Reflexión sobre la afirmación "Conócete a ti mismo"

Ayer me regale el último libro de Shephem Hawking titulado Breves respuestas a las grandes preguntas, he leído tan solo cinco o seis páginas, pero la conversación con mi hijo sobre el conocimiento hacia uno mismo y sobre las leyes de la naturaleza mientras paseábamos camino a la librería para comprarlo y el principio del libro me dan pie a la reflexión que quiero hacer hoy 11/11/2018.

Me doy cuenta que desde siempre la humanidad entera tiene las mismas preguntas y sigue buscando respuestas…

La afirmación ‘Conócete a ti mismo’ suena muchas veces extraña para el Ser humano de… “todos” los tiempos…

Pretendemos saber muy bien quién somos. Y, si algo (casi todo) se nos escapa, buscamos a la ciencia, a la filosofía, a la cultura, a las instituciones sociales y políticas o a documentos oficiales.

Es evidente, ¡claro! que hay encontramos muchísimas respuesta a nuestra GRANDES preguntas Pero, ¿si esta evidencia tan clara, convalidada por documentos e informaciones, fuera sólo una apariencia, de que es lo más importante… ‘persona’, (en griego antiguo significa máscara), o una alusión a algo más esencial, escondido…?

¿Algo como el diseño insertado en una semilla , de la cual aparece desde el interior la belleza de la flor o la impresionante fuerza de un roble según la semillita que plantemos?

Siempre se ha dicho…

En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros

Y si… ‘Conócete a ti mismo’, se refiere a esta misteriosa posibilidad de que hay ‘algo más esencial’, que permite que sepamos ‘lo que somos, de dónde venimos y adónde vamos’.

Conócete a ti mismo’ es una frase que nos repetimos una y mil veces.. Y se repite una y otra vez mediante enseñanzas disponibles para todos, dependiendo de la fuente de donde buscamos la información dicho de una manera u otra.. hoy me ha nacido compartir/compartirme algunas… de estas reflexiones:

Son las siguientes:

Empiezo con Hermes Trismegisto el gran Sabio egipcio llamado ‘tres veces grande’, elijo a él por la fecha del día (tres veces 11/11/2018=11).

Hermes Trismegisto enseña:

La mente se halla concentrada en Dios. Graba esta verdad en Ti mismo y Dios aparecerá… Haz silencio y en Ti, tendrá lugar el divino nacimiento.

> La intuitiva esencia tuya ha organizado el conjunto, logrando el renacimiento en la deidad a través de la cual, por el conocimiento propio, se logran la Vida y la Luz y, como consecuencia, la Alegría.

>  Piensa que el verdadero bien está en la semilla. El sembrador es tu divina Voluntad creadora . Aquel que participa en este engendro, se convierte en otro Hijo de Dios.

> El Ser humano arquetípico es un Ser divino… es Dios que se encuentra a Sí mismo.

Parte de una inscripción grabada en el frontispicio del templo Apolo de Delfos (Siglo IV a.C.).

El peregrino podía leer:

“Te advierto quienquiera que fueres, ¡oh! Tú, que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo, aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el tesoro de los tesoros.

¡Conócete a ti mismo y conocerás el universo y a los dioses!”

Esta invitación a conocerse a sí mismo ha de enmarcarse (también) en una tradición muy, muy antigua.

>  Se encuentra ya en textos de la Tradición inmemorial, se remonta a más de 26.000 años. Fueron recopilados por primera vez en la India por la Escuela mistérica del Maestro Pantañjali en el siglo III a.C.

A continuación unas frases recopiladas de Santo Tomás enseña :

>  “¿Por qué buscáis Dios fuera de la copa? Está también dentro.”

>  “Al fin de los tiempos, el Cristo no vendrá. Está ya diseminado dentro de la Tierra, esperando para revelarse.”

>  “El mayor de los males es la ignorancia. Desemboca en la muerte.

>  “Dios es el velo del silencio. El silencio produjo palabras por causa nuestra.”

Jesús decía:

>  Si conocéis la verdad os hará libres.

> Se te ha dado pleno poder tanto en el cielo como en la tierra. 

>  Gozas del conocimiento porque es/eres parte de Dios.

Aristóteles decía:

> No sólo se trata de aprender o saber, sino que hace falta experimentar y construir Su propia Sabiduría.

Descubrir el Misterio de SER es más que un proceso intelectual. Es algo mucho más grande que eso.

En lo misterioso, en lo oculto, en la naturaleza, en todas las cosas… el Ser humano busca Su SER interior, “el Retorno a la Totalidad”, la Unidad…

Y así buscamos y buscamos y seguimos buscando y cualquier cosa… como una fecha, acontecimiento etc… Nos sirve de “trampolín” de excusa etc… para el auto-conocimiento, pero esto, nos revela un mundo donde nosotros tenemos que “saber” utilizar o Ser lampara más allá del velo de la “Ilusión porque (Maya) es tan solo una ayuda para que auto-conocimiento a las grandes preguntas que nacen de nuestra ✨curiosidad✨ mente&corazón y esa curiosidad nos hace niños (porque no hay nada más curioso que la inocencia de un niño) y a la vez nos hace adultos emocionales al hacer que RE-nazca del propio interior del Ser, comprendido/comprendiendo, que aprender es bueno y necesario pero al mismo tiempo se a de tener EL conocimiento real de la grandeza en Sí mismo.

Gracias (siempre)
Chary Ramos

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *