Los colores

Enlace a Consideraciones a tener en cuenta antes de trabajar con la GS (parte 2)

Blanco: Surge de la combinación de todos los colores. Nos puede indicar: Pureza, iluminación, inocencia, silencio, claridad, pulcritud, limpieza por dentro y por fuera, Paz, virtud, iluminación, perfección, templanza, integridad, empatía, lealtad. También representa frialdad, esterilidad, la nada o el todo por hacer, el vació.

Terapéuticamente el blanco es el color que contiene todos los demás, por tanto, afecta todos los sistemas corporales. Se utiliza para desbloqueos energéticos. Equilibra todos los sistemas del organismo. Limpia de pensamientos negativos, limpia el corazón de miedos y el plexo de inseguridades y vergüenzas. Estimula los organismos cansados o debilitados, porque fortalece, purifica y equilibra. Se emplea contra las infecciones y el dolor.

Rojo: Representa el cuerpo, la tierra. El rojo se asocia a la estimulación, la pasión, la fuerza, la revolución, la virilidad y el peligro. Probablemente, esto tenga mucho que ver con que el rojo es el color de la sangre, que también asociamos a cierta noción de vitalidad, agresividad y sensaciones extremas. Aumenta la vitalidad del cuerpo físico y la capacidad de lucha por la vida. Es símbolo de la pasión ardiente, de la sexualidad y el erotismo. Es un color muy vital.

Terapéuticamente es beneficioso en problemas circulatorios, aumenta la frecuencia cardiaca y la respiratoria, la tensión arterial y la de las fibras musculares. Es una ayuda en los estados depresivos y apáticos. Potencia la voluntad, la sexualidad y la agresividad. Se emplea contra la anemia, la falta de energía y la impotencia. También ayuda a centrarse. Es estimulante, en especial, porque incrementa la energía para facilitar la circulación sanguínea. No debe usarse en casos de ansiedad o perturbación emocional. Efectivo para resfríos, bronquitis, neumonías. Afecciones del esqueleto. Bueno para elevar la temperatura.

Naranja: Representa los frutos de la tierra, conexión con la naturaleza, espíritu joven, buena salud, confianza en sí mismo. El color naranja hace sentirse alegre y en estado de alerta. Se relaciona con la creatividad, generación de ideas o pensamientos. Representa optimismo, energía, dinamismo, juventud, salud, alegría, sociabilidad, ambición, cordialidad, ternura, valor, vigor, vitalidad, auto-control, franqueza y confianza en uno mismo, ambición, entusiasmo, acción… Pero además afán de prestigio y frivolidad. También puede relacionarse con la lujuria y la sensualidad, con lo divino y la exaltación.

Terapéuticamente se utiliza para tratar desequilibrios energéticos en los riñones, para las afecciones del aparato reproductor y circulatorio, para alergias, asma, dolor muscular, hipotensión, intestinos, menstruación, neumonía, vejiga, pulmones. Estimula la glándula tiroides y, por tanto, el metabolismo. Se utiliza como terapia para tratar la depresión.

Rosa: Es el color de la dulzura, de la delicadeza, de la amistad, del amor puro, del altruismo, de la dulzura, la paciencia, romanticismo, elegancia, cariño, dominio de la agresividad, abnegación, suavidad, discreción y feminidad. También puede significar necesidad de protección, inhibición y sentimentalismo.

Terapéuticamente ayuda a sanar las penas. Resulta muy eficaz en el tratamiento de las afecciones de la piel, las inflamaciones en general y las alteraciones del sistema inmunitario, como las alergias. Ayuda en los temas cardiacos, de mamas y pecho. También es un calmante físico, mental y emocional. Puede utilizarse para tratar el miedo y despertar la compasión y el amor. Sin embargo, en exceso, puede causar abatimiento o irritabilidad.

Amarillo: Representa la naturaleza, la luz solar. Se le relaciona con luz, el oro, con la felicidad, la simpatía, la riqueza, el poder, la abundancia, la fuerza y la acción. No obstante, los investigadores lo consideran uno de los colores más ambiguos, pues también representa la envidia, la ira y la traición. También lo podemos relacionar con: buena salud, simpatía, facilidad de aprender, alegría, receptividad, desarrollo del intelecto, sabiduría, creatividad, fuerte carácter. El Amarillo ayuda en los cambios, tomar decisiones y trae claridad mental. Puede expresar superficialidad, envidia, y miedo a las dificultades económicas

Terapéuticamente ayuda a la concentración. Considerado un color purificante y desintoxicante, es utilizado para tratar todo tipo de desequilibrio en el cuerpo físico; Trabaja sobre los temas gastrointestinales, anorexia, calambres abdominales, urticarias. Estimula las habilidades intelectuales y físicas. Está indicado en estados de melancolía o falta de creatividad. Favorece el aprendizaje y la intuición. En el aspecto físico, ayuda en los procesos digestivos y puede usarse en el tratamiento de la artrosis. También actúa como antiséptico.

La excesiva presencia de amarillo intenso puede llegar a irritar a una persona, ya que normalmente estamos acostumbrados a verlo en superficies relativamente pequeñas.

Verde: Es el color predominante en la naturaleza. Simboliza la armonía y la paz. Sugiere esperanza, felicidad, libertad, equilibrio, crecimiento, constancia, vida, voluntad, curación, belleza, simpatía, integridad, bienestar, purificación, regeneración, vibración del crecimiento, la expansión, el rejuvenecimiento, perseverancia para conseguir los fines propuestos. Y también puede sugerir falta de sinceridad, ambición y poder. El verde representa la juventud, la esperanza y la nueva vida, pero también representa la acción y lo ecológico.

El verde es un color situado entre el negro y el rojo, entre la vida y la muerte. Para los egipcios era el atributo de Osiris (Dios de la vida y de los muertos).

Terapéuticamente trabaja sobre el sistema nervioso, proporcionando calma y estabiliza las emociones. Reduce la tensión arterial y produce una sensación de acogimiento. Se recomienda para recuperarse del cansancio y el estrés. Está indicado ante dolores de cabeza, hemorragias, quemaduras, úlceras, afecciones del corazón, estados inflamatorios, afecciones pulmonares, ansiedad. Con este color NO se trata el cáncer

Los decoradores de interiores coinciden en señalar que una habitación pintada con un color verde suave incita a la relajación y al bienestar.

Azul: El azul es el color del cielo y del agua. Representa tranquilidad, frescura, inteligencia, contemplación, oración, espiritualidad, relajamiento, equilibrio emocional, pacifismo, paz, alegría, satisfacción, serenidad, seguridad, bondad, lealtad, confianza y pureza. También puede sugerir aburrimiento, paralización, vacío, ingenuidad, seriedad o la tristeza. Su tonalidad clara sugiere optimismo. Refresca el cuerpo y nos permite pensar en un futuro.

Terapéuticamente refresca el cuerpo y nos permite pensar en un futuro. Es calmante (sobre todo a nivel emocional), por lo que reduce el dolor. Puede favorecer el crecimiento espiritual y equilibra los patrones del sueño (muy eficaz para tratar el insomnio). Se emplea en casos de asma, estrés, migraña, hipertensión, afecciones de garganta, oídos y nariz, todo a lo que se refiere al aparato respiratorio y sistema venoso. Eficiente color para las enfermedades de los niños, asma, varicela, ictericia. Y para los mayores, varices, reumatismo, artritis, abscesos, alzhéimer. Tiene un completo efecto antiinflamatorio, útil en caso de artrosis y otras enfermedades dolorosas. También ayuda en las afecciones ocular que no nos permiten ver la realidad. Estimula la voluntad y la comunicación.

Relajación para nuestro sistema energético. Es refrigerante, reestructura el cuerpo etéreo.

Índigo: Se asocia a la felicidad, buena memoria, comunicación, deseo de expresar creatividad, contacto, buenas habilidades de concentración, entusiasmo, deseo de armonía.

Terapéuticamente robustece el sistema inmunitario y posee efecto desintoxicante. En combinación con otras técnicas, inhibe la señal del dolor. Es integrador, antiséptico, relajante, equilibrante, desintoxicante, tonificante, trabaja sobre las alergias, alcoholismo, bulimia, ojos, Parkinson, HIV.

Color perfecto para la meditación, se emplea en visualizaciones para alcanzar estados elevados de conciencia. No es indicado para aquellas personas que tienden a aislarse.

Violeta: Mezcla de rojo y azul. Es un color místico, que nos recuerda nuestra esencia, tiene la propiedad de disminuir la velocidad de nuestros pensamientos. Favorece la inspiración, la revelación y el desarrollo del ser superior, aunque también puede aludir al logro espiritual. Es el color de la templanza, lucidez, inspiración, transformación, tolerancia, sensibilidad y la reflexión. Las personas que tienen una preferencia por el violeta tienen un carácter muy firme, buenas habilidades mentales, saben razonar, son integras.  También puede sugerir melancolía, pena, introversión.

Terapéuticamente se utiliza para enfermedades psíquicas o cerebrales, Resulta adecuado para problemas en los ojos y la energía estancada que causa problemas nerviosos. De efectos antisépticos, elimina virus físicos y energéticos. Se utiliza ante infecciones, dolor debido a la artrosis, dolor de muelas, huesos Ayuda en tratamientos relacionados con los ligamentos y esqueleto. Cáncer, leucemia sida, vegetaciones y deficiencias nutritivas. En el aspecto psíquico, refuerza la autoestima y enseña a mostrarse digno. Ayuda a controlar la irritación y también el hambre. Se emplea en todo tipo de alteraciones mentales.

Marrón: El color de la tierra, evoca a la naturaleza y nos aporta serenidad. También puede hacer referencia al mundo material. Necesidad de enraizarse, conectarse con la vida. Sugiere calidez, tranquilidad, proximidad a los hechos sencillos, humildad, equilibrio, estabilidad, protección, responsabilidad, natural, fertilidad, sofisticado, posesión, ecología. Pero también puede sugerir tristeza, pobreza, materialidad, materialista, pereza, anticuado, envejecido, marchito, seriedad, depresión, represión.

Negro: Es el símbolo del silencio, del misterio, lo infinito. Puede que evoque la muerte, el miedo, la pena, la tristeza, la muerte, lo profundo y el misterio en muchas culturas, incluso se asocia a lo malvado y a la destrucción. En cambio, en el antiguo Egipto representaba la fertilidad y el crecimiento. Debido a su relación con la oscuridad, el negro simboliza el misterio y lo desconocido.

El negro brillante confiere elegancia, y nobleza. Sugiere renovación, invencibilidad y dignidad u obligación, desesperación, desamparo, ignorancia. Es protector, sobre todo para las personas sensibles. Promueve la empatía y la seguridad en uno mismo.

Gris: El gris tiene connotaciones un tanto distintas según la cultura. Mientras alguna gente percibe este color como la indeterminación y la mediocridad. Los expertos en psicología del color le dan un significado distinto: la paz, la tenacidad, la tranquilidad, calma, espera, neutralidad, sabiduría, renovación, renovación, invencibilidad y dignidad.

Plateado: Capacidades psíquicas, emociones fluctuantes. Color que amplifica los otros colores, aporta concentración, claridad mental y desarrolla la intuición. Equilibra las energías femeninas, y los problemas emocionales derivados de los trastornos femeninos.

Oro: Sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad y grado máximo de perfección espiritual.

Espasvo “Gracias por asumir tu propio poder”
Aiyún-Iloa
Continúa… Formas y su significado

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *