Emociones y sentimientos

Los sentimientos son el resultado de las emociones y se refiere a un estado de ánimo afectivo, por lo general de larga duración. Podemos destacar los sentimientos de amor, de celos, de sufrimiento…

Desarrollar la empatía nos permitirá entender los sentimientos de los demás.

Las emociones se refieren a la adaptación a estímulos provocados por personas, animales, cosas. La emoción se asocia al temperamento y a la personalidad. Son de menor duración y más intensas que los sentimientos. Las emociones provienen  de la liberación de hormonas y neurotransmisores que nuestro organismo libera. Seguidamente nuestro cerebro convierte estas emociones en sentimientos. Las emociones básicas son: sorpresa, asombro, asco, tristeza, ira, miedo, alegría y felicidad. Si reprimimos constantemente las emociones, podemos sufrir una crisis emocional.

– Empatía

La empatía es la capacidad para ponerse en el lugar del otro y saber lo que siente o incluso lo que puede estar pensando. La empatía hace que las personas se ayuden entre sí. Está estrechamente relacionada con el altruismo – el amor y preocupación por los demás – y la capacidad de ayudar. Cuando un individuo consigue sentir el dolor o el sufrimiento de los demás poniéndose en su lugar, despierta el deseo de ayudar y actuar siguiendo los principios morales.

– Asertividad

La asertividad es la capacidad de defender las propias necesidades sin llegar a utilizar comportamientos violentos, agresivos o egoístas. Imaginemos que un amigo nos pide que le prestemos un objeto (un coche, un ordenador…), las reacciones en el caso de no querer prestarla pueden ser:

De forma inhibida (personas tímidas o inseguras): “bueno… te lo presto…”

La persona inhibida y sumisa, prefiere dejarlo y quedar bien delante de la persona que se lo ha pedido, por miedo a su reacción, respeta más las opiniones de los demás que las suyas propias. Tiene miedo de expresar lo que siente o piensa, para que no se molesten los demás.

De forma agresiva (personas agresivas y egoístas): “¡No me da la gana dejártelo!”

La persona agresiva no respeta a los demás, lo importante es conseguir lo que él quiere y genera conflictos.

De forma asertiva: “lo siento pero no acostumbro a prestarlo”

La persona asertiva sabe respetar a los demás y así misma. No entra en el juego de ganar o perder, prefiere dialogar y no crear conflictos.

Por lo tanto, la empatía y asertividad son habilidades de la comunicación que permiten una mejor adaptación social, a pesar de que ambas habilidades presentan diferencias.

– Empatía y simpatía

La simpatía es un sentimiento de afinidad que atrae e identifica a las personas. Conlleva a un individuo generar armonía y alianza con otro. Específicamente es cuando alguien cae bien, que se siente estar bien con ella por su forma de ser o sentir.

Por su parte, la empatía, como ya fue dicha anteriormente, es la comprensión que siente una persona por otra en una determinada situación.

No obstante, una persona puede sentir simpatía y empatía a la vez por otra.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
 tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas 
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad

Responsable: Mercè Lobo
Finalidad: Gestión y moderación de los comentarios
Destinatarios: No se ceden datos, todo queda registrado en esta web
Derechos: acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos
Contacto: info@eltallerdelalma.com
Más información en Política de Privacidad