El Tiempo No Es Lo Que Tú Crees

¡Hola! Este es uno de mis momentos favoritos del mes: puedo jugar con ustedes. Me doy cuenta de que hay muchas personas nuevas, ¡qué bueno que estén aquí, bienvenidos! Y hay muchos que juegan con nosotros todos los meses, un placer que estén aquí.

Esta sesión será un poco diferente; trataré de tejer una historia, crear un conjunto de conceptos, darles alguna información desde una perspectiva de la que normalmente no tienen conciencia. Y realmente se inicia en este concepto, este tema que elegimos: el tiempo no es lo que tú piensas. Muy interesante, qué piensan ustedes que podría ser.

Para contarles qué es el tiempo, y cómo el tiempo puede aplicarse para conocerse a sí mismo de modo muy diferente de cómo uno se conoce habitualmente, va a requerir un poco de… tiempo. Ahora bien, puedo explicar qué es el tiempo en unos cinco minutos, hablo sobre todos los componentes del tiempo. Sin embargo, ustedes no tienen un punto de referencia para lo que se diga. Cuando la gente dice «Así es como esto funciona», sería interesante, pero en general ustedes lo olvidan muy rápidamente porque no hay un punto de referencia. Como decir «Podría haber jirafas en la luna»; eso podría ser muy exacto, pero no hay puntos de referencia, no hay maneras de encontrarle sentido a esa afirmación.

De modo que el tiempo no es lo que ustedes creen, y si yo lo explico simplemente desde esto, sería similar a lo de las jirafas en la luna, no le encontrarían sentido. Oh, tal vez algún atisbo de lo que podría ser, pero no un sentido real. Pero el concepto de entender qué es el tiempo y cómo se dispone del tiempo, y la realidad de que el tiempo es una aplicación de la creación, no es un concepto fijo, no es una verdad «así es como es».

De modo que permítanme armar esto así. Al hablar sobre esto que les cuento, sucede que ustedes lo oyen desde su perspectiva, desde su mente racional, de cómo comprenden la verdad o cómo entienden que juega el mundo. Empecemos por describir la mente racional. Les voy a pedir que oigan lo que se está diciendo y lo oigan desde un lugar de curiosidad en lugar de oírlo desde la mente racional. El trabajo de la mente racional es conservarlos seguros y hacerlos encajar, adaptarse. ¡Ese es su trabajo! De modo que hace todo lo que puede para permitirles navegar su mundo de manera que la gente no les pegue, no les grite, no los haga sentir incómodos, y hace eso de una manera que crea un conjunto de creencias, de pensamientos, de hábitos, de las propias verdades, y básicamente navega el mundo desde ese lugar.

El concepto de jirafas en la luna no tiene un lugar en general en la percepción de la mente racional de la información que es un poco diferente de su propia estructura de mantenerlos seguros y adaptados. En cierto modo, a la mente racional no le gusta que tú, yo, estemos en el borde de las cosas. Lo interesante es que el borde de las cosas es muchas veces las experiencias en que tú vas a jugar y que tienen mucho que ver con quién eres. Pero hemos crecido en un espacio donde la mamá/papá/maestra/sacerdote dijo; «Así es como funciona esto: hablas con esta gente, no hablas con aquellos; vas a esta escuela, no vas a aquella escuela; come este tipo de comida; esto está bien, esto está mal; bueno, malo; sí, no; debieras, no debieras, y así es la cosa. En otras palabras, te amo y quiero crearte a imagen mía, porque te amo, quiero conservarte seguro y quiero que te adaptes». Hago una pausa para que reflexionen sobre esto; no estoy queriendo destruir a mamá/papá/maestra/sacerdote.

Estamos empezando a «¿Cómo llegué a esto? ¿Quién soy? ¿Cuál es mi propósito?» Y muchas veces esa mente racional, construida a partir de la información de otros que están en tu espacio y dirigen cómo vas a adaptarte, suele crear un lugar donde hay un nivel de «No sé qué hacer. No me gusta lo que está pasando. No me entusiasma cómo funciona el mundo allí afuera, aun cuando así me dijeron que debo jugar el juego». ¿Tiene sentido esto, conocen ese lugar?

Así que vamos a crear una historia, un número de puntos de referencia para que lo que decimos tenga un lugar donde se lo considere. Quiero ser claro: no necesitas creerme. No te estoy diciendo algo que está fuera de mi verdad, y no estoy vendiéndote nada, ni tratando de convencerte de algo. Lo que estoy pidiendo que hagas es que, al oír estos puntos de referencia, seas curioso. Tal vez funcionen, tal vez no. Pero en gran medida los puntos de referencia están fuera de la caja. ¿Alguna vez oíste ese concepto? No se puede resolver un problema desde el problema. En gran medida, no puedes crear «¿Cuál es mi propósito? ¿Quién soy? ¿Cómo quiero conocerme a mí mismo?» desde el marco de referencia de la mente racional. La mente racional se interpone en el camino de tener puntos de referencia. También hay un refrán que dice: «Si siempre haces lo mismo que hiciste siempre, recibes siempre lo que siempre recibiste». En mi experiencia histórica, ¡eso es bastante exacto! Incluso hoy en día, si hago este conjunto de cosas, consigo algo, más o menos, a veces de distinto color o distinta forma, pero bastante similar a lo que he creado en el pasado. Hablaremos de eso en un momento, porque existe un aspecto del tiempo que se llama tiempo circular. El tiempo circular es que haces lo que siempre haces, y siempre consigues lo que siempre conseguiste.

Y luego hay otro punto de referencia. Un concepto más que yo encuentro que es virtualmente sin defectos, y se llama la Ley de Atracción. Y en este punto todos dicen «¡Oh, ya sé eso de la Ley de Atracción! Vi la película, leí el libro, he oído hablar de ello, ya conozco la Ley de Atracción». Y mi siguiente pregunta es: «Sí, pero ¿sabes sobre la ley de Atracción?» Verás: la Ley de Atracción es impecable, funciona con mucha precisión. Lo que hace es decirnos a ti, a mí, a todos, «Aquello en lo que pones tu atención es lo que yo, el Universo, que te ama y te adora, proveeré para ti. Está garantizado: aquello en que fijas tu atención, yo, el Universo lo traigo para ti».

Y aquí, esa mente racional discute: «Oh, sí, ya hice eso antes y no conseguí lo que quería». Pero más específicamente, la Ley de Atracción no entiende inglés ni francés ni español. A la Ley de Atracción realmente no le importa en absoluto qué palabras usas. Eso es el primer punto de referencia: lo que le interesa a la Ley de Atracción es cómo sostienes tu estado vibratorio de consciencia; cómo sostienes tus emociones combinadas con los pensamientos que piensas. Hablaré de eso en un minuto, porque tiene muchísimo que ver con el tiempo. Recuerden eso, por favor.

Otra vez, dejen la mente racional en su lugar. Les pido que sean curiosos, en cuanto a lo que se va a decir. Lo voy a entretejer todo, pero voy a crear puntos de referencia en el camino.

Un lugar muy útil para empezar cuando quieren comprender qué es el tiempo, cómo se desenvuelve, cómo funciona en tanto es un valor, cómo funciona como medio de creación: la manera más fácil de hacer eso es crear una definición de las dimensiones. ¿Qué son las dimensiones? ¿Cómo juegan las dimensiones en este juego? Hay una 3ª dimensión, una cuarta, una quinta, una duodécima. Lo haremos bien simple, hablaremos solo de las dimensiones 3ª, 4ª y 5ª.

En cada una de estas dimensiones, – las dimensiones son físicas – hummm, eso tendrá más sentido dentro de un minuto. Las dimensiones son físicas y son expresiones del espacio-tiempo. De modo que son lugares, si les parece las llamaremos cajas. Dentro de esas cajas hay reglas y estructuras. Y en cada una de las distintas dimensiones – jugamos en 3ª, 4ª y 5ª – hay distintas reglas y estructuras. Oh, hay un poco de superposición, hay diferencias. Piénsenlo en el contexto de estar en la escuela, en el colegio, estar en tercer grado, o en primer año de colegio, y luego pasan a cuarto grado, o a segundo año de colegio. Tendrán una base más amplia de trabajo basado en lo que ya aprendieron en tercer grado o primer año. Sin embargo, es diferente, enfoca las cosas de modo diferente. A menudo empiezan la escuela y tienen aritmética, multiplican y dividen, y cuando pasan al álgebra ya no involucra números, son letras. Y luego van al cálculo. Entonces esto es una evolución, pero en cada caja hay una configuración diferente. En la caja de la 3ª D, el lugar donde más jugamos, el mundo que nos rodea, así como participamos en él, una cosa que queremos distinguir en primer lugar es este concepto de la forma. Por ejemplo, el árbol, la casa, la silla, a eso se llama forma. Eso no es parte de la dimensión, es un telón de fondo, es una utilería, es el escenario de tu obra de teatro, pero no es la dimensión. La forma es simplemente parte de la estructura que te permite navegar, experimentarte a ti mismo, tener experiencias en la 3ª, 4ª, y 5ª dimensión.

¿Y qué es lo que dice la caja? La caja tridimensional es muy limitada, muy restrictiva, muy estrecha en cuanto a posibilidades, y sin embargo es nuestro mundo, ¡es todo lo que conocemos! Pero una de las reglas en las estructuras que están en la caja tridimensional, muy prominente en la estructura de cómo te conoces a ti mismo, es el tiempo lineal – pasado, presente, futuro y luego te mueres. Entonces si le preguntas a la persona común en la calle qué es el tiempo lo que van a decir es pasado presente futuro y luego te mueres.

En eso, la cuestión es que esta Ley de Atracción que mencioné un minuto atrás, cuando juegas en esta 3ª dimensión en que hay un par de otros componentes, hay condicionalidad. En la caja tridimensional no hay nada que sea incondicional. El amor incondicional, la expresión incondicional, no existen en la caja de 3ª D que es donde más jugamos. Sí existen en la caja de 4ª y en la de 5ª dimensión, y tú vives en todas las tres cajas simultáneamente, pero en la caja de 3ª tienes condicionalidad. Tienes cosas como la separación, tienes dualidades correcto/equivocado, bueno/malo, debiera/no debiera – tienes este aspecto del tiempo, tienes el miedo en 3ª dimensión. Tienes la percepción que dice: «Así es como es, esto es la verdad», lo dice la mente racional.

Entonces ¿cómo llegamos a estar aquí mismo, en el espacio de 3ª dimensión en que jugamos? Una cosa que pasa en pasado, presente, futuro, en la 3ª D, es que la persona común vive predominantemente en el pasado y en el futuro, muy poco en el tiempo presente. Pero en el pasado y en el futuro, cómo hacemos eso con la mente racional que quiere que estés seguro y adaptado. Básicamente voy a usar dos marcos de referencia. «Me dijeron (pasado) que si yo hacía X iba a tener éxito en mi futuro». La segunda cosa que pasa – «robé una golosina, pasé vergüenza, no fui inteligente, no tuve buenas notas en la escuela y espero que en mi futuro nadie se entere». De modo que creamos un número de cosas que experimentamos en nuestra creación y muchas de ellas no son aceptables. Pero la primera pregunta que no se hace es: ¿No aceptable para quién? Verán: yo me estaba divirtiendo antes de que me gritaran; yo disfrutaba nadando desnudo en la piscina antes de que llegara la policía; yo estaba feliz hasta que me dijeron que yo no estaba bien. ¿Alguien conoce ese lugar?

Entonces lo que hacemos es empezar a estructurar lo que estamos dispuestos a hacer, lo que somos capaces de hacer, y que sea aceptable. Tomen una respiración, porque empezamos a trabajar y terminaremos hacia el final de esto.

De modo que piensen en eso: ¿cuántas veces les dijeron que no están bien? Volviendo a la Ley de Atracción, lo que pasa es que cuando alguien te dice «Mira: tengo un regalito para ti: no estás bien; no eres atractivo, no eres inteligente, no vas a tener éxito, no sé para qué estás en mi clase». Entonces cuando esta persona te entrega ese regalito lo que hacemos es aceptarlo. Realmente entramos en una resistencia a eso. Y aquí entra a jugar el tiempo presente en 3ª dimensión. Sucede esto: «Espero que nadie se entere» o bien «Estoy entusiasmado con esto y espero que me aprueben». Pero cuando te atrapan en algo que tal vez estabas disfrutando o aprendiendo, porque todo se trata de que tú creas para entenderte a ti mismo, alguien dice «No estás bien» y nosotros decimos «¡Oh, no! ¿Qué hice de malo?» Y aceptamos ese regalito, pero lo hacemos en tiempo presente, y el tiempo presente de la 3ª D es un tiempo presente reaccionario.» ¡Oh, Dios mío! ¡Esto no tenía que suceder!» ¿Alguien conoce ese lugar? Esto es 3ª dimensión. Es estado de reacción, estoy en tiempo presente y esto no está bien. Tomen otra respiración.

Lo que hacemos, con objeto de encajar y estar seguro, es más o menos navegar basados en lo que «ellos» piensan que es bueno para mí. Pero si realmente piensas y recuerdas las cosas que hiciste y que realmente te encantaban y te divertía hacer, eran todos experimentos, como internarse en los bosques, «tal vez me va a gustar saltar desde esta roca a aquella otra, creo que lo lograré». Y salto y no llego y me caigo al agua y ¡vaya, resultó grandioso! ¿Recuerdas eso? Realmente grandioso. Eras tú experimentándote a ti, pero al mismo tiempo el mamá/papá/maestra/sacerdote estaba ahí parado diciéndome qué estúpido fue eso, y qué te pasa, y por qué haces esa maldita cosa, y de ahí ya no volvemos nunca más. Ahora toma una respiración, porque tal vez estoy encendiendo algunos de tus momentos pasados que estás recordando en tiempo presente. Lo estoy haciendo a propósito, pero nos encargaremos de eso en unos minutos.

Entonces, la 3ª dimensión tiene que ver con bueno/malo, correcto/equivocado, debiera/no debiera, y tiene mucho que ver con mi experiencia de mí mismo en el pasado, o qué aprendí en mi pasado y cómo estoy armando mi futuro.  Y lo que lo hace desafiante es que no puedes cambiar el pasado desde el pasado, de modo que lo que hiciste es lo que llevas en la mochila, en 3ª dimensión, y esperas que lo que aprendiste funcione en tu futuro. Así que pones mucho tiempo en el futuro, pero no puedes crear el futuro desde el futuro. Imposible. Porque el único tiempo en que existes es el tiempo presente. Aquí mismo, ahora mismo, en tiempo presente. Verás, cuando estás aquí escuchándome en tiempo presente no estás en 3ª dimensión; seguro estás discutiendo conmigo, pero aquí mismo si te das cuenta, no estás acordándote del almuerzo de hoy y tampoco estás muy interesado en lo que podría estar ocurriendo mañana no importa qué sea; estás justo aquí, escuchando. Entonces este espacio justo aquí es un espacio de 4ª dimensión. Y en la 4ª dimensión el tiempo cambia, o sea, cambia la manera en que se aplica el tiempo.

Entonces, podemos hablar más sobre la 3ª dimensión, pero básicamente es esta estructura de cómo navega la mente racional basada en pasado y futuro – ninguno de los dos puedes crear o cambiar desde el pasado o futuro – y en la 3ª dimensión es muy reaccionario (Oh, Dios mío, no tenía que suceder esto). Así es la caja, así funciona el tiempo lineal en la 3ª dimensión.

En gran medida, la persona común que camina por la calle está inconsciente de estar inconsciente. De lo que hablamos aquí es de movernos a un lugar donde crear consciencia. De modo que lo que hace la persona común en 3ª dimensión es hacer siempre lo que siempre ha hecho, esperando obtener algo diferente. O básicamente empiezan a prestar atención a «¿Estoy a salvo? ¿Les gusto? ¿Estoy adaptado? Tercera dimensión.

Cuando te mueves a la 4ª dimensión, cambian un par de consideraciones. Básicamente hay tres cambios interesantes. Uno es: estás establecido en la 4ª dimensión si estás en tiempo presente, más o menos escuchándome crear la historia. «Estoy en tiempo presente, estoy aquí mismo».

Otra cosa que pasa es que en la 3ª dimensión no tienes elección. En la 3ª D no se elige; recuerda que es una caja de reglas, hemos dicho que está llena de reglas. En la 4ª dimensión puedes elegir; cuando estás en tiempo presente, yo te digo ¿Qué te gustaría comer dentro de una hora? Puedes comer spaghetti, o pizza, o hamburguesa, o churrasco. En tiempo presente, tú dices «Comeré la pizza». Verás, sólo puedes elegir desde el tiempo presente. Puedes mirar hacia al futuro «Mmm, la pizza debe estar buena, la hamburguesa también, pero aquí mismo elijo pizza».

En el espacio de 4ª dimensión hay una palabra rara pero muy importante, el punto de referencia se llama paradoja. Significa simplemente – realmente simple – que lo que era verdad hace un minuto puede no ser verdad ahora mismo, y lo que era falso hace un minuto puede no ser falso ahora. Es una manera de cambiar básicamente toda tu realidad de todo lo que haces en la 3ª dimensión.

Ahora bien, lo que pasa cuando estás en tiempo presente y cuando tienes elección, y cuando reconoces la paradoja, «Robé una golosina cuando tenía 5 años y estaba en 3ª dimensión, y me retaron y me gritaron y vino la policía y yo estaba aterrado. Y elegí nunca más entrar a una tienda, porque podía meterme en líos otra vez». Tomamos decisiones irracionales basados en nuestras experiencias pasadas, pero en 4ª dimensión, en tiempo presente y con elección, yo podría decirte: Ahora mismo, en este momento, el robo de la golosina a los 5 años ¿tiene alguna importancia en tu experiencia o tu vida o quién eres, en este tiempo presente, ahora mismo? Y la respuesta será no.

Pero lo que sucede cuando estás en tiempo presente, consciente y eligiendo desde tu opción, – la capacidad para básicamente soltar el equipaje «No estoy bien porque robé la golosina» –  simplemente empiezas a disipar del campo vibratorio en el que tú te retienes como rehén «No soy buena persona, no soy buena persona, robé una golosina». ¡Ah, sí pero ahora tienes 35 años! Ya no importa para ti. ¿Vas a hacerlo de nuevo? «No». ¿Te gustaría soltar ese equipaje? «Sí». ¿Eres ahora la misma persona que eras entonces? «¡No!»

Lo que pasa en 4ª D es que empiezas a cambiar la frecuencia vibratoria del equipaje que cargas: «Voy a reconocer que aquello no tiene valor para mí», tiempo presente. No hay pasado ni futuro; mi pasado no es algo de lo que tengo que mantenerme rehén. El futuro se crea por lo que a mí me gustaría crear ahora para poder experimentarlo en mi futuro. De modo que el juego empieza a darse vuelta, y la clave es el tiempo presente. Entonces la capacidad para elegir cómo te gustaría experimentarte y para elegir cómo no te gustaría experimentarte, «Gracias por este palo agudo, pero elijo no clavarlo en mi ojo. Eso sería una idea ingeniosa, pero no, gracias». En este espacio tienes elección.

Ahora bien, aquí hay otro aspecto del tiempo presente. El tiempo presente viene en un número de formas, un número de configuraciones. Una de esas formas se llama tiempo presente circular. Tiempo circular.

Entonces, en ese espacio de 3ª dimensión, estás preocupado por algo, o has puesto mucha atención en algo, te aferras a «Espero que nunca me descubran en eso». Cuando sostienes tu atención en la vibración de «Espero que nunca descubran», «Yo, el Universo, que te adora absolutamente, no interpretaré lo que dices porque eres un ser creador, y yo, el Universo que te adora te daré exactamente lo que estás pidiendo». El Universo no entiende «espero» ni «deseo». De cierto modo el Universo entiende oraciones. Pero el Universo entiende: «Debes amar ese suceso de tu pasado en que pones tanta atención, que estás tan dispuesto a enterrarlo en tu mochila y protegerlo y defenderlo y esconderlo para que nadie lo vea. ¡Vaya, qué gran juego estás jugando!» dice el Universo. Te daré más de lo mismo porque te gusta mucho este juego. Debe ser así, porque pones tanta atención en ese «No estoy bien». Toma otra respiración.

¿Te gustaría desenredar todo eso? Es simple; a veces no es fácil, pero es simple. Pero el Universo va a crear para ti en tiempo circular «Voy a darte algo que se parece a la experiencia anterior que tuviste; podría diferir en tamaño, color y forma, pero la experiencia será bastante parecida, ya que pones tanta atención en ella, yo la crearé». Y en última instancia, en 3ª dimensión, tú dices «Oh, Dios mío, esto no tenía que suceder». Pero si puedes oír eso en presente en un espacio de 4ªD, tienes opción en tiempo presente, y la capacidad de reconocer que lo que era verdad hace un minuto no lo es en este momento. Y hay medios para cambiarlo. Parte de esos medios es dar un paso hacia la 5ª dimensión.

La 5ª dimensión es un espacio muy, muy interesante, es un lugar que esperas, que deseas; si yo te diera un conjunto de opciones, elegirías la 5ª dimensión. Déjame darte algunas opciones: respeto, dignidad, aprecio, paciencia, gratitud, integridad, bienestar, co-creación, amor, risas, cooperación. En la 5ª dimensión, esas son las vibraciones que estructuran la caja. En la 5ª dimensión el miedo no existe. Palabras como seguridad y confianza no existen en la caja de 5ªD. No hay nada inseguro, y no hay nada en qué confiar o de qué desconfiar.

Ahora bien, para algunos eso será rico, pero aquí hay un punto de referencia para tu mente racional: ¿Qué tal si en tiempo presente pudieras cambiar la estructura vibratoria, la experiencia vibratoria, dentro de tu cuerpo, dentro del proceso mental, dentro de tus construcciones emocionales y sentimientos? Jugaremos a eso en unos momentos.

¿Qué tal si pudieras ser feliz? ¿Qué tal si cosas como la culpa pudieran eliminarse de tu espacio? No me refiero a una terapia; me refiero a un conjunto de herramientas que reconozcan «No necesito esto; este equipaje del pasado es simplemente algo que puede haber pasado en mi deseo de crear cuando yo era joven, pero no es parte de mi realidad de hoy».

Entonces, al cambiar el campo vibratorio, como estando feliz, seguro, capaz, misericordioso, ¿qué tal si pudieras tener la sensación de «Este es quien yo soy» – la naturaleza de propio señorío: «este es quien yo soy, me gusto»?  ¿Qué tal si en tiempo presente esa fuera la frecuencia vibratoria que puedes crear? ¡Se puede hacer! Verás, el Universo ya no notaría ese «no estoy bien», porque las vibraciones predominantes son tú.

¿Ves? De algún modo hemos olvidado qué es la 5ª dimensión. La 6ª, la 7ª. Hemos estado jugando en las dimensiones, las cajas, el juego, el escenario para nuestra obra de teatro. Pero en camino al teatro, había otra obra más grande que se presentaba. Entonces déjame hacer un aparte y volver por otro componente de esto.

Hay algo que han llamado la Caída de la Consciencia, y realmente nos interesa enfocar en un concepto. La Caída de la Consciencia, creada históricamente en la caja de la 3ª dimensión, tiene miedo, y ángeles malos, y guerras, y «ellos vienen por ti» y era una gran construcción para crear la religión. Básicamente no voy en contra de la religión, pero parte de esta historia, es ponerte en un lugar incómodo, en que tienes esta experiencia llamada Dios y aquí tienes las respuestas correctas, debes seguir en mi caja, esto debes hacer para ser feliz.

No estoy en contra de la religión, pero lo que pasó es que la Caída de la Consciencia ocurrió. Entonces hablemos de cómo fue eso. Fue una experiencia fantástica. Porque en la Creación, todo se trata de creación. No hay fracaso, no hay ángeles malos, pero en el proceso de crear algo llamado fisicalidad – donde estamos sentados – eso fue un juego totalmente nuevo.

Ahora bien, nosotros creemos que la fisicalidad es todo. Una vez Metatrón me dijo que la fisicalidad es como una sola gota de agua en los vastos Universos de agua. ¡Una sola gota! O un grano de arena en la vastedad de todas las pilas de arena en los Universos. Pues, esto no encaja con mi realidad, porque miro por la ventana y todo es físico.

Pero esa representación… yo dije «si estoy diciendo que hay jirafas en la luna es porque no tenemos puntos de referencia para eso». Entonces les estoy dando un nuevo punto de referencia. La fisicalidad fue un juego fantástico que fue creado por los seres creadores, el Creador y todos los seres creadores, para experimentar algo nuevo – porque de eso se trata la creación. Y este juego se empezó a desarrollar en estado de fisicalidad que realmente no es el nuestro, es el estado de 12ª dimensión, en el que no hay densidad. Recuerden esa palabra: densidad. Entonces es muy fluido, y ellos tuvieron una experiencia grandiosa.

Y luego dijeron, Déjanos volvernos más densos. Y crearon la siguiente capa de densidad. Una cosa que pasó cuando crearon la siguiente caja, la llamaremos dimensión 11ª, por razones numéricas, todo lo que estaba en la caja de la 12ª D no encajaba en la caja de la 11ª de modo que dejaron fuera algo. Y luego dijeron «Hagámoslo otra vez». Y volvió a pasar que no todo lo que estaba en la caja anterior encajaba en la densidad, en la consciencia, – la densidad es simplemente consciencia que se está comprimiendo, en este caso -.

Y así siguieron y siguieron, pero cuando empezaron a entrar en el espacio de la 3ª y 4ª D, la 4ª dimensión no es forma física como la que ven por la ventana; la 4ª D es un reino de pensamiento. De modo que, ¿alguna vez has estado en una situación en que eres realmente feliz? Riendo, cayéndote al piso de risa, todo es tan ligero. La consciencia es muy densa, muy ligeramente densa.

Pero lo inverso de eso, si alguna vez estuviste en un lugar donde dos personas están discutiendo, parece que uno pudiera cortarlo con un cuchillo, tan espeso es. Eso es densidad; consciencia comprimida a gran nivel. En el espacio de 4ª dimensión había consciencia que no encajaba en la caja de la 3ª D.

Lo que pasó a lo largo de todo esto es que hubo distorsiones y mutaciones que se crearon. Nosotros las llamaríamos celos, ira, resentimiento, imposición, dominación, codicia, miedo. Para hacerlo simple: esas palabras son bamboleos; no tienen nada que ver con el amor y la belleza.

Pero todos los que jugaban en la 3ª D, que diremos que eran muchos, y ahora tú y yo que jugamos en la 3ªD, nosotros no tenemos acceso a esa consciencia más ligera que está en la 4ª, o 5ª, o 6ª y 7ª. Entonces, la persona no sabe adónde ir para salir de esa caja.

Entonces, para el propósito de esta conversación estamos empezando a mostrar un sendero para salir de la caja. Es solo para que lo consideres, estamos creando puntos de referencia alternativos. Uno de esos puntos de referencia, la 5ª D, se trata de ti. Y lo que lo hace interesante es que cuando empiezas a sostener esas vibraciones de feliz, seguro, capaz, y risa, alegría, diversión, puedes permitir a otros ser quienes son y permitirte a ti ser quien eres. En la 5ª dimensión empiezas a tener el teatro completamente disponible. Parte del teatro es 3ªD – un montón de energía estancada. Parte del teatro es belleza extraordinaria que todavía no ha sido vista.

Entonces, en este proceso de ¿Cuál es mi propósito? ¿Quién soy? una de las cosas que es útil para empezar a jugar es ¿Cómo salgo de esta caja tridimensional? Si lo que me dices es aceptable como punto de referencia y que tenga sentido para mí como punto de referencia, estoy atrapado en mi pasado, esperando por mi futuro, inseguro de cómo navegar lo que hago ahora mismo; si hay alguna realidad en eso, me gustaría tener un nuevo punto de referencia al que referirme. Y esto es muy sencillo, porque sueles jugar en la 4ª D muy a menudo – tiempo presente, opción, y «yo sé lo que pasó el mes pasado, pero no lo voy a repetir este mes». Opción. Paradoja.

En ese espacio de tiempo presente y elección, el tiempo empieza a jugar de otra manera interesante. Una cosa que pasa es que el tiempo es una aplicación, y cuando sostienes tu atención en el mundo exterior, y te alejas de ti mismo para obtener aprobación, permiso, aceptación, creas tiempo de una manera que realmente lo desacelera.

Cuando empiezas a jugar en este estado de bienestar, algo pasa de un par de maneras. Cuando gustas de ti mismo – gustar de ti mismo no es un concepto intelectual; es un sentimiento. Entonces si yo te hubiera dicho «No te gustas», tu mente racional hubiera dicho, «Oh sí, lo sé, ya sé eso». Si yo te digo ¿Sabes que es la certidumbre? La mente racional dice, «Oh, claro, claro que sé lo que es». Pero si te digo: cierra los ojos, toma una respiración y siente lo que es la certidumbre. Cuando haces eso – jugaremos en unos momentos – cuando te permites sentirlo, de pronto te estás reconociendo a ti mismo en tiempo presente. Es un lugar al que no vamos a menudo: tiempo presente. Permitirme conocerme a mí mismo. En este espacio que estoy señalando – jugaremos en unos momentos – empiezas a acceder a ese sistema de guía interno dentro de tu corazón. Simplemente me estoy reconociendo a mí mismo.

Ese niño que estaba parado en la roca, y estaba ahí, y se quedaba ahí, quería saltar, no le importaba si se mojaba o no – «Voy a hacer esto, voy a crear». Ves, ese es el espacio de quinta dimensión, el espacio de tiempo presente creativo. Esa es la excitación que está en el sistema de guía interno. Pero muchos de nosotros hemos permitido que nuestra atención vaya a «¿Qué piensan ellos de mí? ¿Cómo me defino a mí mismo por lo que dicen ellos? ¿Estoy haciendo lo correcto para encajar y ser aceptable?»

Verán: este espacio de «me gusto» es respetuoso de ellos, pero no depende de ellos. Dentro de este espacio empiezo a tener una sensación de quién soy; es «me gusto», seguro, capaz, misericordioso, bondadoso. Verán: todos ustedes son dadores, es otro lado del juego, el juego se estableció en dar, dar, dar. También necesitas tener para ti mismo. Y en este espacio de tiempo presente empiezas a entrar en el tiempo acelerado, un tiempo en que reconoces «me gusto», y tengo un deseo, tengo una intención, quiero algo, quiero saltar de esa roca y ver qué pasa. Verán, en ese espacio todo empieza a venir a ustedes. Toda la configuración de cómo el tiempo funciona como aplicación cambia; todo viene a ti.

Estás consciente de algo como «Qué estúpido fue eso que hice»; seguro recuerdas esos lugares, garantizo que tuviste esa experiencia, un lugar donde dijiste «no puedo, no puedo hacer eso» pero algo dentro de ti dijo «sí que puedo», y saltaste. Y no te caíste al agua, o si te caíste era parte del plan, y estabas feliz. ¿Lo recuerdas?

Cuando escuchas a ese pequeño sistema de guía interno, 100% caíste parado; 100%. Otra vez alguien dijo, «Hey, saltemos del acantilado» y tú dijiste «no, no, no lo creo». «Vamos a jugar allá, ¡será realmente grandioso!» «No, no, no lo creo». Y resultó no ser realmente grandioso.

Toma una respiración, porque está pasando mucho aquí.

Entonces juguemos un poquito aquí por un momento. Recuéstate en tu sillón, toma una respiración, o dos, con los ojos abiertos permaneciendo en tiempo presente, aquí mismo. Nada sucediendo en tu pasado, nada en tu futuro, solo aquí mismo. Existe un lugar llamado centro de tu cabeza, por favor ve al centro de tu cabeza, justo detrás de los ojos, y haz como si miraras a través de los ojos. Y notas: la pared está allá, la ventana está allá, y yo estoy aquí. No estoy allá, mirando desde allá; estoy aquí mirando la ventana allá. Toma otra respiración; ojos abiertos.

Ahora bien, gusta de ti mismo. Nada de fanfarria, simplemente estoy bien. Estoy feliz, sentado en mi sillón, estoy bien. Una respiración más. Toma nota de ti mismo y de la habitación a tu alrededor. Muy simple. Ahora nota lo que sucede. Hay algo que llamamos la mente superior. Vamos a movernos hacia arriba hacia allí. No es un movimiento, pero es una manera simple para quienes nunca han jugado con nosotros. Y ahora simplemente cierras los ojos y quédate justo detrás de los ojos. Esto no es un gran trance, no entras en profunda meditación, solo te quedas en el sillón y toma conciencia de ti mismo. Y luego una sensación; si te mueves desde el lugar detrás de tus ojos una pulgada hacia arriba (2.5 cm) y luego hacia atrás otra pulgada. Es un movimiento leve, es una capa diferente de percepción concierte, y es tranquila. Y hay una curiosidad, hay una concentración, una sensación de presencia «Aquí estoy». Ahora bien, no hay pensamiento, no estamos pensando, no estamos preguntando a la mente racional; solo te pido que tomes nota de ti mismo. Muy simple.

Otra respiración. Te notas un poco más justo, no de tensionar el cuerpo, sino una respiración y «Aquí estoy, estoy tomando conciencia de mí». Y relajas el cuerpo y tomas nota de ti. Solo estamos jugando, la mente racional no tiene nada que decir, que se quede en silencio un minuto, solo estamos jugando. Y otra vez, «me gusto». No es gran cosa, solo me gusto, sentado aquí tomo conciencia de mí, tranquilo.

Estoy asumiendo que estás sentado, alguien podría estar acostado, pero por favor valida que estás sentado; muy simple. Solo tomar nota y decir «estoy sentado» o bien «estoy acostado», lo que corresponda. Y asume eso: «este es mi espacio, aquí estoy, sentado en un sillón (o lo que sea)». Y déjame hacer una pregunta tonta, estoy yendo a algo: ¿Estás seguro de estar en esa posición? (yo asumo que sentado en el sillón) ¿Estás seguro de estar sentado en el sillón? Y toma nota de la respuesta, (ya sé, pregunta tonta), pero déjame preguntar otra vez: ¿Estás realmente seguro de estar sentado en el sillón? Aquí cambió un poquito; esta vez la respuesta no está en tu cabeza, no es una respuesta de pensamiento. La pregunta es ¿Estás seguro de estar sentado en el sillón? Ahora siente la seguridad, la certidumbre; toma una respiración y sencillamente sabe con certidumbre «Estoy sentado en el sillón». Es como una posesión, el cuerpo se siente seguro. ¿Estás seguro? «Sí, estoy seguro». Por favor ten la sensación de este sentimiento de certidumbre, seguridad.

Luego déjame cambiar ligeramente, y hacer otra pregunta tonta: ¿Eres capaz de manejar el sillón de modo que ese sillón no se escape o que no te desmonte? ¿Eres capaz de conservar tu presencia sobre este sillón? ¿Eres capaz de eso? Ahora bien, pregunta tonta, pero la respuesta es «¡Sí! Puedo mantener el sillón en el piso y no se escapará; soy capaz de manejarlo».  Es tonto, ya lo sé. Siéntete capaz.

¿Sabes cómo atarte los cordones de los zapatos? Es decir, ¿eres capaz de hacer un nudo? Pregunta tonta. ¿Pero cómo se siente «capaz»? «Si, puedo hacerlo; soy capaz».

Por favor, ¿notarías la quietud en que estás? Mente superior. Y lo interesante aquí es que no se trata de algo en tu cabeza; es algo que está muy en tu corazón. ¿Cómo se siente esto? Bien, cómodo. Relajado. En tiempo presente y cómodo. Aclaremos: ¿necesitas alguna otra cosa en este momento? Y la respuesta es no. Nótalo. Responde a la pregunta ¿necesitas alguna otra cosa en este momento para estar cómodo sentado allí? No me refiero a un vaso de agua o algo así. «Estoy bien, estoy cómodo sentado justo aquí. Soy capaz de quedarme aquí, tengo sensación de certidumbre sobre gustar de mí mismo aquí sentado».

Ahora bien, aquí mismo, en tiempo presente, déjame hacerte una pregunta, simple, simple. ¿En tu pasado hubo algo que sucedió – tal vez alguien se rió de ti, o hiciste algo que creó un poco de desequilibrio, que te puso incómodo? No cosas grandes. Y cuando hago esa pregunta, suele venir un pensamiento. Mira ese pensamiento, percepción consciente del pensamiento, sin emoción, no estás pensando nada, solo mirando ese pensamiento. «Oh, podría haber sido más amable con aquella persona». «Podría haber parado a ayudar a esa persona que se le pinchó una goma, pero seguí de largo».  Realmente muy simple. Ahora bien, ¿ese pensamiento, ese sentimiento, te sirve de algo ahora? Sentado allí, cómodo, ¿ese pensamiento te sirve?

Ahora bien, hay una pequeña herramienta con que jugamos, se llama la rosa. Crea una imagen mental de una rosa. La pones justo enfrente de ti. Estamos jugando, sé que hay gente nueva, pero hablo para todos. Esta rosa es realmente una pequeña herramienta maravillosa. Funciona en el reino del pensamiento, está cargada con una energía de bienestar, y anula todo lo que es inferior a ella. Entonces ese pensamiento «Debí haberme detenido y ayudado a esa persona, no me porté amablemente», toma ese pensamiento y permite que esa rosa frente a ti lo absorba, simplemente se lo das a la rosa. Y luego explotas la rosa, igual que un fuego de artificio, y puedes permitir que ese pensamiento se vaya. No te sirve, puedes soltarlo. No necesitas repararlo, no necesitas encontrar a la persona, es como una piedrita en tu mochila, no necesitas llevarla cargada, puedes estar bien justo aquí. Otra respiración.

Ahora bien, quiero señalar otro aspecto del tiempo y solo les pido que escuchen, pero no lo piensen, porque juega muy bien en este espacio. Se llama tiempo simultáneo y es accesible desde este tiempo presente. Todo está sucediendo en forma simultánea, todo el pasado, todo el futuro, todo simultáneo. Pero desde este espacio una de las cosas a que tienes acceso es el tiempo simultáneo. No requiere mucho trabajo. Ahora bien, este es un nuevo punto de referencia.

En este espacio cuando empiezas a entrar en «estoy bien, me gusto, soy dueño de mí, estoy seguro, soy capaz, misericordioso, tengo integridad» – quinta dimensión. Simplemente sentir esas palabras en el cuerpo en el espacio del tiempo simultáneo todo lo que difiera de esos pensamientos y sentimientos que experimentas ahora mismo, «me gusto», todo lo inferior a esos pensamientos y sentimientos aquí mismo en tiempo presente, que no tienen nada que ver contigo en términos reales, ahora mismo se empiezan a disipar. Tienen una adhesión electromagnética y no están en tiempo presente. No tienen nada que ver contigo ahora mismo.

En este espacio de tiempo simultáneo, en este tiempo presente donde sostienes tu atención en tu intención, todo lo que no esté alineado con este aspecto de tu bienestar empieza a hacer corto circuito, a disolverse, a simplemente perder su carga.

Ahora la mente racional dice «Sería lindo, pero…». Verás, la mente racional va a decir eso porque no tiene ningún punto de referencia, es como una jirafa en la luna, «Oh, sería realmente grandioso, pero…». Y eso es lo que te mantiene en esa caja tridimensional, el pero… «Yo necesito encajar, conozco mi verdad, y no quiero que esa gente se moleste conmigo». Y también «Oh, esto es una locura, que yo pueda tomar algo del pasado y en tiempo presente cambiar mi pasado, alterar mi futuro desde el momento de tiempo presente». La mente racional dice «Locura». ¿Y qué dices tú? ¿Qué dice tu mente superior? ¿Qué dice ese sistema de guía en el corazón? ¿Qué dice el niño que quiere saltar desde la roca? Hay un sendero; hay nuevos puntos de referencia para considerar. ¿Es esta realmente mi verdad?  No lo sé.

¿Qué tal si así fuera? ¿Qué tal si es así? ¿Qué tal si yo pudiera gustar de mí? Tiempo presente. Aquí también puedes aprovechar ese tiempo circular atrayendo grandes experiencias hacia tu espacio. Tiempo simultáneo. Realmente no te importa si eras rey o reina o prostituta, realmente no te importa. Pero en tiempo simultáneo hubo cosas que has hecho a las que sería muy útil acceder en tiempo presente aquí mismo.

De modo que el tiempo es una aplicación. Oh, tiene un par de configuraciones más de las que no hemos hablado. Pero el tiempo en tiempo presente te permite alterar tu pasado, soltar emociones que llevan carga y no tienen ningún valor, y ser capaz de empezar, en tiempo presente, atraer hacia ti lo que deseas experimentar.

Déjame decir otra vez: no te estoy vendiendo nada, solo estoy brindándote puntos de referencia que no eras capaz de entender o considerar desde esa tercera dimensión «Necesito encajar, no estoy bien, y tengo miedo de que se den cuenta».

Verás, si haces siempre lo que siempre hiciste, bastante seguido recibes lo que siempre recibiste. Si te aferras al «No estoy bien», la Ley de Atracción que te adora no elige bandos y no distingue entre bueno y malo, correcto y equivocado. Simplemente dice: «debes amar este juego, esta miseria, esta preocupación, esta culpa. Porque eres un ser creador, sin hacer preguntas te daré más de lo que es tu vibración».

Pero cuando cambias la vibración y empiezas a reconocer lo grande de quién eres, entrando en ese espacio de 4ª, 5ª dimensión y soltando estas consideraciones cargadas, no te dará gran trabajo.

Otra respiración, y mientras estás allí sentado toma nota «estoy cómodo, hay certidumbre, todavía domino el sillón, seguro». Sí, ¿capaz de hacerlo otro minuto más? «Sí, soy capaz». Asume realmente ese sentimiento y empiezas a experimentar esa consciencia de 5ª dimensión.

Toma otra respiración. Simplemente encuentra ese «me gusto»; no necesita tener nada adherido, ni palabras, solo el sentimiento, «me gusto». ¿Recuerdas al niño que quería saltar desde la roca? Y lo hizo. Y le encantó la experiencia.

El tiempo es una aplicación de la creación, con gran potencia y tremendas oportunidades, cuando se comprende cómo aplicarlo.

Toma un par de respiraciones, permanece donde estás, «me gusto», cómodo, relajado, y déjame sugerir que prestes atención a tu respiración; dos o tres respiraciones. Deja que tus ojos se abran, no veas nada, la habitación está ahí, fuera de foco, toma conciencia de la respiración, «me gusto» y luego permite que empiecen a aparecer la pared, la ventana, la puerta.

«Me gusto». Mueve los brazos, mueve los dedos de los pies, «me gusto». Un cuadro que se está pintando, la energía en la que estás establecido es una energía que señala cuán grande eres, cuán significativo, cuán importante eres para estar aquí en esta época de este juego. Oh, todavía no sabes eso. Pero si puedes estar en este espacio de gustar de ti mismo, tiempo presente, descubrirás algo notable que no se ve en el espejo de la 3ª dimensión.

En este punto nos detenemos. Hemos plantado muchas semillas como puntos de referencia. Hay cosas asombrosas en proceso.

Seminario online de Jim Self – 11 de abril de 2019
Mastering Alchemy – www.masteringalchemy.com
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
Fuente: Traducciones Para El Camino www.traduccioneparaelcamino.blogspot.com.ar
www.miencuentroconmigo.com.ar/articulo/el-tiempo-no-es-lo-que-tu-crees/

 

Una parte de los artículos publicados en este sitio web son extraídos de la red si usted cree tener los derechos de actor de alguna de nuestras publicaciones le agradecería me escriba y me envié el link donde está el articulo para pasar a retirarlo o Marcarle el derecho de autor le agradezco su buena comprensión y desde ya gracias.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín

Un Comentario
  1. POTENTE!!!!
    Quizás un poco largo, pero muy interesante.
    Es la forma más original de explicar como se entiende el tiempo desde los diferentes estados de consciencia.
    👏👏👏👍🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *