10 - Explotar rosas

10 – Explotar rosas

¡Hola! Bienvenidos otra vez. ¿Cómo les va con estas herramientas?  Este centro de su cabeza, todas estas cosas que estamos construyendo. Este es un sistema; como ya dije varias veces, todo esto funciona conjuntamente. Ahora bien, una de las cosas que lo hace valioso es que, como trabaja conjuntamente, los trae al tiempo presente; no necesitan pensar en esto, todas estas herramientas empiezan a funcionar porque ustedes ya sabían todo esto, pero lo habían olvidado. Todo esto está en su lugar, solo que no está activado.  De modo que al empezar a practicarlas, porque esto requiere práctica, armado, esto no es un almuerzo gratis, hay oportunidad para que cada vez que lo hacen empiecen a descubrir algo nuevo sobre sí mismos. También, al jugar aquí, una oportunidad diferente  para empezar a percibir su realidad.

Pero con esta próxima herramienta con que vamos a jugar, empieza a ser muy real algo que ya he mencionado varias veces: no se puede cambiar el pasado desde el pasado, ni se puede crear el futuro en el futuro.  Pero una vez que están en tiempo presente, arraigados, enfocados en esta plataforma, con su energía circulando, la capacidad en tiempo presente para mirar a su pasado como historia, sin emoción, y luego en tiempo presente elegir opciones diferentes de las que tomaste antes, puedes ahora hacer muchas de esas elecciones en una configuración energética distinta.

Una de las herramientas que permiten que esto suceda es esta herramienta llamada crear y destruir una rosa.  En un momento lo explico.  Esta es solo la herramienta inicial; es una de estas herramientas fundamentales con que jugamos.  Al pasar a nivel 1 y nivel 2, las herramientas empiezan a desmantelar las emociones de su pasado, los pensamientos y sistemas de creencias sobre qué malos han sido o qué hicieron mal, todo ese equipaje que otras personas les han cargado diciendo “no estás bien”. La capacidad para reconocer que eso realmente no les pertenece y que pueden reacomodarlo y quitarlo de su espacio.

Entonces existe un número de herramientas que están frente a ustedes que les permitirán hacer  eso muy precisamente, muy eficazmente, sin el desafío emocional que experimentamos generalmente al pasar por todo esto.

Esta herramienta con que vamos a jugar, este “crear y destruir una rosa”, les permite desmantelar las emociones y muchos de los pensamientos. Esta rosa con que hemos jugado en términos de definir el borde de su espacio, tiene en realidad unas cuantas características y oportunidades. Una de las cosas de esta rosa es que es una configuración de energía espiritualmente alineada. Ahora bien, parece una rosa; es un símbolo de una rosa con que van a jugar en términos de un cuadro o imagen mental que ustedes están creando; es una rosa, pero tiene una configuración muy significativa.

Una cosa que hace esta herramienta cuando empiezan a usarla es que pueden empezar a recolectar pensamientos y emociones que ustedes llevan consigo por todas partes, y  todo lo que vibre en una condición de desequilibrio, de vibración inferior a la del bienestar que caracteriza a este símbolo energético, empieza a neutralizarse.  Es así de simple; podríamos hablar mucho de muchas maneras diferentes, pero si pueden permitir que sea así de simple, descubrirán algunas oportunidades realmente excitantes.  Cuando aplican esto como herramienta y empiezan a ponerla en una energía de pensamiento, “No estoy bien”, que vibra a nivel más lento que el bienestar de la rosa, esa energía de no estoy bien queda neutralizada. Lo decimos así y jugamos con ella para ver qué sucede.

En su imaginación, en su clarividencia, en su espacio que llamamos “simular”, cosa de niños, es maravilloso; recuerden cuando eran chiquitos.  Pero lo que sucede cuando entran en esta realidad de tercera dimensión, la mayor parte de eso se les quita.  Muchos de ustedes no creen que tienen las herramientas espirituales, estas herramientas psíquicas, herramientas de intuición, pero de hecho no solamente las tienen, sino que las usan todo el tiempo.  Simplemente no tienen una percepción de lo que son, muchas veces, o no las están poniendo en una configuración en que las puedan identificar.

Entonces déjenme darles un ejemplo de esto.  Ven esta rosa, realmente como que la miran, la ven, con dos hojas, un tallo verde, una rosa roja brillante, (muestra una rosa que saca de un florero) y cierren los ojos y véanla otra vez.  Ahora, en este caso lo llamaremos recuerdo, porque apenas cinco segundos atrás la estaban mirando, y ahora les pido que la vean otra vez.  De modo que la llamaremos memoria, recuerdo, o al menos eso es lo que les han dicho que es esto, pero para poder ver esto como una rosa roja, como una imagen en su percepción visual, eso se llama clarividencia. Ustedes usan la clarividencia todo el tiempo para recordar qué aspecto tenía algo. Pero vamos a tomar esta habilidad de clarividencia y traerla al tiempo presente y usarla en una aplicación un poco diferente.

De modo que tomen una respiración y sigan adelante, y abran de nuevo los ojos. Para poder ver esa rosa un momento atrás con los ojos cerrados o ver su recuerdo, tienes algo que está allí y lo llamaremos una gran pantalla de televisión parada allí afuera. Está a unas 12 a 15 pulgadas, dentro de tu campo de energía, justo frente a ti, unos 30 cm. hacia afuera, y cuando empiezas a ver cosas, a recordar imágenes, es aquí donde se proyecta esa proyección clarividente.  Ahora bien, eso tiene muchas mecánicas, pero en este punto no son necesarias.

Lo que vamos a hacer es jugar con tu clarividencia y te voy a mostrar cómo realmente funciona para ti, casi sin esfuerzo, si te gustaría.  Veamos qué podemos hacer con esto; voy a explicarlo a medida que avanzamos, pero esta va a ser una sesión de trabajo, y vamos a empezar a quitar algunos de esos patrones que te tienen de rehén y vemos qué pasa.

Me gustaría que te recuestes en tu asiento, si te parece, toma una respiración, gusta de ti mismo – ¡alguien tiene que hacerlo! y tú puedes ser el primero.  Sin cerrar los ojos, colócate en el centro de tu cabeza, simplemente te quedas en el centro de tu cabeza, sin hacer esfuerzo, y nota que estás arraigado, conectado a tierra, o no; una de las maneras de notarlo es acomodarse en la silla sintiendo el peso del cuerpo y nuevamente permitir que esos pensamientos eléctricos que no son tuyos, esas emociones que llevas que no son tuyas, todo eso empiece a bajar a tierra desde el cuerpo. Otra respiración.

Ahora toma conciencia de dónde está el borde de tu campo de energía, justo frente a ti, que va todo a tu alrededor, y ten la sensación de estar en el centro de eso.  Y otra vez, si tus ojos todavía están abiertos, grandioso; mira a tu alrededor y solo ten la sensación de ti mismo allí donde estás, no demasiado significativo pero de muchas maneras es una nueva percepción consciente.  Y luego, aquí mismo, toma tres lindas respiraciones suaves y más o menos mira hacia adentro, pon atención en la inhalación y la exhalación, solo 3 veces (pausa). Y con esta tercera respiración pon la atención en la respiración y permite que tus párpados bajen y continúa prestando atención a la próxima respiración.  Hay una razón para esto, y pasamos buena parte del tiempo en el nivel 1 hablando de cómo funciona esto.

Ojos cerrados. Cómodo contigo mismo, toma conciencia de los chacras de los pies y abre esos chacras de los pies, y permite que la energía de la tierra empiece a subir por esos canales de las piernas. Sucede instantáneamente al jugar con esta experiencia, de alguna manera limpiando estos canales de las piernas, y empezando a tener una relación más clara con la tierra.

Luego nota y dile hola a esa luz  cósmica del creador subiendo hasta la parte de arriba de tu cabeza, y bajando por los canales de atrás y subiendo por los canales de adelante hacia arriba a la cabeza, y extendiéndose hacia los hombros y saliendo por las manos. Cuando haces correr energía por las manos y los brazos, las manos suele hincharse un poquito a veces, por esa cantidad de energía, se ponen rojas, pero justo en el centro de la palma de la mano sueles ver una mancha blanca: ese es el chacra de la mano.

Otra respiración.  Ahora me gustaría que recuerdes esa rosa que yo sostuve, o cualquier rosa que puedas recordar en tu realidad, pero te pido que recuerdes una rosa y luego la coloques justo allí en esa pantalla de lectura, o estés consciente de ver la rosa justo allí afuera delante de tu frente.  ¿Podrías fijarte cuán abierta o cerrada está? ¿Podrías notar el largo del tallo?  Las hojas están en el tallo.  Solo nota las características de la rosa.

Entonces este es un aspecto de tu capacidad creativa, la capacidad de crear imágenes mentales. También tienes la capacidad de alterar, destruir, desechar estas mismas imágenes mentales. Pero muchas veces creamos pensamientos: “No estoy bien, no estoy bien, no estoy bien,” y no los limpiamos ni sacamos del cuerpo, y permanecen como aspecto de imagen mental, pensamiento, una emoción que se queda en tu espacio.  Todas esas respuestas por una nariz rara, y tú sigues diciendo: “¿qué quieren decir, qué hacen, acaso estoy tan mal?”  Mucho de esa creación es realmente muy simple, es como levantar el polvo del piso, barrerlo y tirarlo.  Está allí en un estante, sin usar, pero empieza a ser una carga cuando se ha estado juntando toda la vida un montón de “No estoy bien.”

Entonces, nuevamente nota esa rosa que creaste y déjame decirte otra vez: esa rosa tiene la capacidad de recolectar la energía que se le indica, y empieza a neutralizar, disolver, hacer corto circuito en aquellos patrones que están en su presencia y son de una vibración inferior al bienestar.  Ahora bien, ¿no te parece útil eso? Limpiar toda la basura y luego descubrir: “Estoy bien”.  Otra  respiración.

Ahora otra vez nota esta rosa, y permite que tu atención se aparte de ella y luego vuelva a ella, para que sepas que puedes ir allí, que no se va, y que puedes ajustar esto.  En este caso, te voy a pedir que hagas explotar la rosa, como si fuera un fuego artificial, con todas esas chispas de luz; dile hola a la rosa y luego ¡bum! la haces explotar.  Diviértete con esto.  Ahora bien, si eres una persona que dice: “Espera, no puedo hacer eso, esta rosa es demasiado hermosa, no puedo destruirla…” Históricamente me encontrado con muchas personas que dicen algo así, y entonces tengo una pregunta rara: ¿Todavía conservas el informe de tus notas de estudios sociales de sexto grado?  Es increíble, pero muy a menudo me dicen “¡Por supuesto que sí! ¡Guardo todo!”  Entonces, cuando no puedes destruir esa rosa, muchas veces eso indica que eres un coleccionista, y no se trata solo de tus notas de sexto grado, sino de todas las cosas que te has encontrado en la vida, de tal modo que se vuelven un equipaje excesivo.

De modo que por favor explota esa rosa, no importa cuán hermosa sea, y luego vuelve a crear la rosa.  La misma rosa; tú eres un ser creador, tienes la capacidad de crear, quitar, recrear tan a menudo como desees.  Pero has de saber que puedes quitar algo, como un error, algo que no funcionó; no estás obligado a llevarlo contigo para siempre. Es algo así como “¡Epa! Voy a reconfigurar eso. Neutralizaré la energía. Tomo otra respiración y lo creo como yo quería, ahora que veo que lo que creé al principio no cumplió lo que yo intentaba hacer.”  Es así de simple, no se ha roto nada.  Otra respiración.

Ahora por favor destruye esa rosa que está en tu pantalla, que ha explotado otra vez, y esta vez vas a recrear la rosa roja y con tu intención vas a cambiar la rosa roja por una rosa blanca.  No tienes que destruirla, solo la reconfiguras, allí mismo frente a ti.  Y luego, por favor cambia esa rosa blanca por una rosa rosada.  Haz de esto una diversión, simplemente jugar.  Luego das vuelta la rosa de arriba a abajo, con la flor hacia abajo y el tallo apuntando hacia arriba.  Esto es simplemente tu imaginación creando; un aspecto creativo tuyo muy potente.  Y luego da vuelta la rosa al derecho, la flor para arriba, el tallo hacia abajo, y cambia esa rosa rosada por una bella rosa azul (pausa). Ahora bien, tal vez nunca viste una rosa azul, pero sabes qué es el color azul, y sabes lo que es una rosa; en el aspecto creativo de tu imaginación realmente no hay reglas; puedes reconfigurar, deshacer, volver a juntar, una y otra y otra vez, y no hay fracasos, nada se rompe, no hay nada que reparar.  Otra respiración.

Ahora bien: aquí las cosas empiezan a cambiar, porque empiezas a recordar algo sobre ti mismo que, en gran medida, otras personas te han dicho. “Deja de inventar historias. No hables así. No me mires.”  Y allí se empezó a desactivar la clarividencia.  Pero cuando te das permiso para jugar, empiezas a entusiasmarte en tiempo presente.

Ahora por favor haz explotar esa rosa azul y tienes una linda pantalla limpia frente a ti.  Cuarta capa de pensamiento; no se necesita mucho pensar aquí, solo curiosidad para ver lo que viene (pausa).   Ahora bien: déjame repetir lo que dije hace un minuto: cuando creas esta rosa y le das una indicación de limpiar y eliminar algo, o de recolectar energía, recolectar la energía de alguien que quedó en el centro de tu cabeza, la rosa lo hará y luego neutralizará esa energía – la ira, las emociones que están adheridas – y vas a mandar esa energía de vuelta a la persona que la posee; volverá neutral, no llevará ira asociada, no hay nada de la circunstancia original pegada a eso; es realmente un aspecto de esa frase en medio del Padrenuestro que dice: perdona mis faltas así como yo perdono las de ellos.  Tú les devuelves lo que les pertenece y recolectas lo tuyo y te vuelves entero.  Entonces, una respiración más, por favor.

Me gustaría que crees otra rosa, de cualquier color que te guste, ya sea abierta o cerrada, como te guste, pero pon intención en ello (pausa).  Ahora, una de las cosas de las que hemos hablado en el principio era: ¿quién está en el centro de mi cabeza?  Por supuesto, es el centro de mi cabeza, pero… ¿soy el dueño del centro de mi cabeza?  En gran medida, la respuesta es no.  Entonces, cuando empiezas a preguntar algo como ¿quién está en el centro de mi cabeza? no estás buscando una respuesta intelectual, ni la tienes.  “Oh, es mi abuela, que a mí no me gustaba nada.” Bueno, tal vez lo es, pero no vamos a proceder desde una noción preconcebida.  Lo que decimos realmente es ¿quién está en el centro de mi cabeza?  Y el primer pensamiento que surge es el correcto.  Ahora bien, puede ser tu madre, tu padre, tu esposo, tu esposa, tus hijos, tus abuelos, tu mejor amigo, la persona que más odias en la vida.  No importa. Simplemente estás sacando a alguien del centro de tu cabeza; es tu centro de tu cabeza, y sencillamente le estás devolviendo lo que es suyo.  Lo completas al otro, y al mismo tiempo te completas tú.  Entonces, sin juicios, sin opiniones, sin compromisos, ni ira, ni resentimiento.  Tu objetivo es ¿puedo encontrar y limpiar mi espacio, hacerme dueño de mi espacio?

Entonces, por favor crea una rosa y juguemos aquí mismo. ¿Quién es la primera persona en el centro de mi cabeza?  Entonces crea la rosa, indica a la rosa que recolecte la energía de esta persona.  Sucede en forma instantánea, o bien tarda todo el tiempo que tú quieras prolongarlo, pero funciona muy bien en forma instantánea. Y luego haz explotar la rosa.

Crea otra rosa. ¿Quién es la persona siguiente en el centro de mi cabeza?  Y explotas la rosa. Y luego otra vez, ¿quién más está en el centro de mi cabeza?  Y explotas la rosa.  Ahora bien, si no aparece nadie, ¿si no hay nadie en el centro de mi cabeza?  Bueno, sí que hay; pero podrías hacer una pregunta diferente, si estás bloqueado para ver a esa persona. No es gran cosa; podrías preguntar ¿cuál es el próximo color en el centro de mi cabeza? O una mejor pregunta sería: ¿cuál es el próximo color que me impide ser dueño del centro de mi cabeza? (pausa)   Y luego explotas la rosa (pausa).

Puedes abordar esto desde otras maneras adicionales; digamos que tienes un problema en alguna parte de tu cuerpo físico.  No nos pondremos a tratar un cáncer, hay una manera distinta de hacer eso. Me refiero a algo como: me duele la mano. Pregunta: ¿qué hace una mano?  Bueno, sostiene cosas, crea, permite el movimiento de mis creaciones.  Pero ¿qué hace tu mano?  Cuando recibes una respuesta a eso, puedes hacer la siguiente pregunta: ¿Quién me está impidiendo crear?  O digamos que te duele una rodilla.  Las rodillas te permiten avanzar y ser flexible.  ¿Quién me está impidiendo avanzar?  ¿Quién me está impidiendo ser flexible en mi vida? (pausa)  Luego, sigue adelante y explota esa rosa.  Ahora bien, en gran medida solo estoy señalando oportunidades en que puedes usar esta rosa para muchísimas cosas.

Mirémoslo desde otro lugar. ¿Alguna vez te impidieron hacer algo? Por ejemplo: “No te doy permiso.”  ¿Quién es la primera persona que surge?  Y explotas esa rosa.  ¿Quién más me impidió tener permiso?  Explota la rosa.  Puede convertirse en ¿Quién no quiere que yo tenga éxito?  Nuevamente, recuerda que no estás discutiendo con esa persona;  la estás sacando de ese lugar donde tú estás interesado en tener éxito.  Puedes moverte a otra pregunta: ¿A quién no le gusté?  O bien, ¿Hubo en la escuela un maestro a quien yo no le gustaba?  Ahora bien, puedes crear y destruir rosas haciendo preguntas. ¿Quién estaba celoso de mí? ¿Quién me juzga por mi manera de vivir mi vida? ¿Quién es la persona siguiente que me juzga por cómo he vivido?  Con una pregunta como esta puedes seguir y seguir durante 15 o 20 minutos.

Ahora bien: el proceso consiste en crear y destruir la rosa. No tanto de quién es, porque solo sigues haciendo la pregunta “¿Quién me obstruye tener éxito?  ¿Qué me impide hacer mi vida?  O bien, ¿qué color me impide tener? (pausa).

Ahora toma otra respiración y luego quédate en silencio por un momento y toma nota de ti mismo con solo un poco de información sobre esta herramienta, crear y destruir un patrón energético que no te apoya (pausa).

Existe otra manera de usar esta rosa. ¿Dónde he dejado mi energía? O bien cuando reconoces: “No me gusta esa persona” ¿Cuánta energía has puesto en esa persona?  Tú no eres perfecto; tienes juicios, opiniones, gustos, disgustos, iras, resentimientos. ¿Cuán a menudo has tirado esas energías al espacio de otros?  Ahora bien: no estamos viendo cuán bueno o cuán malo eres; lo que estamos diciendo es: te has ido perdiendo, te has puesto allí, y allá, y más allá, y te olvidas de que ya no estás entero.  Esto se llama envejecer; se llama morir.  Estoy desperdiciando la energía de mi fuerza de vida en la ira, en resentimientos, en estar molesto con algo.  Eso no te sirve.

Sin embargo, todo eso estaba en el pasado, pero estás en el presente trayendo todos esos patrones energéticos que habías dejado en el pasado.  Es como dejarse un saco en la tienda o en el restaurante, y tener que ir al día siguiente a recuperarlo.  Es así de simple. Como no sabes que puedes hacer esto, no lo aplicas.  Otra respiración.

Crea una rosa. ¿Dónde has dejado tu energía? ¿Quién no te gusta en la vida, y has puesto energía en su espacio? Haz que esta rosa te recolecte del espacio del otro (pausa).  Luego explota la rosa y permite que toda esa energía regrese directamente a ti.  Magnéticamente es tuya.  Regresa a ti. ¿Dónde más dejaste tu energía en la vida?  ¿Cuántas veces estuviste en una relación, “Oh, te amo, eres tan maravilloso/a,” y luego la relación termina. ¿Te has dejado en el espacio de esa persona? Te doy una pista: sí, lo hiciste. ¿Te gustaría recuperar tu energía?  Y creas otra rosa para esa persona, porque acabas de recordar, y le das de vuelta su energía.  Te recolectas a ti mismo, y le devuelves lo suyo (pausa).  Y ahora otra respiración.

Ahora bien, hay muchas preguntas y puntos de enfoque, muchas maneras de recolectarse uno mismo, de mover la energía fuera de tu espacio, haciendo una pregunta o diseñando una intención, o notando dónde hay atención ajena puesta en ti.

Ahora bien: hay un aspecto más de esto que lo hace también muy útil. Entonces, ¿explotarías las rosas restantes?  ¿Gustarás de ti mismo?  Y luego, por encima de tu cabeza, unas 18 pulgadas más o menos, al borde del campo de energía, por favor crea una bola de luz dorada, del tamaño de una pelota grande de basquetbol, y en esa pelota dorada de luz coloca la palabra “validación”; lleva la intención de validarte a ti mismo. “Voy a darme a mí mismo”.

Y luego, conduce ese sol dorado hacia abajo con tu imaginación, siente que entra en el cuerpo, entra por la parte de arriba de la cabeza, la frente, y llena la cara y la cabeza, y lo sientes moviéndose hacia abajo por el cuerpo, por el cuello y hacia los hombros, y baja al pecho; no te apures, toma el tiempo que desees.  Llena el estómago y las caderas, y va a los muslos… Algo de esa luz baja incluso por el cordón de arraigo para validar a la tierra.  Y lo mismo con las piernas, los pies, y luego se expande hacia afuera a tu campo de energía, llena el aura (pausa)  y te devuelve a ti, recupera toda tu energía y la colecta en esa bola de luz dorada y te la devuelve.

Por favor, gusta de ti mismo. Complacido contigo mismo.  Encuentra una de esas palabras que estás practicando; si tienes la sensación de ser el dueño de tu espacio: aquí estoy, seguro, capaz, feliz; elige una, y sé una de esas palabras.  Otra respiración, y sin terminar esto, sin cambiar nada, por favor toma conciencia de estar sentado en una habitación, toma conciencia de tu respiración, y luego en una o dos respiraciones más, permite que los ojos se abran pero sigue consciente de tu respiración; permite que la habitación esté fuera de foco. Ya sabes cómo es la habitación. Y luego deja que la habitación se ponga en foco y mueve la cabeza, los dedos de los pies… “Me gusto”.

Esta es una herramienta muy útil. No es algo para usar en contra de nadie; es una herramienta para hacer separación de las energías que no son tuyas, que ya están dentro de este espacio que sí es tuyo.  Entonces ahora estás empezando a limpiar tu espacio.  La primera rosa al borde del aura impide más o menos que la energía entre.

En el nivel 1 encontrarán el trabajo que está frente a ustedes, se presentan todas estas herramientas con más detalle y de una manera más involucrada. Descubrirán que todos los que están afuera del otro lado de la rosa empiezan a detenerse ante este campo de energía, si simplemente sostienen esta rosa allí. Las personas llegan a ese punto y se detienen. Y eso requiere algo de práctica. Se requiere armado; esto no es un almuerzo gratis.

De modo que aquí me detengo en lo que concierne a las herramientas esenciales. Tal vez agregue una o dos más en los próximos meses, pero básicamente ya tienen la estructura de las herramientas energéticas que, aunque yo nunca los vea, si ustedes se vuelven maestros en ellas, si empiezan  realmente a jugar con ellas, si las hacen reales para sí mismos, cambiarán absolutamente la manera en que viven el resto de su vida.  Estas herramientas implican empezar a conocerse a sí mismo, a recordarse. De modo que, aunque nunca los llegue a ver, bendiciones, feliz vida, porque todo esto funciona.

Bendiciones.  Gracias por jugar.

Transcripción del video y traducción: M. Cristina Cáffaro

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
 tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas 
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *