Arrojar energía

Arrojar Energia
por Jim Self
https://masteringalchemy.com

Hace muchos años, cuando yo recién empezaba con mis conversaciones con los arcángeles y maestros ascendidos, el Maestro Kuthumi me dijo: Para entrar y permanecer en la quinta dimensión debes dominar cada pensamiento, cada emoción y cada acción. En todo momento.  Prudentemente, y con gran respeto (y sin hacer muecas ni poner los ojos en blanco), contesté: Bien, parece que no estaré entrando en la quinta dimensión en ninguna fecha próxima.  Kuthumi sonrió y dijo: Ya veremos.

Así fue como se inició este camino que llamamos Mastering Alchemy, el camino para dominarnos a nosotros mismos de manera que podamos entrar y permanecer en niveles de consciencia más elevados.

Tu respuesta al ruido y al drama que crecen rápidamente durante este Cambio es un maravilloso y constante campo de entrenamiento para obtener la maestría.

¿Cómo respondes ante una situación inesperada? ¿La absorbes y permites que te afecta física y emocionalmente?  ¿La internalizas como estrés? ¿Reaccionas y te quejas? ¿Te vuelves sarcástico? ¿Exigente? ¿Denigras al otro y lo rechazas? (Todas reacciones de tercera dimensión).

Y luego ¿cómo respondes cuando alguien reacciona y te arroja energía? ¿Te rebajas a su nivel y se la retribuyes? ¿O te tomas un minuto para ver que está revelando mucho sobre su propio dolor?  El dolor a veces habla en voz muy alta.

Los intercambios de emails pueden ser un lugar divertido para ver cómo se arroja energía, y también para ver cómo tú lo haces.  Los emails a las empresas son de algún modo “anónimos” y entonces es fácil esconderse tras ellos. Fíjate si te olvidas de que, detrás del botón de “enviar”, puede haber una persona viviente y real con sentimientos (y tal vez problemas intensos ocurriendo en su oficina).  Disculparse por la propia conducta inadecuada puede ser más difícil que manejarse bien desde el primer momento.  La carpeta de borradores está allí por una razón; escribe el mail una vez, guárdalo, y más tarde léelo en voz alta.

¿Cómo te estás presentando?

Irritación tipo Ametralladora: Envías una progresión de cinco emails de queja, cada uno a minutos del anterior, (si es a medianoche, mejor), y cada uno esperando respuesta inmediata. Te aseguras de que cada uno es más fuerte que el anterior, más atrevido, más rojo, más desagradable. No necesitas disculparte por tu conducta cuando recibes ayuda en la tarde siguiente; después de todo tú eres el cliente.

 Lo denigras: te quejas y amenazas con “hacer juicio” si no te devuelven tu dinero. Obtendrás ayuda más rápido y tal vez algún regalo extra.

Sarcasmo: Es muy fácil arrojar esta energía por mail. Si el receptor te reclama, siempre puedes culpar a los problemas propios de la comunicación por email.

Pobre de mí: Actúas como víctima. “Acabo de perder mi trabajo/mi casa/el juicio. Tengo cáncer/lepra/ una emergencia” Si puedes hacer que el otro te tenga lástima (no sería tu culpa estar en esta situación), podrías obtener atención extra, o una beca, o algún regalo.

Esconderse: Cuando surge la situación inesperada, no hacer nada en absoluto. Probablemente lo que la causó fue un error tuyo, un malentendido, o mala onda. Vas, comes algo de chocolate y tomas una cerveza. La compañía probablemente esté demasiado ocupada para molestarse en atenderte.

Ondas en un lago tranquilo: Cuando uno arroja energía, crea un efecto de ondulaciones. Se parece mucho a los círculos concéntricos que se forman cuando arrojas una piedra a un lago tranquilo. Se crean ondas que se extienden y tocan e influyen sobre otros.  Si yo te pegara (te arrojo energía negativa), podrías volverte al hombre sentado a tu lado y pegarle.  Luego él se vuelve hacia la mujer sentada al lado y la insulta. Ella lleva esa energía consigo hasta que llega a casa. Entonces le grita a su hijo, que a su vez patea al perro, que a su vez… ya me entiendes.

Como yo empecé esas ondulaciones al arrojarte energía, es responsabilidad mía limpiar eso. No es cosa fácil de hacer cuando, al día siguiente, decenas de personas (o más) habrán sido afectadas por las ondulaciones de mi energía.  Todos hemos arrojado energía a otros en nuestras vidas. Durante este tiempo de Cambio es urgente e importante darse cuenta de este hábito y cambiarlo dentro de uno mismo.  Es posible dominar cada pensamiento, cada emoción y cada acción.  En todo momento.

Tu tarea es ser un peñasco grande y sólido en ese lago tranquilo. Eres el peñasco que impide que las ondulaciones continúen para afectar a otros. El maestro no traslada la energía a otros, ni la absorbe en su espacio. El maestro transmuta la energía arrojada y la devuelve al que la emitió en una vibración más alta de bondad, elevación y gracia.

Primero has de ser el ejemplo de aquello que quieres experimentar más.

©Por Jim Self

El mayor cumplido que puedes hacernos es compartir esta página con los amigos que disfruten de leerla.

 www.masteringalchemy.com 

Puedes distribuir libremente, en tanto cites el sitio web de origen www.masteringalchemy.com y distribuyas esta información sin cargo y en base no comercial.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
 tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas 
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad

Responsable: Mercè Lobo
Finalidad: Gestión y moderación de los comentarios
Destinatarios: No se ceden datos, todo queda registrado en esta web
Derechos: acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos
Contacto: info@eltallerdelalma.com
Más información en Política de Privacidad