La belleza del contraste

No puedo sentir la alegría
corriendo a lo largo
de todos mi huesos,
sin antes sentir la tristeza
más desgarradora.

No puedo aceptar
el mundo tal como es,
sin antes quererlo cambiar.
A toda costa y
sin grandes resultados.

No puedo sentirme Uno con todos,
sin antes vivir al máximo
la idiosincrasia de mi ser.

No puedo disfrutar la compañía,
la verdadera compañía de
seres humanos auténticos
y sin exigencias,
sin antes conocer la soledad.

No puedo dejar de ver
la siniestra oscuridad del mundo,
si antes no ilumino la posibilidad
de ser un asesino que hay en mí.

No puedo acceder a lo divino
con delirios místicos,
con palabras “sagradas”.
Y sí, encontrar la divinidad en el misterio
de esta paradójica experiencia humana.
Sin sentido. Y con tanta razón de ser.

No puedo comprender con las ideas,
si no le doy protagonismo al corazón.

La gran belleza no tiene un opuesto
que la ponga en riesgo de extinción.
Es el contraste que se da
entre lo más afortunado
y lo más desafortunado
de un universo entero.

– Ignacio Asención –

Música: You are Young / Keane

 

Una parte de los artículos publicados en este sitio web son extraídos de la red si usted cree tener los derechos de actor de alguna de nuestras publicaciones le agradecería me escriba y me envié el link donde está el articulo para pasar a retirarlo o Marcarle el derecho de autor le agradezco su buena comprensión y desde ya gracias.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *