¿Nos ayuda realmente Pre-ocuparnos? (parte 1)

Etimológicamente la palabra “preocupar” viene del latín “praeoccupare” y significa: “ocupar el pensamiento en algo”.

Sus componentes léxicos son:

– El prefijo “prae”: significa delante, antes.

“Oc”: prefijo derivado de “ob” que indica enfrentamiento.

“Capere”: que significa agarrar o capturar.

Si observamos el origen de la palabra nos viene a decir que preocupación significa “ocuparse de algo antes de que suceda”.

Nos enfrentamos o agarramos a un enfrentamiento (problema) antes de que ocurra. Y esto nos produce ansiedad, malestar, estrés… en definitiva nos desequilibra emocionalmente y físicamente. Y nos priva de vivir el instante presente que es en realidad el único que existe.

Es importante que aprendamos a “Ocuparnos”, no “Pre- ocuparnos”:

Y “Ocuparnos” implica:

Vivir en cada minuto, segundo, instante… de nuestra vida, con positivismo, disfrutando de lo que hacemos, esforzándonos para encontrar una finalidad en lo que hacemos, y simplemente ser conscientes de que lo que hacemos ahora será positivo para lo que vendrá después.

– Intentar en lo máximo posible no dejar cosas pendientes, ya que esta comprobado que si tenemos cosas pendientes en nuestra vida, es imposible vivir al 100 % el momento presente disfrutando al máximo del mismo.

Tener unas metas, sueños, ilusiones… permitiendo que nuestra mente fluya sin tensión, evitando así que nos bloqueemos, sin miedos, sin estrés, sin ansiedad…

Ser plenamente consciente de que se está actuando correctamente, y de esta forma construimos, ya sea una solución, un proyecto… alcanzando en nuestro interior seguridad y confianza de que hacemos lo adecuado en el momento preciso.

Ocuparnos de las cosas, situaciones… cuando llegue el momento, ni antes, ni después.

Saber soltar el asunto cuando sea el momento, quizá más tarde será otro momento para volver a ocuparnos del asunto, situación… pero hemos de saber dejar atrás lo que nos ha ocupado, no cargar con ello, y cuando sea preciso volver a ello, sin dudar que si es necesario ya vendrá por si solo… Esto ocurre si en realidad vivimos intensamente el momento, si hacemos en el momento preciso lo que creemos que debamos hacer… y luego soltar…

Si no hacemos esto caemos en la “Pre- ocupación”:

– Que se basa en ocuparnos de una situación, asunto… que aún no existe. Sólo existe en nuestra imaginación.

– Y se basa en el miedo. Miedo al fracaso, a que no salga bien…

– Al basarnos en el miedo, no permitimos que las cosas fluyan positivamente… creamos inseguridad, bloqueos, y cada vez más miedos…

– Y lo único que logramos es crear aún más problemas, debido al miedo, estrés, ansiedad… que nos provoca la situación. Y esto nos priva de disfrutar el momento presente, lo que ocurre ahora, ya que estamos pensando en lo peor que nos puede pasar en un futuro inexistente.

– Y la mayoría de veces todo lo que imaginamos que puede llegar a pasar, no sucede. Y lo único que hemos logrado es desperdiciar maravillosos momentos de nuestra vida, desperdiciar el ahora que es lo único verdadero. Por pre-ocuparnos de una situación que solo existe en nuestra imaginación, perdemos maravillosos momentos de nuestra vida que habríamos podido vivir sin pre-ocuparnos.

Como siempre te digo:

“Te invito a que leas, busques, mires, oigas… pero solo quédate con lo que resuena en tu corazón. Coge lo que te sirva, deshecha lo que no te sirva y en todo momento sigue tu criterio, pues lo que es útil en este momento para mí, quizá no lo es para ti o viceversa.
Ya no es época de gurús, maestros y creencias universales, es momento de que cada uno nos responsabilicemos plenamente de nuestro proceso y no busquemos nuestra verdad en el exterior, ya que únicamente reside en nuestro interior.”

Con todo mi Amor,
Mercè
Continúa… ¿Nos ayuda realmente Pre-ocuparnos? (Parte 2)

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *