Tiempo de Onda o Viaje Atemporal

Dentro del programa de mi preparación para llegar a mi autoconocimiento, mis Maestros me dieron una herramienta que me ha servido bastantes veces para desbloquear patrones de conducta que seguían enraizados en mi Yo superior.

¿Cuántas veces nos ha ocurrido que nos damos cuenta de que tenemos reacciones o emociones que son repetitivas, exageradas o que nos producen inquietud y malestar?

Esto nos suele ocurrir cuando en nuestro subconsciente residen programaciones que nos vienen del pasado, aunque sea remoto. Después se manifiestan patrones de conducta que nos vienen de nuestro yo superior y que son totalmente automáticos y que cuando nos damos cuenta de ellos ya se están manifestando.

Para desbloquear esto, me enseñaron una técnica que utiliza “El tiempo de onda”. Cabe decir que, como tiempo de onda se entiende, en este caso, como una especie de viaje atemporal, donde se debe primero reconocer el patrón de conducta que se quiera diluir o desbloquear, luego intentar recordar cual fue el punto de inicio en el pasado. Si este punto no se puede recordar, por lo menos buscar un momento de este pasado dónde tengamos claro desde dónde nos viene este patrón, aunque quizás no sea el verdadero origen de la programación que lo desencadena.

Hay que tener en cuenta que hay programas que nos vienen de otras vidas pasadas y de ancestros, grabados genéticamente, así pues, es bastante difícil encontrar el momento o situación dónde se originó el punto de origen real en nuestra vida física. Por ello se debe hacer un ejercicio de memoria y recordar una vivencia, que a nosotros nos pueda parecer la primera o el punto de inicio, aunque este no sea el principio real.

Una vez reconocemos este punto de partida, debemos escuchar nuestro sentir físico y emocional para valorar dónde nos duele o dónde sentimos la emoción. (Estómago, corazón, garganta, etc.) Siempre suele ser en la parte de la columna vertebral, aunque a veces también se puede sentir molestia en otro punto del cuerpo.

Una vez sentimos esta emoción en nuestra parte más física, se debe entrar en meditación, lo más profundamente posible y dentro de la quietud de nuestra mente y de la plena atención, visualizar el momento dónde y cuándo ocurrió todo, viéndonos a nosotros mismos tal y como éramos en aquella situación, recordando, si es posible, todos los detalles de lo que desencadenó el problema. También debemos visualizarnos a nosotros mismos cómo tercera persona, tal y como somos en la actualidad, y vernos como nos dirigimos a nuestro yo de antes, le hablamos y le calmamos, le explicamos que las cosas no son como parecen, intentamos hacerle ver otro punto de vista más coherente, entablando una conversación desde la cual se intenta hacerle ver a tu yo de antes que aquella situación no era responsabilidad suya, o que no dependía de él en aquel momento, para que no se arraigue la culpa ni la deuda en tu mente más consciente. No hay que tener prisa para ello, hay que ser muy cariñoso con este ser de entonces que estaba aprendiendo y al final, visualizar que le das un abrazo muy fuerte y cariñoso, mientras te alejas para volver a tu estado normal, fuera de la meditación.

Una vez hecho todo esto, deberás preguntarte cómo te sientes, y podrás observar que ya no se siente lo mismo que al principio. Nuestra emoción, miedo o sensación ha cambiado o desaparecido. Si aún perdurase la emoción, se puede practicar la cirugía psíquica, cosificando y dando forma y textura a la emoción o molestia, hacer como si la arrancaras con tus manos de la parte de tu cuerpo dónde la sientes y expulsarla fuera con un soplido fuerte.

Este ejercicio es bastante efectivo. Si a la primera vez no produce mucho efecto, se puede repetir y poco a poco se va diluyendo y desbloqueando aquel patrón que nos molesta.

Se le llama tiempo de onda porque se hace coincidir en un solo punto el pasado y el presente, para poder cambiar el futuro.

Espero que esta explicación os sirva para alguna ocasión que os lleve de cabeza. A mí me ha funcionado bastantes veces para dejar la deuda, la culpa, el sentirme víctima etc.

Un abrazo,
Sàndal

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *