El código de la manifestación

Lo que vas a leer a continuación no es nuevo, pero ha sido olvidado. En un futuro lejano será una obviedad: en unos miles de años, los analfabetos serán aquellas personas incapaces de diseñar su vida a su elección. Las personas ilustradas espiritualmente, la mayoría, alinearán su intención con sus manifestaciones y solo aquellos que se hayan quedado rezagados, la minoría, en su desarrollo espiritual, sufrirán un destino no elegido.

Este libro te enseñará que manifestar deseos es muy sencillo. Porque el mundo es un sueño; y en él, uno puede soñar lo que quiera, de modo que lo que deseamos no puede no ocurrir ahí. Pero también te enseñará, y esto es más increíble aún, que hay una única realidad más allá del mundo que ves. La razón de escribir este libro es mostrarte qué o quién eres pues aún no lo sabes. El fin es ambicioso, y el resultado prometedor, pero el precio que pagarás será cuestionar todas tus creencias anteriores.

La palabra “código” hace referencia a un conjunto de leyes y principios. Y es un conjunto unitario, ordenado y sistematizado de normas. Este libro te revelará los “12 poderes” para hacer realidad tus deseos, basados en las leyes de los místicos de la antigüedad. Este conjunto de principios – tal como Raimon Samsó los ha ordenado y sistematizado- conforman “El código de la manifestación” y son una tecnología espiritual para convertir lo invisible en visible.

¿Por qué “12 poderes”? Aquí tienes doce ideas (que explican e ilustran las enseñanzas de Neville Goddard en un lenguaje sencillo y práctico) en las que disciplinarte. Lo que sigue son las doce cualidades para la creación de nuevas realidades. Te recomiendo usar los “12 poderes” en tu vida (como un hábito) y despertarás un poder creativo desconocido antes por ti que te permitirá llevar una vida de prosperidad abundante en todos los aspectos. Este libro te ayudará a conseguir todos tus deseos desde el poder interior, sin que haya en el mundo ninguna fuerza superior ¿Empezamos?

Abandona algunas de las ideas preconcebidas que tienes sobre el mundo porque lo que sigue va a requerir tu máxima receptividad:

1. El poder de la única realidad. Aunque vivimos en una dimensión aparentemente material, no debemos olvidar que todo se origina en un plano más sutil, no visible, al que hay que poner rumbo para manifestar. La consciencia es la única realidad, la causa que crea todos los efectos en el mundo de las cosas. Tu mundo es tu conciencia manifestada. Tu mundo material es una fotocopia de tu nivel de conciencia. Y a mayor conciencia, menor necesidad de actuar para conseguir manifestar la intención. Y, al contrario, a menor nivel de conciencia, mayor es el esfuerzo necesario para manifestar tus deseos. Cambia tu nivel de conciencia y transformarás tu mundo.

2. El poder de la conciencia. Permite que la consciencia (Ser interior) se manifieste en la conciencia (estado mental resultante de un sistema de creencias individuales) y todo se ordenará de forma sencilla y sabia, sin que haya que hacer mucho más. ¿Cómo se hace eso? Entrégale al Ser interior todos tus asuntos. ¡Basta de regatear con la vida! La mente separada ha creado el mundo para poder reflejar en él tu nivel de conciencia y así guiarte, a través de las experiencias, hacia la consciencia. La única función del mundo es hacer de espejo, una pantalla donde proyectar el gran show que has creado.

3. El poder del decreto. Un decreto es más que una afirmación. Un decreto se verbaliza en palabras que contienen un sentimiento adherido. Piensa que la palabra es vibración, y el mundo es vibratorio. ¡Cambia de vocabulario, cambia tus palabras, y tu vida cambiará en consonancia! Porque la Ley de la Palabra es implacable: lo que dices crea forma. Tu primer paso es decretar “Yo Soy”. El segundo, añadir tu intención.

4. El poder del “Yo Soy”. Hay tres niveles de conciencia y significación: 1.Ser, donde se establece la causa de los sucesos. 2. Hacer, donde se estable el cómo y cuándo de los sucesos y 3. Tener, donde ocurre el suceso. Es desde este tercer nivel desde donde vive la persona promedio. Percibe los hechos, los achaca a la buena o mala suerte, cree ser víctima de las circunstancias, y no toma responsabilidad en su vida. ¡La causa siempre eres tú! Tu vida habla de ti, ¿de quién sino? Observa tu experiencia y pregúntate por el máximo nivel de significado. No son aleatorios, son conciencia en acción. Mira más allá de lo superficial. Hasta que no resuelvas el tema de tu identidad, todo lo demás queda en suspenso.

5. El poder de la asunción. Establece que si desde tu conciencia persistes en la emoción de la asunción del resultado, hasta que se convierta en dominante, el logro es seguro. Una vez más, si persistes en la emoción, en la sensación de que el resultado está garantizado, entonces el resultado no puede no ocurrir. Siente la emoción del sueño cumplido, aun sin que haya ocurrido nada (desautoriza a tus sentidos), y vive tu día a día con despreocupación y desapego. Sé ahora aquello que deseas ser. ¿Con qué intensidad? Como si fuera el último soplo de aire disponible. ¿Por cuánto tiempo? Hasta que se manifieste como un hecho objetivo en tu mundo.

6. El poder del “suministro abundante”. El ser humano pone más atención en lo que no quiere que en lo que sí quiere. Nunca olvides que el campo de todas las posibilidades recoge todas tus intenciones. No olvida nada, nada se pierde, ni tampoco se pierden sus efectos. Puede leer tu mente como en las páginas de un libro abierto. No hace falta que le “hables”, pues sabe todo, siempre, incluso antes de que puedas pensarlo. Si algo no está ocurriendo, tú eres el único obstáculo. Has estado enviando una vibración incoherente al campo. Ahora que lo sabes ¿qué harás al respecto?

7. El poder de la imaginación. La Ley de la Imaginación Creativa decreta que la imaginación crea la realidad. Si puedes imaginarlo, puedes lograrlo. Los sentidos son una prisión de la que escapa la imaginación. Ahora bien, ¿es suficiente con imaginar? No, la imaginación tiene que ir acompañada de la emoción, la virtualización y la certeza en el resultado final. Además de la acción inspirada. Para hacer un uso creativo, es necesario inventar el futuro al margen de lo que es el presente. La imaginación crea el mundo. El mundo es un teatro. La vida una representación. Y tú su director. ¿Cuál es tu ideal de vida? Ya deberías estar allí, en tu imaginación.

8. El poder de la emoción. Sentir eleva al rango de logro el deseo: sentir es el secreto de la manifestación. Las emociones nunca son el problema, son un maravilloso indicador que nos revela sin error qué estamos creando en nuestra vida. Tan fácil como esto: si te sientes bien, es que estás manifestando lo que quieres. Y si te sientes mal, es que estás manifestando lo que no quieres ¡Qué sencillo! No se manifiesta lo que te apetece, se manifiesta lo que eres: tu vibración emocional, que es un resumen de lo que piensas, haces, dices, sientes… tu estado de conciencia.

9. El poder de la gratitud. La fe es la sustancia de los deseos cumplidos. Es la evidencia interna de lo que no puede ser visto aún en el mundo de los efectos. Agradecer lo que aún no forma parte de tu experiencia es una invitación a experimentarlo. Estar agradecido por anticipado es natural para quien tiene la certeza. La gratitud, al margen de sus efectos en el mundo de las cosas, crea cambios en tu conciencia.

10. El poder de la oración. La oración es una práctica muy poderosa pero necesita ser reaprendida. El concepto convencional de oración consiste en pedir desde la carencia lo deseado y la negación del propio poder de manifestarlo. Reza desde el sentimiento del deseo cumplido. Y deja las cosas tranquilas. Así tus deseos ocurrirán sin excepción. Has de saber que toda oración tiene siempre respuesta, y ésta llega en el mismo nivel de entendimiento desde donde la oración fue hecha, con el fin de facilitar su entendimiento. Ahora que posees la llave, ¿qué vas a hacer con ella?

11. El poder del desapego. Al final, los resultados son lo de menos, lo de más es “la persona en la que uno ha de convertirse” para conseguirlos. El resultado puede agotarse, desaparecer, perderse… y de hecho, lo hará. Pero el proceso siempre se queda con uno porque ya forma parte de la estructura mental del sujeto. Los deseos vienen y van, los resultados se consiguen o no, pero mientras eso ocurre, otro efecto de mayor relevancia tiene lugar: la conciencia avanza. Dejar ir es el paso previo a recibir. Con el poder del desapego, dejamos ir nuestras expectativas de cómo deberían ser las cosas y cuándo deberían suceder. Hay un momento en el que uno no debe hacer nada. Y saber cuándo es ese momento es un síntoma de madurez de tu nivel de conciencia.

12. El poder del “proceso milagro”. En sí mismos, los milagros son una corrección a un error basado en el miedo. Por eso son naturales, porque deshacen los efectos de lo que nunca ha ocurrido. Son una vuelta a la cordura y el deshacimiento de una fantasía.

Veamos la fórmula de la manifestación:

Decreta “Yo soy” Es decir: revela tu identidad real. Cómo lo hagas es cosa tuya: meditación, introspección, leyendo… hasta que no te quede la menor duda de quién eres.

Anticipa la emoción del logro. Asume todos tus deseos como cumplidos sin cuestionar cómo o cuándo aparecerán.

Agradece y dalo por hecho. Entrégate al poder que hay en ti. Entrega tu deseo, deja de estorbar preocupándote con el cómo y el cuándo.

Actúa cuando la ráfaga de oportunidades se presenten una detrás de otra en tu experiencia. Actúa sobre las sincronicidades. Tu trabajo no es crear la puerta que te conduce a la manifestación de tu deseo, sino solo abrirla. Se requiere tu acción en esta fase, y te resultará sencillo, solo déjate llevar por el flujo. Este paso es optativo, y si lo incluyo es porque hacer algo “productivo” suele tranquilizar alego, que cree que sin su esfuerzo no hay logro.

Aplícatelo cada día y tu experiencia de la vida va a entrar en la dimensión de la maravilla. La prueba de que puedes manifestar cualquier cosa es que has convocado este libro dentro del sueño para que te recuerde despertar de la realidad.

Bienvenido a la realidad.

Ya has despertado.

https://biblioterapeuta.wordpress.com/2018/07/09/el-codigo-de-la-manifestacion/#more-4451

 

Una parte de los artículos publicados en este sitio web son extraídos de la red si usted cree tener los derechos de actor de alguna de nuestras publicaciones le agradecería me escriba y me envié el link donde está el articulo para pasar a retirarlo o Marcarle el derecho de autor le agradezco su buena comprensión y desde ya gracias.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *