Un programa práctico

Ahora que has alcanzado una comprensión más completa del poder personal, ha llegado el momento de aplicarlo orientado a la consecución del éxito (sea lo que sea que eso signifique para ti). Tener éxito significa lograr lo que quieres de la forma que quieres. Es tan importante tener una filosofía del éxito como contar con ciertas pautas para poner esa filosofía en práctica.

A continuación tienes una secuencia de afirmaciones que uso cada mañana para recordarme a mí mismo la filosofía, para despejar la mente y tener claro mi objetivo, para estabilizar y armonizar mis sentimientos y emociones, y para relajar mi cuerpo y cargarlo para las actividades de la jornada. Me recuerdo a mí mismo los siete principios de huna de una forma que me prepara para lograr mis objetivos a mi manera. Lo hago como si yo fuese mi propio profesor. Si tengo un día ajetreado, puede que lo haga muy brevemente, pero siempre que dispongo de tiempo me entretengo un rato. Puedes hacerlo repitiendo las frases al estilo de un mantra, escribiéndolas en un diario o mediante cualquier método que te vaya bien. Lo importante es dedicar unos instantes antes de que empiece el día para prepararte para el éxito que estás creando.

1 – Sé consciente de que el mundo es lo que crees que es. Decide que tienes el poder de triunfar.

A menos que puedas persuadirte de que tienes el poder de triunfar (de que tienes la capacidad o el potencial), habrás perdido antes de empezar. Puede que en este momento no tengas la experiencia, la destreza ni el conocimiento para ganar, pero eso puede adquirirse. Sin embargo, el poder de triunfar no es algo que puedas obtener fuera de ti mismo. Tienes que creer que ya existe y está esperando para aflorar. La única forma de que empieces a creer es ignorar todas las fuerzas interiores que intentan hundirte, y decirte una y otra vez que el poder del éxito es real.

2 – Sé libre, porque no hay límites. Date a ti mismo el derecho de triunfar.

Hay demasiadas personas que se limitan a sí mismas innecesariamente porque tienen la sensación de que no merecen ser felices ni triunfar debido a algo que hicieron o dejaron de hacer en el pasado. Si ése es tu problema, perdónate a ti mismo y sigue adelante, o te verás eternamente constreñido por las cadenas que tú mismo te has puesto. No importa que los demás digan que no tienes derecho o incluso que sí lo tienes. No lo tendrás hasta que te lo concedas a ti mismo.

3 – Focaliza, porque la energía fluye hacia dónde va la atención. Aumenta tu deseo de triunfar.

El secreto de aumentar tu deseo de triunfo está en focalizar en los beneficios del éxito y decidir que esos beneficios son realmente importantes para ti.

4 – Estate aquí, porque el momento del poder es ahora. Que la voluntad de triunfar empiece ahora mismo.

No puedes hacer nada ayer ni puedes hacer nada mañana. Únicamente puedes hacer algo ahora mismo. Pero ese «ahora mismo» es como un país extranjero para aquellas personas que se pasan la mayor parte del tiempo instaladas en el pasado o en el futuro. Si no estás acostumbrado, centrarse en el momento presente no es fácil.

La forma de practicarlo es respirar conscientemente, observar colores y formas conscientemente, escuchar conscientemente los sonidos que te rodean y tocar conscientemente lo que está a tu alcance. Y luego actuar conscientemente, aunque sea algo insignificante, en la dirección que tú decidas. Es posible que resulte interesante ir de visita al pasado y al futuro, pero aunque pudieras no querrías vivir allí. Tu verdadero hogar está en el aquí y ahora.

5 – Alégrate, porque el amor es la fuente del poder. Disfruta y reconoce lo bueno que es eso.

Si no estás contento, alégrate. ¿Cómo vas a hacer eso cuando están pasando tantas cosas horribles? Pues bien, Frank Bettger, autor de “Del fracaso al éxito en los negocios”, empleó la técnica de «finge hasta que lo consigas», y le funcionó. Pero yo te proporcionaré un sistema más simple que nos ha funcionado a mí y a miles de personas a las que he formado. Es una técnica muy antigua, se llama «cuenta tus bendiciones». Se realiza buscando activamente y sintiendo agradecimiento por todas las cosas buenas que detectes. Esto incluye todas las experiencias positivas que hayas tenido, por insignificantes que puedan parecer; todas las habilidades que has adquirido, incluyendo andar, hablar y vestirte; toda la belleza y las maravillas del mundo que te rodea; todas las buenas acciones ajenas que hayas visto u oído. No estoy sugiriendo que hagas como si no hubiese cosas malas, porque, al fin y al cabo, esto es una enseñanza práctica. Pero cuanto más consciente seas de lo bueno, más fácil será lidiar con lo malo.

6 – Ten confianza, porque todo el poder procede del interior. Confía siempre en ti mismo.

No puedes confiar en que la gente haga siempre lo que tú quieres, porque ellos tienen sus propias prioridades y pautas, que pueden coincidir o no con las tuyas. No puedes confiar en que el mundo sea siempre como quieres que sea, porque intervienen muchas fuerzas e influencias que quizá no estén moviéndose en la dirección que quieres que vayan las cosas. Pero siempre puedes confiar en que tienes el poder de cambiar lo que puedes cambiar, de adaptarte cuando no puedas hacer cambios y de incrementar tus aptitudes con el estudio y la práctica. Uno de los mejores pósteres que he visto en mi vida fue el de un marinero que estaba en el mar, en su barco, con una leyenda que rezaba: «No puedes controlar el viento, pero siempre puedes ajustar la vela».

7 – Sé positivo, porque la eficacia es el indicador del éxito. Espera siempre lo mejor.

Algunas personas creen que hay que estar preparado para lo peor, para no llevarse ninguna sorpresa desagradable. Eso plantea dos problemas: primero, que por lo general se llevan igualmente sorpresas desagradables, y segundo, que pocas veces se llevan sorpresas gratas. Otras personas evitan el optimismo porque temen decepcionarse. Analicemos eso a fondo: la decepción es estar descontento con cierto resultado. Así que estas personas no prevén el éxito, porque a lo mejor sus planes no funcionan y entonces quizá se sientan mal. Tienen tanto miedo de sentirse mal que prefieren no sentirse bien.

La lógica de esto se me escapa. Sí, es posible que las cosas no salgan como quieres y que decidas tomártelo a mal. ¿Y? Si todavía quieres ganar, intentarás algo distinto y volverás a empezar. A menudo lo que digo es que la gente no fracasa, fracasan los planes. La gente simplemente tira la toalla o hace planes nuevos.

Se ha dicho (con mucho acierto, creo yo) que «la suerte se da cuando la preparación y la oportunidad coinciden». Si no te preparas para triunfar, no serás capaz de aprovechar la oportunidad cuando surja. Evidentemente, podría producirse un desastre; por eso confías en que, cuando se produzca, si llega a producirse, lo llevarás lo mejor posible, preparándote de la manera que te parezca apropiada si vives en una zona proclive a los desastres o tienes un empleo proclive al desastre.

Pero si quieres triunfar en lo que sea que te hayas propuesto, es mucho más importante estar preparado para el éxito. Esperar lo mejor tiene además la doble ventaja de que te ayuda a estar más relajado al tiempo que te da más energía que canalizar hacia el éxito.

Resumiendo este programa para triunfar: cada mañana, cuando estés aún en la cama o nada más levantarte, date a ti mismo las siguientes instrucciones (modificadas como te plazca), y piensa en cada una de ellas durante unos instantes por lo menos antes de pasar a la siguiente.

Sé consciente de que el mundo es lo que crees que es. Decide que tienes el poder de triunfar.

Sé libre, porque no hay límites. Date a ti mismo el derecho de triunfar.

Focaliza, porque la energía fluye hacia dónde va la atención. Aumenta tu deseo de triunfar.

Estate aquí, porque el momento del poder es ahora. Que la voluntad de triunfar empiece ahora mismo.

Alégrate, porque el amor es la fuente del poder. Disfruta y reconoce lo bueno que es eso.

Ten confianza, porque todo el poder procede del interior. Confía siempre en ti mismo.

Sé positivo, porque la eficacia es el indicador del éxito. Espera siempre lo mejor.

Serge Kahili King

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
 tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas 
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad

Responsable: Mercè Lobo
Finalidad: Gestión y moderación de los comentarios
Destinatarios: No se ceden datos, todo queda registrado en esta web
Derechos: acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos
Contacto: info@eltallerdelalma.com
Más información en Política de Privacidad