- Actualizando(*) a Mujeres y Hombres Parte 4 de 5

Actualizando(*) a Mujeres y Hombre: Instintos Masculinos y Femeninos
Cuarto artículo de la serie
Por José L. Stevens
www.thepowerpath.com

 

Este es el cuarto artículo de una serie sobre Actualizando a Hombres y Mujeres. Haga clic en Artículos de José Stevens en el menú a la derecha para ver los otros tres artículos.

En este artículo podríamos adentrarnos en un territorio volátil sobre el cual la gente tiene fuertes sentimientos, así que vamos a ir muy despacio aquí. Recuerda que sólo soy el mensajero o el portador de información que está respaldado por lo que la ciencia cree que es cierto hasta ahora.

No hay duda de que tenemos cuerpos de mamíferos y que los cuerpos de los mamíferos biológicamente responden de manera similar en todas las especies. Por supuesto, hay excepciones significativas. El hecho de que haya excepciones significa que lo más típico es que sigan ciertos patrones similares o, en otras palabras, la excepción confirma la regla.

En su mayor parte, en la naturaleza, los machos persiguen a las hembras y las hembras se hacen difíciles de alcanzar por una buena razón. Para la supervivencia de la especie, las hembras quieren que los mejores genes ganen en el proceso de apareamiento. Por lo tanto, las hembras recompensan a los machos más persistentes y fuertes permitiéndoles aparearse más a menudo. Durante el ritual de apareamiento de muchos mamíferos, se requiere que los machos actúen de diversas maneras. Tienen que hacer bailes de apareamiento que son complejos y requieren perseverancia. Deben construir nidos más fuertes y atractivos para atraer a las hembras. Deben tener un plumaje más colorido para atraer a las hembras. Deben tener una canción o un llamado más fuerte que atraiga a las hembras, y así sucesivamente. Entiendes la idea. Entonces, cuando los mamíferos están atrayendo a sus parejas, las hembras son muy discriminatorias y rechazan o ignoran a los machos que no les cuadran. Si no son lo suficientemente coloridos, lo suficientemente fuertes, lo suficientemente apuestos, no cantan y bailan lo suficientemente bien, no construyen un nido suficientemente bueno, y así sucesivamente, no habrá premio. Los machos que no alcanzan el nivel reciben una paliza y, a menudo, no llegan a aparearse en absoluto. Tienen que salir con los machos rezagados a la periferia y trabajar para hacerse más grandes y más fuertes para los rituales de apareamiento de la próxima temporada.

Para muchos animales, una vez que la hembra ha elegido a su pareja, ella abandona todo el comportamiento discriminatorio y con su nueva pareja trabajan juntos, recogiendo alimentos, desarrollando una guarida, criando a los jóvenes, etc. Sin embargo, para muchas hembras humanas por diversas razones su enfoque a esta fase cooperativa es bastante diferente. A menudo, la discriminación, el juicio, la crítica, el testeo y el ignorar nunca terminan. Las hembras inconscientemente pueden continuar probando intensivamente al macho de forma continua, para ver si él es lo suficientemente bueno como para seguir siendo su compañero. Naturalmente, para los hombres el dominio, la fuerza, el poder y la agresividad son rasgos útiles que deben tenerse para cumplir con muchas de estas pruebas. Sin embargo, también tiene que ser sensible, vulnerable, emocional (pero no demasiado) y una serie de características exactamente opuestas. La mayoría de los machos humanos fracasan miserablemente en esta o aquella prueba a lo largo del camino. Simplemente no pueden hacerlo todo. Se espera que sean fuertes, decididos, líderes, pero buenos en el consenso y, por supuesto, suficientemente obedientes, buenos para ganar dinero, pero también capaces de pasar mucho tiempo en casa estando disponibles para escuchar y comprender, mientras están listos en todo momento para arreglar cualquier cosa que se rompa o cualquier cosa que necesite actualizarse, y así sucesivamente.

La mayoría de los hombres saben en lo profundo de sus corazones que de alguna manera están fallando a los deseos más profundos de su esposa. De alguna manera simplemente no pueden hacerlo todo bien. Se sienten fracasados y se vuelven desencantados, frustrados y profundamente resentidos. Comienzan a desconectarse de su esposa y comienzan a buscar cosas que saben que los hace sentir mejor, trabajar más, mirar pornografía, beber, mirar fútbol y muchas otras cosas más.

Tal vez esta fase de prueba extendida comenzó cuando las mujeres descubrieron que se habían convertido en una propiedad, alrededor del tiempo en que los humanos pasaron de ser cazadores-recolectores a agricultores, algo que discutimos en el primer artículo. El desmantelamiento sistemático de su autoestima comenzó entonces, por lo que no es de extrañar que se vengaran de los hombres probándolos sin límites de tiempo. Curiosamente, esto ha conducido a un estereotipo del jefe de hogar masculino incompetente que vemos una y otra vez en los cómics, la televisión y el cine. Hay poco respeto por el padre o esposo. Es un holgazán que mira fútbol, no puede hacer nada bien, y bebe cerveza todo el día.

No hay duda de que los hombres también tienen sus expectativas poco realistas. Por supuesto, tienen la fantasía de que su esposa siempre será bella, muy atractiva y, por supuesto, sexy pero totalmente fiel, mientras que al mismo tiempo no debe ser perfectamente predecible o se volvería aburrida. Ella tiene que proporcionar un buen ambiente hogareño, debe aportar un buen salario del trabajo, no debe regañar ni ofender, y tiene que elevarle su autoestima de manera regular. Ella tiene que ser una buena madre para él, pero jamás acusarlo de ser un niño o de necesitar demasiado fomento. Ella debe evitar mencionar el tabú del incesto al no quejarse de ser su madre todo el tiempo. Entonces el beso de la muerte sucede. Ella le niega el sexo por resentimiento o desencanto, o le niega cualquier entusiasmo sobre sus avances sexuales. Ella simplemente se acuesta allí, sigue los movimientos, o se duerme, etc. Está furioso, pero se siente impotente. Él la acusa de congelarlo. Él ya no sabe cómo calentarla. Su interés vagabundea. Esto, por supuesto, la lleva a despreciarlo muy decepcionada de haber podido castrarlo, porque ella esperaba no lograr hacerlo. Se suponía que el pasaría esta prueba superando de alguna manera su resistencia hacia él sin ser, por supuesto, demasiado agresivo o dominarla demasiado.

Tales son los complejos juegos de relación de los seres humanos. No siempre siguen este patrón. Este es sólo uno popular. A veces se invierten de ciertas maneras y se vuelven infinitamente más complicados por todas las otras disfunciones y las muchas otras variables en juego. Y debo agregar aquí que estos juegos no están restringidos sólo a parejas heterosexuales.

Para los otros mamíferos es más fácil respecto a que, si bien sus rituales de apareamiento pueden ser complejos, siguen un patrón predecible y ciertas acciones producen resultados exitosos o no. Los patrones humanos son variados y difíciles de entender para todos los involucrados. Nadie parece saber conscientemente lo que está haciendo. Es posible que los humanos puedan ver que repiten un patrón similar con diferentes parejas. ¿Son estos patrones físicos, patrones emocionales, patrones psicológicos, patrones genéticos, patrones de vidas pasadas o qué? ¿Y cómo hace uno para arreglarlos?

Toda esta disfunción se lleva al lugar de trabajo. Los hombres están hartos, enojados, desconectados, y solo quieren algo de gratificación. Están pensando: “Vamos, desempeña tu papel y actúa como atraída por mí, abre tus piernas y dame lo que quiero y luego no me molestes con todas tus quejas y mala leche. Trabajé duro para esto y merezco mis recompensas por tener gran poder, mucho dinero y saber lo que quiero”.

Las mujeres están de alguna manera entrenadas para querer algunas de las cosas que los hombres exitosos están exhibiendo: dinero, poder, dominio y franqueza. Según el hombre, la parte de este juego para las mujeres es que se supone que deben ser seductoras, bellas, sexys y estar dispuestas a obtener el éxito que buscan siguiendo la corriente. Las mujeres en realidad están horrorizadas de tener que jugar su parte en un juego de dominación-sumisión el cual no habían planeado conscientemente. Están pensando: “Idiota. ¿Quién te crees que eres? Pensé que esta era una relación profesional y la estás convirtiendo en codiciosa, egoísta, auto-gratificante a mis expensas. Púdrete. Ni siquiera me atraes. Eres asqueroso. Voy a devolvértela, incluso aunque me lleve años”.

La gran mayoría de las mujeres odian este juego y muchos hombres tampoco lo disfrutan debido a su falta de intimidad. Sin embargo, a decir verdad, algunas mujeres duras, ambiciosas y sociópatas disfrutan del juego y están perfectamente dispuestas a jugarlo y son estas mujeres a las que algunos hombres pueden señalar y decir: “Mira, a las mujeres les encanta”. Esto entonces les da justificación para tratar de jugar el juego con cada mujer que pueden y dejan un rastro de carnicería en sus estelas.

Hay tantas variaciones de este juego como hombres que quieren jugarlo y mujeres que tienen que enfrentarlo para salir adelante, pero al final todo es más o menos lo mismo.

Entonces, hagamos algunas preguntas difíciles aquí. ¿Cuántos hombres realmente están teniendo relaciones emocionales igualitarias profundamente satisfactorias con las mujeres? ¿Cuántos hombres están teniendo una relación sexual profundamente satisfactoria, gratificante y duradera con una mujer? Podemos hacer la misma pregunta a las mujeres sobre sus relaciones con los hombres. El problema con las encuestas es que las personas no siempre informan la verdad porque realmente no quieren que el mundo sepa lo decepcionados que realmente están. El fracaso no es una opción aceptable para los hombres y para muchas mujeres. Todo lo que tenemos que hacer es mirar a los muchos sustitutos que las personas tienen para la intimidad y la satisfacción. Existen prácticamente todas las adicciones, por ejemplo: alcohol, opiáceos, medicamentos recetados, cannabis, inhalantes, juegos de azar, comida, compras y más y más. Existe la soledad insoportable del aislamiento, ya sea por elección o por incapacidad de conectarse. Hay quienes simplemente trabajan horas interminables para llenar el tiempo. Estas disfunciones son altamente frecuentes en los Estados Unidos, pero no sólo exclusivas de los Estados.

En encuestas extensivas sobre la satisfacción sexual de hombres y mujeres en todo el mundo, las cifras no son muy impresionantes y tienden a oscilar entre un 45% y un 55% en promedio, con más hombres satisfechos que mujeres. Aquellos que expresaron insatisfacción tendieron a sentir de manera similar sobre el estado de sus relaciones. Los números no son muy inspiradores teniendo en cuenta que la mayoría de la gente tiende a responder de manera idealista en lugar de realista. ¿Por qué esto es así?

Parte del problema es, por supuesto, el pésimo estado de la educación sobre cómo manejar las relaciones en general. Incluso las personas altamente educadas no saben mucho sobre cómo tener relaciones satisfactorias. Los psicólogos y terapeutas son algunos de los peores ejemplos sobre relaciones exitosas. El interés es enorme teniendo en cuenta la gran cantidad de artículos de revistas que ofrecen soluciones de autoayuda para problemas de relación. Sin embargo, es demasiado poco y demasiado tarde.

La educación, por supuesto, proviene de ver a nuestros padres relacionarse entre sí o quizás de no relacionarse muy bien. La educación también proviene de cómo nos enseñan a ver nuestros cuerpos y el sexo en general. La religión tiene mucho que decir sobre lo que es o no es aceptable (mayormente sobre lo que no es aceptable) y, por supuesto, enseña a la mayoría de las personas a no hablar en absoluto sobre sexo.

No hay soluciones simples. Una solución es simplemente esperar a que las personas causantes de malas relaciones se mueran, pero esto llevará demasiado tiempo, ya que siempre hay generaciones futuras dispuestas a tomar el manto. Así que aquí vamos a presentar el tema de la edad álmica, una vez más.

Las almas infantiles no se relacionan. Las personas son objetos para ellos. Son por naturaleza sociópatas sin conciencia. No te enganches con un alma infantil si quieres que te traten decentemente. No te preocupes, actualmente son sólo el 5% de la población y la mayoría está en la cárcel.

Las almas bebés están muy asustadas y se quedan con lo que les han enseñado a hacer. Ellos son muy rígidos. Sus relaciones se basan completamente en las fórmulas establecidas por la religión y por estrictas normas sociales. Nunca cuestionan a la autoridad o el cómo las cosas siempre se han hecho; Ellos dictan reglas para todos pero no son capaces de seguirlas. Son los hijos de la hipocresía, pero a menudo no es su culpa, ya que en su mayoría ni siquiera saben lo que es la hipocresía. Son el 20% de la población mundial. Lo que sea que la cultura enseñe sobre hombres y mujeres ellos lo defienden, sin cuestionar el status quo. En los Estados Unidos esto sigue en gran parte la noción cristiana tradicional de esposas que se quedan en casa, maridos que trabajan, y la regla de que una esposa debe obedecer a su marido.

Las almas jóvenes son niños emocionalmente y están empeñados en salirse con la suya tanto como sea posible a través de mentiras descaradas, auto-engrandecimiento e imprudencia. Al recibir disciplina, ya están pensando en su próxima manipulación. Su idea de una relación es un festín visual. ¿Suena familiar? Son buenos para formar bandas leales que luchan y conquistan juntas, pero la intimidad no existe para ellos. No hay honor entre los ladrones. En su paradigma actual, las mujeres son propiedades mobiliarias y caras que deben mostrarse públicamente, pero que en gran parte se ignoran en privado. Algunas mujeres jóvenes de alma tienen un gran éxito, pero la mayoría debe convertirse en un hombre para hacerlo.

Las almas maduras o adolescentes están orientadas a las relaciones. Están hipnotizadas por las relaciones y se centran en ellas obsesivamente. Todo se trata de la relación, de las buenas y las malas. Ellos sufren y luchan y aman apasionadamente. Finalmente, aprenden a disfrutarlas. Hombres y mujeres exploran una amplia variedad de identidades sexuales y todos parecen estar confundidos o luchando con algo. Estas son las personas que se unen detrás de las causas y se rebelan contra el status quo, a menudo en su propio detrimento.

Las almas filosóficamente orientadas o más antiguas valoran mucho las relaciones pero también las toman con calma. Son bastante prácticos acerca de ellas. Son muy generosos y amables, pero tampoco comen mierda de nadie. Si no funciona, no lo toman como algo personal. Están bastante desapegados de los roles de género y están bastante relajados con ellos. Tienden a no ser demasiado celosos, entendiendo que todo termina funcionando a la larga después de muchas vidas. Son compasivos, amables, responsables y tienden a preocuparse por su propio negocio, prefiriendo encontrar una forma de divertirse sin importar nada.

Tal vez por ahora, esta guía sea tu mejor apuesta para manejar tu vida relacional. Todavía pasará un tiempo antes de que la mayoría de las almas crezcan y estén en los niveles más maduros. Mientras tanto, los juegos se jugarán, el karma rodará. Que las lecciones sean aprendidas.

Próximo artículo: Más sobre la personalidad y las edades del alma y cómo influyen en las relaciones.

Continúa…

(*) N. del T.: El título original es “Upgrading” que significa Actualización, Mejora, Ascensión, Modernización. En este contexto es una Mejora Evolutiva.

 © 2018 All rights reserved. www.thepowerpath.com

Traducción: Marcela Borean

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
 tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas 
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *