Es suficiente estar vivo, aquí y ahora para que ocurra un milagro

No hay tal cosa como un milagro de Dios cuando te das cuenta de que todo en la experiencia actual es un milagro de Dios, todos los gustos, cada sonido, cada olor, cada sentimiento vibrante de vida creciente de la inmensidad, y por lo tanto las palabras “milagro” y “Dios” son innecesarios, y es suficiente con simplemente estar vivo, aquí y ahora, inhalar y exhalar, saboreando la riqueza y la inmediatez del momento, con Dios o sin Dios, milagro o no…

Jeff Foster

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
 tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas 
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *