La verdadera felicidad

La verdadera felicidad no tiene nada que ver con hacer que todo sea perfecto, ni negar las imperfecciones de las cosas. A menudo las imperfecciones que hacen que algo o alguien tan adorable, tan hermosa, tan memorable, y aún así forgiveable. A menudo los pequeños caprichos, los hábitos y las imperfecciones que recordamos tan bien cuando alguien que amamos pasa. Tal vez en lugar de ‘imperfección’, deberíamos hablar de “singularidad”. La verdadera felicidad, más allá el concepto de la mente de la felicidad, tiene que ver con que abraza todas las pequeñas imperfecciones o singularidades de la vida, al ver la perfección inherente en ellos, frente a las cosas como realmente son y que termina nuestra guerra básica con la existencia, una existencia que estábamos nunca separarse en el primer lugar. Y paradójicamente, cuando salimos de la mentira, y de hecho abrazar presente singularidad en lugar de luchar contra ella, podemos empezar a encontrar soluciones inteligentes y muy creativa a los problemas anteriormente insuperables. La brecha imperfecto / perfecto ilusorio se desvanece, y no sólo la vida en toda su brillantez cruda, indivisible e inmutable y sin embargo totalmente único en cada momento …

Jeff Foster
Extraido del libro “Reflexiones

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *