Cómo sobrevivir a Mercurio retro en Leo del 26 de julio al 19 de agosto

Muy temido, pero no tan malo. Ya lo tenemos encima: Mercurio estará retrógrado durante las próximas tres semanas. (Tampoco es tanto, ¿verdad?). No es el mejor momento para firmar contratos sin leer las cláusulas y la letra pequeña. Tampoco para comprar el nuevo móvil, tablet o cualquier otro aparato relacionado con la comunicación o el transporte. No me compraría un coche nuevo en Mercurio retro, ni la bici vamos. Pero por otra lado sí viajaría, vería mundo y saldría de casa. A veces no pasa nada pero otras veces sí pasa. No os quiero contar mis experiencias para no añadir leña al fuego. Se pueden retrasar trenes (socorro con las huelgas de líneas aéreas y de taxistas) o perderse las maletas. Pero normalmente, a trancas y barrancas, se llega a donde se tiene que llegar. Es posible que una vez llegados no nos funcione internet pero bueno, por lo menos tenemos un techo encima de la cabeza. Luego las comunicaciones. ¿Os ha pasado alguna vez que entendéis las palabras pero no el concepto? ¿Qué me está contando? Mejor callar por si acaso y no liar más la conversación. A menos que se quiera ir a terrenos totalmente surrealistas. (Puede ser interesante también). Mercurio estará en Leo. Eso significa que rugirá, brillará y será dramático. Es decir, será difícil callar y fácil ir al drama surrealista. Confusión magnifica. No es el mejor momento para el afán de tenerlo todo controlado o ser hiperracional.

A veces me pregunto si este lío mercurial no tiene también cierto encanto. Nos saca de la rutina, de nuestra realidad establecida, nos flipa y nos desconcierta. Todo se desorganiza. Caos en la red. Caos en la comunicación. Hay los que dicen que el caos es creativo. Nos abre una brecha en el cerebro y entra aire fresco. Carriles distintos. Conexiones nuevas entre neuronas. Encuentros extraños que no pasarían si no hubiéramos perdido el tren. Se nos rompe la rutina y el plan. Sí, Mercurio, eres el puto amo, el rey de los tricksters. Conectas mundos, haces networking interdimensional. El Olimpo, el Hades (=inframundo), arriba abajo derecha e izquierda es normal que a veces se lía un poco. Eres el Mensajero.

Pues cuando nos gasta alguna broma, podemos parar y ver atreves de las grietas de la matrix. Claro, por eso se dice que en Mercurio retro es mejor mirar hacia adentro. Voluntariamente. Para que no te empuje él rompiéndote el tran tran. Leo es el Sol, ilumina. Es aristocrático y valiente. Pues podemos cabalgar a la Bestia y dejarnos llevar por los paisajes internos, los  del pasado, de otros lugares, para olfatear sus aromas y traer recuerdos perdidos. ¿Qué pasó REALMENTE entonces? ¿Qué pasó en aquella guerra? ¿Qué pasó cuando perdí esa parte de mí en el camino? ¿Qué pasó cuando me encanté y porqué me dejé hipnotizar por aquel fantasma? ¿Qué sueños se me han olvidado? Podemos hacer mil preguntas y el espejo de obsidiana de Hermes nos contestará, sin duda, si ponemos suficiente empeño. Dejamos salir las nieblas para que ellas mismas tomen forma y nos contesten.

Cuando comprendemos, podemos cerrar ciclos, liberarnos del pasado y seguir por nuestro camino. Y ahí está Mercurio guiándonos, pacientemente, a pesar de todo lo que le echamos en cara. Con su caduceo mágico de serpientes alados, sanador y creador de nuevas realidades. Eres mi mejor amigo, de verdad.

Podemos colaborar con el tránsito escribiendo acerca de cosas que nos han pasado, reflexionar en ellas, escribir cartas a los personajes de nuestras historias. Esas que nunca se envían pero si llegan por el astral. Bailar las historias. Dramatizarlas, convertirlas en un cuento. Reescribir nuestra biografía.  Sentir la nostalgia. Sentir TODAS las emociones. Prender velas, y fuegos,  en honor a ese Mercurio de Luz Solar. Sentir el fuego dentro. Dejar que nos ilumine.

Nos podemos comprar joyas nuevas y llevarlas en su honor. El ojo de tigre, el citrino, el ámbar. Podemos vestirnos como Reinas o Reyes en su honor. Adornar la Divinidad Interior. Caminar con belleza y elegancia.

Otro remedio es el limón, podemos beber un gran vaso de agua con medio limón exprimido con algo de miel. Visualizamos como nos purifica.

Podemos llevar sus perfumes el romero (para la memoria), los cítricos, la albahaca, y la lavanda (para soltar y perdonar). 

Podemos cantar sus himnos, inventarnos rituales, meditar en su símbolo o en la carta del Mago.

También reflexionar en como mejorar nuestra comunicación. ¿Cómo escuchamos? ¿Estamos plenamente presente?

O reflexionar en como interpretamos la realidad. ¿Cómo percibo? ¿Qué filtros pongo? ¿Cuales son las trampas de mi ego (está en Leo)? ¿Dónde me hago pequeño por miedo? ¿ Expreso todo lo que puedo expresar de una forma creativa aportando mi granito al mundo? Y mil preguntas más. Las preguntas en si mismas son pura magia. Son portales. Tienen las semillas para que crezcan las respuestas.

Y con eso os dejo para que podáis viajar con los zapatos alados por los mundos internos. Un abrazo enorme.

© Margit Glassel
http://www.margitglassel.com/2018/07/26/como-sobrevivir-a-mercurio-retro-en-leo-del-26-de-julio-al-19-de-agosto/

 

Una parte de los artículos publicados en este sitio web son extraídos de la red si usted cree tener los derechos de actor de alguna de nuestras publicaciones le agradecería me escriba y me envié el link donde está el articulo para pasar a retirarlo o Marcarle el derecho de autor le agradezco su buena comprensión y desde ya gracias.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *