de esto una práctica; no necesita ser tan largo como hoy; háganlo por 10 minutos, simplemente traigan la energía a correr por el cuerpo, a recorrer los canales, pero tomen esos 10 minutos para dárselos a sí mismos, en la mañana: empiecen su día desde este espacio. Otra sugerencia: terminen su día desde este espacio, porque cuando se van a dormir por la noche desde este espacio, empiezan a permitirse tener acceso a aspectos de ese lugar etérico al que no pueden acceder desde su espacio cotidiano de estar alterados, enojados, de ser empujados, desafiados, preocupados, y luego ir a dormir.  Lleva un rato salirse de todo eso. Pero irse a dormir desde este lugar es una experiencia diferente.

De modo que, hasta la próxima vez, vayan y jueguen con esto, creo que les gustará lo que van a crear.

Transcripción del video y traducción: M. Cristina Cáffaro

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
 tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas 
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *