Herramientas en la numerología (primera parte)

Los números

Los números le dan el nombre a esta ciencia-arte. Son la columna vertebral de esta disciplina: son como los ladrillos con los que trabaja el albañil para construir casas; como los planos con los que el arquitecto las diseña; como la tela que usa la modista para elaborar una prenda o como los ingredientes básicos con los que el cocinero prepara sus comidas. Se asocian a una serie de analogías, procesos y cualidades psicológicas. Muy a menudo se habla de personalidades a partir de los dígitos, pero antes de eso son simplemente cualidades del universo.

En numerología se trabaja fundamentalmente con los 9 dígitos, que son expresiones numéricas puras. Todo se reduce a uno de estos 9 números, que van del 1 al 9. El 0 no designa cantidad pero se lo considera como un número; y el 10 también aparece frecuentemente como número aunque no es –en el sentido estricto de la palabra– un dígito.

A partir del 10 en adelante se habla de números dobles. Y dentro de este gran grupo hay dos categorías de números especiales: los famosísimos Números Maestros (11, 22, 33) que tienen la vibración duplicada de un número y los Números Kármicos (13, 14, 16 y 19) que señalan experiencias importantes de otras vidas que no se han llevado bien y que deben ser revisadas en la presente encarnación –en el caso de que un individuo los tenga, por ejemplo, en la fecha de nacimiento–.

Fuera de estos números especiales se habla simplemente de números dobles que obtienen su significado de la combinación de cada dígito por separado así como de la fusión de ambos. Por ejemplo, el número 17 tiene algo del “1” y del “7” pero también del “8” que procede de la suma de ambos. En Numerología siempre buscamos la esencia de las cosas y por eso hay procedimientos que llevan a sumar o combinar elementos para dar lugar a un tercero, que se considera la expresión unificada de los dos primeros.

En términos más específicos, la Numerología analiza el Nombre y la Fecha de Nacimiento, dos elementos que nos identifican energéticamente hablando. Y lo que se hace es buscar qué características tienen, a partir de los números que compone cada uno. Esto sería como nuestro “DNI energético”. Empecemos por la Fecha de Nacimiento.

Extraído del libro “Mini Curso de Iniciación a la Numerología”
De Sánchez, Ezequiel

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
 tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas 
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *