La dulce danza de lo imperfecto a lo perfecto

Esta tarde una persona muy querida me ha dicho: “En este equilibrio tan poco equilibrado que es la vida”. Y me ha venido a la mente una de mis frases favoritas: “Que perfecta es la vida con todas sus imperfecciones”. Pues para mí tienen mucho que ver una frase y la otra.

Aún muchas veces nos destacan más lo imperfecto de las situaciones, personas, cosas… y así por un lado aprendemos a ser muy cautos por miedo, y/o a luchar con todas nuestras fuerzas para lograr lo que se considera perfecto. Despreciar lo imperfecto, a juzgar, valorar…

Nos educan con la comparación de esto es malo o esto es bueno. Y no nos ponemos de acuerdo y para lo que unos es bueno para otros es malo y viceversa.

¿Y por qué no cambiar el enfoque?…

En el fondo en esta existencia nada es perfecto o imperfecto, nada es bueno ni malo.  Todo es necesario para lograr un equilibrio. Podemos decir que precisamos del desequilibrio para llegar al equilibrio. Es el mundo de la dualidad, de los contrastes.

Nos dejamos guiar por lo que nos dicen, nos cuentan, nos muestran las noticias, personas conocidas, familiares, amigos… dando por hecho que una situación es mala o buena, perfecta o imperfecta. Y quizá dentro de tanta necesidad de clasificar nos ayudaría mucho más buscar  la perfección en todo lo que valoramos como imperfecto. Y así nos daríamos cuenta de por qué pasa lo mal dicho imperfecto. Y que gracias a ello llegamos a acercarnos al equilibrio que tanto anhelamos.

Hasta este momento hemos precisado ver y a veces vivir en la oscuridad para realmente valorar, agradecer y vivir en la Luz. Ver y a veces vivir el mal o lo que nos perjudica, para llegar a valorar, agradecer y a disfrutar al máximo de lo que nos hace bien y nos beneficia. Como vemos para llegar a lo que es perfecto para nosotros muchas veces hemos necesitado o aún necesitamos vivir en lo imperfecto.

El problema está cuando nos acomodamos en vivir en esta situación que nos perjudica y no nos damos cuenta que para avanzar es necesario salir de este estado en el cual nos sentimos protegidos, cómodos… pero en el momento que nos damos cuenta y salimos de esta situación siempre salimos más reforzados y desde la humildad podemos reconocer que gracias a esta situación difícil que hemos vivido somos más fuertes y más conscientes para entrar, disfrutar y vivir situaciones que nos benefician en todos los aspectos. Gozando así una dulce danza de lo imperfecto a lo perfecto.

Mi pregunta es:

¿No es perfecto lo imperfecto ya que nos permite llegar a lo perfecto?

Como siempre te invito a que leas, busques, mires, oigas… pero solo quédate con lo que resuena en tu corazón. Coge lo que te sirva, deshecha lo que no te sirva y en todo momento sigue tu criterio, pues lo que es útil en este momento para mí quizá no lo es para ti o viceversa.

Ya no es época de gurús, maestros y creencias universales, es momento de que cada uno nos responsabilicemos plenamente de nuestro proceso y no busquemos nuestra verdad en el exterior, ya que únicamente reside en nuestro interior.

Con todo mi Amor,
Mercè

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
 tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas 
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *