La Conciencia de Sus Células: Transformándose a Sí Mismos y Al Mundo de Adentro hacia Afuera

Entrevista de Steve Farrell de Humanity’s Team a Bruce Lipton:

Seminario Acelerando su evolución a través de la ciencia

Steve Farrell: Soy Steve Farrell, el director ejecutivo de Humanity’s Team y estoy aquí con un autor de best-sellers, el biólogo Bruce H. Lipton PhD para hablar sobre La conciencia de sus células: Transformándose a ustedes mismos y al mundo de adentro hacia afuera.

Bruce Lipton: Aprecio la presencia de todos en la audiencia porque son los creadores culturales que están buscando las respuestas para salir de esta situación caótica en la que estamos a crear el Cielo en la Tierra, ese es nuestro objetivo.

Steve: Ese es nuestro destino y como eso puede ser algo muy impreciso, lo haremos lo más tangible posible. Gracias por estar aquí con nosotros. Este programa es parte de nuestra serie webinar llamada Acelerando su evolución a través de la ciencia. Descubrimientos de avanzada que cambiarán su vida y el mundo. Además, habrá presentaciones de Gregg Braden y los directores de HeartMath Deborah Rozman y Howard Martin. Gracias por estar con nosotros. Antes voy a introducir apropiadamente a Bruce H. Lipton PhD. Es un líder mundialmente reconocido por unir la ciencia y el espíritu. Biólogo especializado en células madre, es autor del best-seller “La Biología de la Creencia”. En 2009 recibió el Premio de la Paz. Fue entrevistado cientos de veces por radio y TV y fue el orador principal en conferencias internacionales. El novedoso enfoque científico del Dr. Lipton también transformó su vida personal. Su profunda comprensión de la biología de las células resaltó la forma en que el cerebro controla funciones corporales e implicó la existencia de un espíritu inmortal. Aplicó esta ciencia a su biología personal y descubrió que su bienestar físico mejoró y la calidad en el carácter de su vida diaria mejoró enormemente. El Dr. Lipton ha llevado sus premiadas conferencias de la escuela de medicina al público y ahora es orador principal y presentador de talleres. Da conferencias a profesionales de la medicina convencional y complementaria y al público lego acerca de la ciencia de vanguardia y cómo se ensambla con la medicina de la mente y el cuerpo y los principios espirituales. Ha recibido cientos de informes anecdóticos de miembros de audiencias previas, quienes han mejorado su bienestar corporal, mental y espiritual al aplicar los principios que él analiza en sus conferencias. Es considerado uno de los voceros principales de la nueva biología. Bienvenido a este programa, Bruce, es un placer tenerte aquí con nosotros.

Bruce: Gracias y un saludo especial a todos los que están viendo este programa porque sé que nuestro futuro está en sus manos y tal vez podamos ver ese cielo en la tierra que todos hemos estado buscando. Personalmente, yo lo encontré y no fue accidental, es una ciencia, hay una práctica y me entusiasmé y me aboqué a ello.

Steve: El cielo en la tierra. Es lo que Bruce llama “El Efecto Luna de Miel”. Es un libro maravilloso, dicho sea de paso. Si no lo leyeron, deberían hacerlo. Voy a conducirlos a través de la ciencia de Bruce y entrar en estos cinco tópicos que serán los elementos clave en este evento previo y luego vamos a hablar acerca de este programa apasionante en el que estamos colaborando. La primera pregunta es: ¿Cómo podemos sobreponernos instantáneamente a los pensamientos negativos antes de que venga cualquier energía para ayudarlos a manifestarse?

Bruce: Bueno, tenemos que comprender que la creación que llamamos nuestra vida no viene tanto del exterior, sino que la estamos elaborando desde adentro. Déjame darte un hecho científico antes de despegar. Para mí es muy importante, porque no es una elección, es una simple realidad. Desde 1925, la física cuántica ha reconocido desde el inicio mismo que las experiencias que tenemos en este planeta se deben a la conciencia humana. Y yo dije, Qué lindo, es como la Nueva Era. El 1925 se convirtió en el principio básico en cuanto a la física y quiero enfatizar eso. En el mundo actual no hay ciencia en el planeta Tierra con mayor verdad y validez que la física cuántica. Déjame citar una línea de un artículo publicado en el Journal Nature, la revista científica más prestigiosa de este planeta escrita por un físico del Johns Hopkins de nombre Richard Conn Henry. La última oración es el remate del artículo científico: El universo es inmaterial, es mental y espiritual. Vivan y amen. Y la respuesta es sí, porque es un factor válido de la ciencia. El mundo que vemos es tangible, es una creación, y proviene de nuestra conciencia. Es relevante porque nuestra conciencia está creando, por definición, un cambio en la conciencia y, por definición, cambia esa creación. Y hay una vía biológica. Y me di cuenta de eso hace cincuenta años, en mi investigación, cuando estaba clonando células madre y eso realmente reveló que toda la creencia que estaba enseñando en la Escuela de Medicina, que casi todo el público todavía tiene grabada en su memoria, es que “la vida está controlada por los genes”. Todos aprendimos eso. “Los genes nos controlan erráticamente”. ¿Cuál era la relevancia cuando enseñamos eso en la Escuela de Medicina? Decimos que los genes se activan y desactivan, y que sus genes controlan su comportamiento, sus emociones, su cuerpo físico. Me pregunté: ¿Por qué es relevante eso? Bueno, también enseñamos que esos genes se unieron como resultado de la fertilización del esperma y el óvulo, de modo que hasta donde sabemos, ustedes no escogieron esos genes. Si no les gustan las características, no pueden cambiar los genes, y los genes aparentemente se activan y desactivan por sí mismos. ¿Cuál es la siguiente conclusión de esa ciencia en este campo? Que somos víctimas de nuestra herencia. La ciencia dice que según cuáles sean los genes que se dan en su familia, estas son sus futuras probabilidades, de modo que su vida está programada de antemano en su genética. Y entonces me dije: Eso te hace una víctima, porque no puedes elegir tus genes, no los puedes cambiar, no los puedes controlar. Y cuando les enseñas a las personas que son víctimas, ¡entonces ellas se convierten en víctimas! Se vuelven impotentes porque la vida es un “no puedo hacerlo porque sé que soy una víctima, estoy desvalido y necesito buscar salud, buscar respuestas, salir afuera, alguien me ayudará”. No, no, la nueva física, la nueva biología, viene del interior y se exterioriza. La relevancia es sencillamente esta: ¿Quieren cambiar su vida? No esperen que vengan de afuera a cambiarla. Está siendo creada desde el interior. ¡Ustedes son los creadores! La suerte de la célula no está determinada por los genes, está determinada por el ambiente en el que viven las células. Y eso introduce el hecho de que la biología y el ambiente están totalmente conectados en ese sentido. Si cambiamos nuestra percepción del entorno y cómo respondemos a él, cambiamos nuestra biología. La conclusión es simple y espero que breve. Menos del 1% de las enfermedades en este planeta se deben a la genética. Increíble. ¿Cómo puede ser posible? ¡Casi toda nuestra investigación está centrada en la genética! Solo el 1% es genético. El resto de nuestra vida está modelada por nuestra consciencia y nuestra reacción al medio ambiente y a nuestras percepciones. Somos nosotros los que estamos controlando eso. Y si cambiamos nuestra conciencia y nuestras percepciones, súbitamente cambiamos nuestra creación. Y eso es lo que el público debe saber, porque la nueva visión es la maestría.  Si cambio mis pensamientos cambio mis genes y tengo el control. Absolutamente. Debe saberse, porque si no, no hay nada que hacer excepto ser víctimas a merced de este mundo loco. Y la verdad es que no somos víctimas, somos creadores. La conclusión es simple. Veámoslo así. El libro El Efecto Luna de Miel describe algo que la mayoría en el planeta ha experimentado. Todos los días, mi vida pueden ser una porquería, hasta que un día conozco a una persona, una pareja, y comprendo que es el amor que estaba buscando. Veinticuatro horas después de conocer a esta persona mi vida cambia por completo. Mi vida era un asco y después de conocerla, veinticuatro horas después, es el cielo en la tierra. La comida es buena, la música es genial, incluso el trabajo que no toleraba ya no es tan malo. Estoy enamorado, estoy feliz. Estoy experimentando el cielo en la tierra. Lo llamamos luna de miel. En veinticuatro horas pasé del infierno en la tierra al cielo en la tierra. Asombroso. Y la respuesta es que ahora la ciencia reconoce que, en ese período de veinticuatro horas, cambiamos el control de nuestras vidas del subconsciente que la controla el 95% del tiempo a la mente consciente. ¿Cuál es la diferencia? El asunto es que el 75% del programa que hemos descargado en la mente subconsciente nos está des-empoderando, auto-saboteando y limitando los comportamientos. Así que, si están operando desde el subconsciente, ya están en lucha. Si se enamoran, dejan de reproducir el programa y comienzan a funcionar desde la mente creadora consciente. Lo llamamos estar plenamente conscientes (mindful). Al detener el programa, en veinticuatro horas su creación pasó de la nadería al cielo en la tierra. No fue un accidente, ustedes lo crearon. Y si bien la luna de miel no parece durar, si comprenden cómo ir atrás y permanecer plenamente conscientes, la luna de miel dura para siempre. En otras palabras, el cielo no es un destino después de la vida, el cielo es el momento presente, y cuando observan el infierno que los rodea no es porque haya un infierno afuera, es que hemos sido programados para aceptarlo. Y en cuanto lo sueltan porque se enamoran, todo ese programa desaparece, su mente está al volante conduciendo vida, creando lo que quieren y desean, creando la luna de miel del cielo en la tierra.

Steve: Permíteme intervenir, porque creo que estás comenzando a hablar de crear una programación subconsciente que te ayude a lograr tus metas.

Bruce: Sí. ¿Quieres que hable del programa subconsciente que se interpone?

Steve: Sí, y también de cómo crear una programación subconsciente que te ayude a lograr tus metas. Estamos modelando aquí nuestra programación subconsciente.

Bruce: Bueno, de esto se trata. Esta analogía funciona rápido: Compré un Ipod que tiene una pantalla táctil delante donde puedes poner una lista de reproducción, ajustar el ecualizador, adelantar la reproducción, retroceder, todos los ajustes creativos. Tocas la pantalla y creas una lista de reproducción. De modo que saqué el Ipod nuevo de la caja, apreté Reproducir y no pasó nada. Como dinosaurio que soy, me lamenté por haber gastado dinero en una cosa estúpida que no funcionaba cuando se me acercó un niño de siete años y me dijo: Señor, no descargó ninguna música, no va a poder reproducirla. Uno tiene que descargar los programas primero y luego volverse creativo y crear la lista de reproducción. Si no hay nada en la memoria del Ipod y aprieto Play, ¿qué va a reproducir? Nada. Primero tengo que introducir los programas para luego poder crear una lista de reproducción y usarlo. Lo mismo sucede con la mente. La mente consciente es la pantalla táctil. Puedo hacer lo que quiera, crear el cielo en la tierra, está en mi naturaleza creativa. Pero si no tengo ningún programa, no puedo crear nada. ¿Y dónde obtengo los programas para ser un creador? La respuesta es que, durante los siete primeros años de tu vida, el subconsciente está funcionando en la vibración cerebral Theta. El encefalograma puede leer la actividad del cerebro, la consciencia está en una vibración más elevada y Theta está en una vibración inferior por debajo de la conciencia. Esto es relevante porque el cerebro de un niño hasta los siete años ni siquiera está en la consciencia, está en Theta descargando programas durante siete años. Y una vez que los programas están instalados a los siete años, aparece la consciencia y dice: Déjame dirigir mi vida, y pregunta ¿Con qué comienzo? ¿Cuáles son los programas? Y empezamos a funcionar a partir de esos programas. Pero a medida que envejecemos, podemos cambiar los programas, podemos crear nuevos. Si no lo hacemos, podemos vivir de los programas existentes, y el 95% de nuestra vida provendrá de los programas. ¿Es una ciencia nueva?, preguntarán algunos. Sí, básicamente, la forma en que funciona el cerebro creando nuevos programas es una ciencia nueva. Pero la idea no es nueva, ha estado aquí desde hace 400 años. Los jesuitas decían: Denme un niño hasta que tenga siete años y les mostraré al hombre. ¿Qué significa? Que, si educan a un niño con programas durante los primeros siete años, el 95% de la vida de esa persona provendrá directamente de los programas y se convertirán en el programa. De modo que cualquiera sea la educación que recibamos los primeros siete años, eso le dará forma al resto de nuestra vida hasta que dejemos de ejecutar el programa. Y eso es lo que sucede en la luna de miel. Su vida no fue buena debido a los malos programas y repentinamente tienen el cielo en la tierra porque dejaron de ejecutar el mal programa. Y ni bien lo hacen, se convierten en creadores y crean el cielo en la tierra. En primer lugar, ¡eso estuvo disponible todos los días de su vida! ¡Se interpuso un maldito programa! Pero pueden cambiar esos programas. Y entonces surge la gran cuestión. En realidad, fuimos programados en el último trimestre de gestación. Véanlo así: Si una madre embarazada está tocándole música al feto, y la toca una y otra vez, en cuanto el bebé salga del canal de parto, si escucha esa música, su atención será atraída hacia la música porque la aprendió desde antes de nacer. Ese trimestre también estuvo formando el comportamiento que expresará, y durante los siete primeros años descargará los programas y comportamientos de otras personas, porque así es como aprendemos. Para aprender a comportarse, observará cómo se comportan sus padres y ellos le indicarán si hace algo mal. ¿Cómo aprende? Grabando su comportamiento.

Los principales programas en nuestra mente subconsciente no provienen de nosotros mismos, los copiamos de otras personas. ¿Y por qué es relevante? ¿Porque las otras personas tienen problemas? Porque las demás personas no tienen los mismos deseos y aspiraciones, y si no tienen los deseos y aspiraciones que deseamos, nunca vamos a lograr nuestro propósito. Y súbitamente nos damos cuenta de que, si vamos a reproducir ese programa, el 95% de nuestras vidas va a provenir de él. ¡Dios mío, estoy creando una vida sin utilizar siquiera mis deseos y anhelos! ¡Estoy creando una vida en el programa!

Estoy tratando de ayudarlos a entender esto, no les digo que necesitan ver a un psicólogo o a un psiquiatra y llorar hasta el cansancio durante 20 o 30 sesiones tratando de figurarse cuál es el programa. Háganlo realmente rápido y fácil. ¡El 95% de su vida proviene de su programa en este instante! Observen su vida. Es una copia impresa de su programa. El 95% de todo lo que está sucediendo proviene de su programa y ustedes no saben dónde están sus programas. Bueno, si su vida es una copia de sus programas, entonces sí saben dónde están. Es simple.

Steve: Estás entrando directamente en el tercer tema que es cómo obtener control sobre el poder de tu mente tanto para sanar como para crear enfermedad y el poder de tu mente para no crear enfermedad y, por supuesto, para sanar. Estuvimos hablando de esto antes de salir al aire y quería encuadrarlo.

Bruce: Volvamos atrás porque dijiste algo muy importante que pienso que deberíamos enfatizar antes de llevarlo al siguiente nivel. Y es el poder de la mente para crear vida. Si digo: Mis pensamientos están creando vida, esa es la primera percepción de la física cuántica. ¿Puedo probarlo? Totalmente, se lo llama el Efecto Placebo. ¿Qué es? Bueno, si tengo cierta enfermedad y el médico me da unas píldoras asegurándome que esas píldoras púrpuras son el último descubrimiento, el más grandioso. Ante mi asombro, el médico me dice que es la píldora que va a sanarme. Me entusiasmo, la tomo, me sano y vuelvo a verlo y el médico que me dice que la píldora es de azúcar. “¿Me sanó una píldora de azúcar?” “No, la noción de la píldora lo sanó, el azúcar no le hizo nada”.  ¿De dónde vino la sanación? De mi mente. Me formé la imagen mental de que, si tomaba esa píldora púrpura, me sanaría. Y se manifestó. ¿Cuál es el punto? Que no fue la píldora, fue el pensamiento. Se lo llama placebo. El pensamiento positivo crea un resultado positivo. El placebo es el resultado de un pensamiento positivo: Me voy a sanar, voy a estar bien. ¿Y qué hay del pensamiento negativo? El pensamiento negativo es igualmente poderoso para crear vida. La diferencia es que el pensamiento positivo los lleva al destino que quieren y el pensamiento negativo los lleva a un destino que no quieren. Lo relevante es que ambos resultados son creados por el pensamiento, sea positivo o negativo. El positivo expresa el placebo; el pensamiento negativo genera los problemas en su vida, desde la enfermedad hasta las malas relaciones, el pésimo programa de su trabajo, lo que sea, todo lo negativo de su vida, se debe a que tienen programas negativos y a su manifestación, los científicos la denominan nocebo. El poder de su pensamiento controla su vida. El resultado dependerá de la orientación del pensamiento: positivo o negativo. El pensamiento positivo lleva a la sanación, el negativo a la enfermedad. Ambas provienen del pensamiento, en primer lugar. Y ese pensamiento viene de la mente y aquí el problema en el que el 95% de la expresión de nuestra vida proviene de la parte programada de la mente, del subconsciente; es una copia.

Cuando observas tu vida, es una creación de tu programa, es una copia. Entonces, ¿cuál es tu programa? Es muy sencillo. Las cosas que te gustan y disfrutas vienen a tu vida por una sola razón, porque tienes un programa que espera verlas. En contraste, todas las cosas de tu vida en las que tuviste que poner mucho esfuerzo para que sucediese algo, trabajar duro, luchar –y esta es la conclusión– no están sostenidas por el subconsciente, de modo que cuando luchas para conseguir lo que quieres, no es una lucha entre tú y el mundo exterior, es una lucha entre tú y tu programa interior. Es un círculo que gira en tu mente. “¿Mi vida no es grandiosa? ¿Soy una víctima?” “No, no –respondo– tú eres el creador”. Aceptamos fácilmente que creamos la salud con un placebo. ¿Y la enfermedad? ¿Y la parte negativa? “No, yo no creé eso”. “Claro que sí. Es lo mismo que el placebo, solo que va en la dirección opuesta, el nocebo, tu enfermedad, tu lucha, lo que sea”. “El Universo hizo eso, es obra del Universo”. “Si dices que no tienes poder sobre eso, entonces no lo tienes. Esa es tu creencia, crees que eres una víctima”. Y programamos a las personas para que sean víctimas.

Steve: Ahora entramos de lleno en el cuarto tema que es cómo superar la programación hereditaria y de desarrollo que puede crear un linaje de enfermedad. Esto es sumamente importante porque muchas personas se conforman porque les transmitieron esos genes, esa mente colectiva, y es algo con lo que tienen que convivir.

Bruce: Lo importante es que nos trasmitieron un programa sobre los genes, nos transmitieron un programa en el que los genes se activan y desactivan por sí mismos, y en esa expresión controlan nuestra vida y no tenemos control alguno. Se activa un gen del cáncer y tenemos la enfermedad. ¡Maldición, tengo cáncer, soy una víctima! ¡Los genes hicieron eso! En primer lugar, menos del 1% de las enfermedades están conectadas a los genes siquiera. De modo que lo primero que hay que hacer es no enfocarse en que el problema es de los genes. Solo un 1% puede decir legítimamente que su vida está interferida por los genes. El 99% de nosotros llegó aquí con un conjunto de genes que tienen una existencia feliz, saludable, amorosa, maravillosa. Entonces, ¿de dónde viene la crisis de salud si tenemos los genes correctos? La creencia de que los genes se activan y desactivan y controlan cómo se expresan, es completamente falsa. El gen es un diseño, no se conecta y desconecta. Es un modelo para crear una parte del cuerpo llamada proteína. Las células están compuestas de proteínas, las 100.000 partes diferentes que se ensamblan y cargan aquí como biología. Venimos de 100.000 proteínas. Las proteínas son moléculas complejas. ¿Cómo se fabrican las proteínas? Cuando se desgastan, hay que reemplazarlas. El ADN es el diseño para fabricar las proteínas. Si van al estudio de un arquitecto que está trabajando sobre un plano y ustedes se inclinan y le preguntan si su diseño está activado o desactivado, les va a preguntar si están locos. ¡Es un diseño, no se activa y desactiva! Exacto. El gen es un diseño, no se conecta y desconecta. La vieja creencia llamada Determinismo Genético, donde se los programa sin que ustedes se involucren, donde son víctimas de su herencia, donde hay cáncer en su familia, o enfermedades cardíacas, o diabetes tipo 2 hace que se atemoricen. ¡Ay Dios mío, tengo el gen! En primer lugar, no existe un gen del cáncer, del ataque cardíaco, de la diabetes tipo 2. Todas esas enfermedades son el resultado de no vivir en armonía con el planeta.  Su expresión física es un complemento de la forma en que reaccionan a la vida. Si viven en el temor, no van a estar sanos. Si viven con total optimismo, tienen pensamientos positivos, su vida es un placebo, el cielo en la tierra, que es lo que desean. Uno crea el placebo. ¿Tiene que ser la salud? No, puede ser la vida. Pero viene de la mente. Tenemos genes que son diseños para fabricar las proteínas y si podemos cambiar el programa, podemos cambiar nuestra vida. Ese es el punto. La vieja creencia dice que esa es su vida; este gen causa esto, el otro gen causa aquello. Falso. Los genes son diseños, nuestro cerebro es el contratista. “¿Eso es lo que quieres usar con el proyecto?”. “Sí, pero lo quiero cambiar un poco”. Y el arquitecto dice: “Puedo cambiarlo, puedo modificar el plano”.  El diseño no se modifica por sí solo, el arquitecto es quien lo hace. Según la vieja historia, los genes controlan nuestra vida, son los planos que solo leemos y expresamos. Según la nueva historia, nosotros somos los arquitectos, leemos los planos, los podemos cambiar, y a eso se debe que el 99% de los casos de cáncer no tengan una conexión genética. “Un momento, ¿el 99% de la población sana nunca tiene cáncer?” “Así es”. “¿Entonces de dónde diablos viene?” “De la forma en que responden a la vida, de cómo modifican un gen sano con el nocebo de un pensamiento negativo creando una consecuencia negativa”. Los genes no determinan mi vida. Mi mente como arquitecto tiene un plano, y mi vida coincidirá con el modelo. Cualquiera sea la imagen en mi mente, mi cuerpo se volverá un complemento de eso.

Steve: Te referiste un poco a cómo atraer relaciones de luna de miel a cada ámbito de la vida. Creo que podemos adentrarnos en eso porque es algo hermoso y realmente le habla a la oportunidad aquí. Hablaste de la intencionalidad y la disciplina de la mente y aquí hablas de los beneficios que se pueden generar si creamos un proceso para hacerlo.

Bruce: Tal cual, si solo soy un creador, porque si tan solo soy una víctima, estoy despojándome de mi creatividad. Si ocurre algo, no tengo nada que ver con ello. Eso es des-empoderarse al más alto nivel, porque por definición, víctima significa indefenso. ¡No están indefensos, están creando! Si no les gusta la vida que están creando, ustedes son los que tienen que cambiarla, nadie más va a hacerlo a menos que ustedes estén dispuestos a cambiarla. Y si cambian su manera de pensar, cambian su programa, están cambiando y controlando su vida. De modo que todo el mensaje que tenemos que dar aquí es: Examinen su vida, si no funciona bien, dejen de culpar a lo externo, porque eso significa que ustedes no tienen ninguna responsabilidad. Pero si tengo responsabilidad, no me tengo que enojar conmigo mismo por las cosas malas, porque también reconozco esto: tengo programas de otras personas y los estuve reproduciendo. ¿Soy culpable por reproducirlos? ¿Sabía que estaba haciéndolo? Si no sabía que estaba ejecutando programas ajenos, ¿cómo puedo ser culpable? ¡Nadie me lo dijo! Pero ahora lo estamos diciendo. Tienes programas que están creando tu vida. Si no te gusta el carácter de tu vida, puedes modificar el programa. Eso se llama Epigenética vs. Genética. En la genética, el diseño es tu vida. En la Epigenética, tu mente es el arquitecto y puede modificar el modelo. Cada gen es un diseño para la proteína. ¡Se pueden crear más de 3.000 variaciones de una proteína con el mismo diseño, pero cambiando la percepción! Por eso digo que solo un 1% nace con el gen que puede causar una enfermedad. El resto de las enfermedades vinieron de personas que murieron con genes normales, debido a modificaciones arquitectónicas de su sistema de creencias que modificaron los genes para tener una enfermedad. Si no aceptan la responsabilidad hay un problema, porque nunca se van a librar de la enfermedad, porque en primer lugar creen que no tienen nada que ver y la van a tener para siempre. Y quieren librarse de ella. Acepten la responsabilidad. Estoy involucrado, pero ahora lo sé. Creo que esa es la parte difícil. Muchos dicen: ¡Dios mío, yo creé mi cáncer! ¡Ay, Dios mío!, ¡Yo creé esas cosas! Y se sienten culpables, y les da vergüenza. Estas palabras son muy críticas, van en otra caja. Las palabras vergüenza, reproche, culpa, víctima, tienen algo en común que tienen que entender. Ustedes hacen lo que están haciendo con conocimiento. Pero si elijo hacerlo de la manera incorrecta, soy culpable. Sé que la culpa es mía. Sé que hay una manera correcta, pero decidí hacerlo de la manera incorrecta para que me puedan echar la culpa. Soy una víctima, porque hay una manera correcta de hacerlo y no la estoy utilizando. Las palabras vergüenza, reproche, culpa, víctima, hacen que las personas tengan temor de responsabilizarse porque no quieren aceptar que crearon su enfermedad. Esas palabras no se aplican porque por definición implican ante todo que ustedes tenían conocimiento de cómo funcionaba la cosa y que lo ignoraron y decidieron hacer otra, y en ese caso esas palabras se pueden aplicar. Pero si no tenían conocimiento, si lo ignoraban y esto se estaba desarrollando, ¿cómo se los puede culpar por eso? Nadie les dio la información correcta, no se los dijo nadie, por eso les digo que son inocentes. No me puedo culpar por el cáncer en mi pasado. Nadie me dijo siquiera que yo estaba involucrado. De haberlo sabido, hubiera podido evitarlo. Tienen que asumir responsabilidades, pero no por lo que ocurrió en el pasado, cuando no tenían información de lo que era correcto. Estaban haciendo lo que fuese que era el programa. Pero ¿saben algo? A partir de este momento tienen nueva información. Ustedes están creando esto. Si no les gusta, es responsabilidad suya cambiarlo. ¿Fueron responsables por el pasado? No. Era un programa y yo no conocía nada mejor, pero Bruce acaba de darme la respuesta y ahora soy responsable.

Steve: Gracias por responder a estos cinco temas y esta es solo la plataforma para hablar de esta colaboración contigo y con Gregg Braden y los directores de HeartMath, Deborah Rozman y Howard Martin. Se necesita un mapa, hay trabajo que es necesario hacer, algo de disciplina, algo de intención y se necesitan sherpas que puedan ayudar a las personas a llegar a la cima de esta montaña del auto-empoderamiento. Y tú eres un sherpa increíble, Bruce.

Bruce: Me encanta la cima de la montaña porque la vista es mucho mejor ahí, así que vayamos ahora mismo.

Steve: Gracias por compartir esta sabiduría que es increíblemente poderosa, da vuelta todo. Por eso quisimos crear este nuevo programa para profundizar en esto y crear las herramientas del auto-empoderamiento para las personas que entran de lleno en esto. Creo que podríamos continuar y crear un segmento y hablar de eso. Tú pasaste semanas con Gregg Braden hablando del programa y del nombre que debíamos darle: La ciencia del auto-empoderamiento: La conciencia celular (Bruce), la inteligencia del corazón (HeartMath) y la historia humana sin contar (Gregg). Vamos a desembalarla aquí. Pero antes, aprovechando que estamos con Bruce en la cima de la montaña, ¿qué puedes decirnos de tus ocho segmentos?, porque no creo que hayas hecho nada parecido nunca.

Bruce: No. Lo interesante acerca de este programa es que generalmente expongo la ciencia y me voy a casa. Pero faltaba cómo aplicar la ciencia, qué aprenden de la ciencia, que pueden hacer con ella. Hay una parte de aplicación de la ciencia además de escuchar la información científica, así que en esa presentación que estamos brindando y a la que todos estamos contribuyendo, también le agregamos cómo nos afecta a nivel personal. ¿Cómo me transformé? Yo no era feliz y veía al mundo como una lucha diaria. Tengo una buena programación en mi trabajo y en mi carrera y me va fantásticamente. Pero tenía un mal programa respecto a mis relaciones y mi propia familia. Eso es lo que descargué en mi familia, y no soy el único; la gran mayoría de nosotros venimos de programas de limitación y auto-sabotaje. De modo que solo experimenté el resultado de mi vida. No era feliz, estaba intentando perseguir la felicidad, incluso dejé ir el amor como concepto porque pensé que luego de intentarlo y fracasar tanto, quizá y el amor solo era una película, no era real. Cuando empecé a aplicar la ciencia y examiné mi vida y lo qué estaba ocurriendo en ella exteriormente y comencé a conectarme interiormente con lo que eran los programas, me dije: Espera un minuto, yo puedo cambiar eso. Y así fue. Y de ahí en más no hubo nadie más feliz desde entonces que este que está sentado justo aquí, tomando este conocimiento de mi creador consciente y convirtiéndolo en mi programa. Y una vez que se convirtió en mi programa, de repente, el amor estaba en todas partes en mi vida, amor de todo tipo, amor a la familia, amor a la comunidad, amor individual. Y no estaba allí hasta que comencé a aplicar la ciencia. No es accidental, lo estoy creando utilizando la ciencia. Y eso es todo. No buscaba una inclinación espiritual. A decir verdad, como científico no era nada espiritual; no era necesario hablar de espiritualidad en la ciencia, tenía un mecanismo, proteínas, ADN, moléculas, genes, lo que fuera. Podía explicarlo a través de eso. ¿Necesitaba traer al espíritu? No. De modo que mi vida carecía de espíritu. Pero una vez que comprendí el mecanismo de cómo y quién soy yo comparado con mi cuerpo y lo que es él, me dije, Dios mío, esta biología es un traje de realidad virtual. Mi conciencia entra dentro de este traje biológico. Yo no era una persona espiritual cuando vi el mecanismo físico que había, del que hablaré especialmente en el programa, un cuerpo físico que descarga una vibración, una transmisión. Como analogía, el cuerpo es un televisor, mi espíritu es la transmisión y hay antenas en mi cuerpo que recogen esa transmisión y me permiten ejecutar el programa. Y de repente comienzo a darme cuenta y digo: ¡Oh!, ¡Dios mío, la transmisión ni siquiera está en el cuerpo!, ¡está fuera de él! ¡Bruce, como una identidad única no está en el cuerpo! ¡No estoy en mi cuerpo, mi identidad es una transmisión! ¡Incluso puedo morirme; ni siquiera estoy aquí! El cuerpo muere. Es como ver un programa de televisión; el televisor está muerto, no funciona más. ¿La transmisión todavía está allí? Buena pregunta. Por supuesto que sí. Si buscan otro televisor, lo enchufan y lo sintonizan en la misma estación y el espectáculo todavía está emitiéndose. Yo soy una transmisión recogida por este televisor biológico y si muero, la transmisión todavía está allí, el cuerpo se fue, así que no me ven más, no estoy aquí en ese sentido. Si aparece un embrión, tiene el mismo conjunto de receptores propios, como los que tengo yo ahora. Cada uno de nosotros tiene un registro de la combinación de los receptores propios, un número PIN para entrar en el cuerpo y los míos son diferentes de los suyos, por eso mi consciencia está conduciendo mi cuerpo y la suya está dirigiendo su cuerpo y podemos estar uno al lado del otro y no es el exterior, es la transmisión que está llegando. De modo que vi el objetivo de la espiritualidad de eso y cuando lo vi comprendí que yo no podía morir. Esa fue la cosa más importante que me cambió la vida. Es necesario que se sepa desde la más tierna infancia, porque cuando ven morir a su mascota preferida, a su pez dorado, a su perro, piensan: ¡Somos mortales! ¡Morimos! Y eso nos cambia muchísimo la biología, porque nos pone a la defensiva por el resto de nuestra vida. ¿Y saben cuánta energía es esa? Si dejamos ir ese miedo aparece ese rayo de energía. ¡Oh¡, ¡mi Dios, cuánta energía! ¡No puedo creerlo! ¿Dónde estaba? Estaba siendo usada inconscientemente para proteger nuestra mortalidad.

Steve: Voy a leer los primeros párrafos que indican los tópicos que se cubrirán en el programa titulado La ciencia del auto-empoderamiento: La consciencia celular, la inteligencia del corazón y la historia humana sin contar. Es un programa totalmente nuevo de ocho semanas y veinticuatro módulos en el que estuvimos trabajando durante mucho tiempo. Y voy a leer el principio, porque creo que eso afirma algunas de las cosas de las que habló Bruce. Un creciente cúmulo de evidencia científica sugiere que las capacidades avanzadas están integradas en ustedes a nivel celular. Aprendan a dominar sencillas técnicas basadas en la ciencia que les permitirán acceder a esas capacidades, profundizar su conexión con los demás y con el Universo mismo, dirigir su propio destino y vivir una vida más saludable y más empoderada. Los primeros ocho módulos presentados por Bruce se titulan La consciencia celular. Luego siguen los ocho de Gregg titulados La historia humana sin contar y luego la tercera parte, La inteligencia del corazón, de los directores de HeartMath Débora Rozman y Howard Martin. Utilicen la percepción de su entorno para controlar sus genes y hacer realidad las posibilidades. Accedan al poder creativo sin explotar de la mente consciente. Y algo de lo que estuvo hablando Bruce: Enfoquen sus pensamientos de una manera que los ayude a convertir las cosas. Superen la “programación” familiar y de desarrollo que pueda estar frenándolos. No voy a leerlo todo, pero hay mucho aquí porque reunimos a cuatro científicos con su proceso para crear auto-empoderamiento. Bruce, ¿quieres decir algo acerca de tus 8 módulos? (1. Vieja ciencia del siglo XX: Limitación; 2. Nueva ciencia del siglo XXI: Empoderamiento; 3. Nueva física: Buenas vibras/malas vibras; De arriba-abajo: La conformación de la biología: 5. De adentro hacia afuera: La conformación de la vida; 6. La Matrix: De veras; 7. Tomando la píldora roja: El efecto Luna de Miel: 8. La biología del espíritu: Una historia de la inmortalidad).

Bruce: En la civilización occidental ¿quién aporta las verdades? Antiguamente, las verdades provenían de la iglesia y de sus emisarios. Los sacerdotes y clérigos nos daban la verdad. Pero después de Darwin eso cambió y ahora la ciencia provee la verdad. Hoy en día, cuando observamos algo, nos preguntamos si tiene validez científica. Así que ajustamos o comprobamos su validez teniendo en cuenta su carácter científico. El conocimiento es poder y la ciencia está brindando nuevos conocimientos que realmente nos empoderan. Y si el público no sabe de este conocimiento, todavía sigue operando con la convicción de ser una víctima. Esta es una época de agitación evolutiva y hay una nueva ciencia que nos revela cómo somos poderosos, cómo funciona esto. Porque si no tienen idea de cómo funciona, todo lo que hacen es vagar por el desierto tratando de figurarse cómo ocurrió lo que estaban buscando. Si tienen conocimiento, y el conocimiento es poder, pueden usar ese conocimiento y crear el mundo que desean. El corolario es que la falta de conocimiento es la falta de poder. Como público, en los 1990’s se nos privó de la ciencia de avanzada. En 1925, la física cuántica reveló que la creencia de que somos víctimas de este mundo es completamente falsa desde la física a la biología, y que somos creadores. Si no tenemos ese conocimiento, no tenemos ese poder. De modo que Steve, Humanity’s Team, nos está dando a todos, a Gregg, a Débora, a Howard y a mí la oportunidad de decir cuál es la nueva ciencia, el nuevo conocimiento, el nuevo poder. Porque si lo comprenden, entonces están empoderados. Este es el autoconocimiento, el auto-empoderamiento. Todo este programa trata de eso. Y si se preguntan si funciona, pueden mirar alrededor y ver mis más de cuarenta años de víctima y los treinta posteriores de creador.

Steve: Son dos vidas diferentes.

Bruce: Soy un co-creador de mi realidad. Y una vez que tomé el control manual, lo que está descrito en el programa del que hablamos, de pronto pude ejercer ese poder. Sin ningún conocimiento, no había poder. Entre todos estamos ofreciendo la oportunidad del auto-empoderamiento a través del autoconocimiento, cómo funciona. ¡Y lo hermoso de esto es que funciona! Porque al principio yo no lo creía, no era una persona espiritual, solo estaba en que los genes controlaban la vida. Nueva vida, nuevo conocimiento, y es la cosa más emocionante y es el destino de nuestro planeta. Por eso la Tierra está experimentando una agitación caótica en este momento, porque como civilización hemos estado viviendo en los programas y creencias destructivos. Y no solo estamos destruyendo la civilización humana. Estamos destruyendo el medio ambiente y las personas han perdido sus realidades. Nosotros somos una expresión del medio ambiente. Si lo destruimos, nos destruimos a nosotros mismos. En este instante estamos en una crisis, en lo que llamamos la sexta extinción masiva de la vida en este planeta. Cinco veces en la historia de este planeta la vida estaba prosperando y entonces algún acontecimiento catastrófico borró el 75% de la vida en el planeta. Un hecho simple. Hicieron un relevamiento de cuántos animales había en 1870 y hace dos años lo repitieron. La población total de animales se redujo en un 62%. En comparación, ahora solo tenemos un tercio de los animales. Eso indica que está en marcha la extinción masiva. Tenemos que reconocer que cuando el medio ambiente se va, nosotros también. Eso significa que ahora que sabemos que los seres humanos somos los responsables de esta extinción de animales debido a la forma que nos comportamos entre nosotros y tratamos a nuestro entorno, entonces hay una sola salida: aprendamos algo de ciencia nueva.

Steve: Bruce estuvo enfocándose en que nosotros tomamos el control de nuestras transmisiones, pero también toda la dimensión colectiva de cómo creamos el cielo en la tierra. Ambas están referidas a cómo tomamos el control de nuestras vidas individualmente, pero ¿cómo lo hacemos colectivamente y creamos el cielo en la tierra? Quiero decir algunas cosas sumamente emocionantes. Bruce aludió a esto antes cuando dijo que los cuatro están trayendo su propia aplicación de este auto-empoderamiento. Ellos usaron la ciencia en sus vidas para convertirse en las personas que quieren ser, para tener la alegría y el bienestar y la dicha y reírse, y todas estas cosas. Es una de las cosas de las que hablamos durante meses para armar este programa de empoderamiento que nos entusiasmaba tanto. Me encanta hacer siempre programas con Bruce porque irradia alegría. Y también hay coherencia. En este caso, La nueva biología de Bruce, La nueva geología de Gregg, y la Ciencia del corazón de HeartMath, son muy coherentes. Por eso pusimos todo junto en este programa con estos cuatro instructores que hablan del auto-empoderamiento y se complementan tanto. Bruce y Gregg decían: ¡No puedo hacer esto y lo estoy haciendo! Y Débora decía lo mismo. Soy una víctima y no puedo hacerlo. Y pudieron. La vida nos da libre albedrío. Otra de las cosas que quiero destacar es que hay orientación en vivo en el programa. Durante el programa de Bruce, él va a dar una orientación en vivo de una hora y lo mismo harán los demás. Por eso los llamo sherpas, porque pueden compartir los problemas que tuvieron y que hay que considerar. Esas sesiones de orientación de una hora son muy importantes. Por supuesto, hay una comunidad privada en Facebook, audios en mp3 para cada módulo, videos gratis y un descuento al comprar el programa. Humanity’s Team es una sociedad sin fines de lucro y nuestro mayor interés –al igual que el de los cuatro participantes– es dar a conocer públicamente esta ciencia del auto-empoderamiento para que les llegue a tantas personas como sea posible. Y además quisimos crear abundancia para el equipo que lo creó. Creo que encontramos una interacción atractiva. Para ver el listado completo de los módulos pueden ir a https://programs.humanitysteam.org/science-program/ Luego quedaré en línea para responder a las preguntas que quieran hacerme. Pero quiero volver aquí a mi compañero. Bruce, ¿tienes algunas poderosas invitaciones o pensamientos que quieras compartir con nuestros espectadores el día de hoy?

Bruce: Bueno, creo que lo más apasionante es que podemos tomar el poder y podemos crear. Hemos estado creando a partir de malos programas. Yo me abrí hace mucho tiempo y si comienzan a crear con esto, entonces en realidad la tierra se convierte en cielo. Y cuando me preguntan qué es el cielo, a mi vez les pregunto cuál es su deseo. Si comenzamos a usarlo para nuestra propia creación, el mundo cambiará ante nuestros ojos y eso es apasionante porque es lo que necesitamos en este momento, ya que el mundo estará enfrentando tiempos muy inciertos en el futuro. Necesitamos recuperar nuestro poder. Llegamos hasta este punto porque entregamos nuestro poder, pero ahora no quiero crear así. Fue interesante porque, como dije antes, como científico no creía en la espiritualidad, no era necesaria ni relevante en ninguna ecuación. Cuando la descubrí, fue una conmoción para mi sistema, porque no creía en ella y repentinamente fui confrontado con su realidad, no a través de la devoción, no estudié durante años para volverme espiritual. En realidad, vi un mecanismo y la forma en que la membrana estaba controlando la célula y cómo mi identidad estaba siendo recogida por antenas externas. Y fue divertido, porque como científico me pregunté: Está bien, también soy una entidad espiritual. ¿Por qué el espíritu está encarnado? ¿Por qué no ser solo espíritu? Y lo divertido para mí fue sentir que la respuesta brotaba de adentro, subía por mi cuerpo y estallaba en mi cabeza. Y la respuesta provino de mis células. Y lo cómico fue que me dije: Jesús, debo tener células judías porque formulé la pregunta. ¿Por qué tener el cuerpo y el espíritu? Y las células me respondieron con una pregunta y parecían células judías divertidas: Bruce, si solo eres un espíritu ¿a qué sabe el chocolate? Y me eché a reír porque comprendí la naturaleza profunda de esa respuesta. El espíritu tiene consciencia, tiene conocimiento. Sí, quisiera crear esto y quisiera crear aquello, pero ¿a qué sabe el chocolate? No está en el campo del espíritu. El chocolate es una manifestación de las células que rompen los elementos químicos del chocolate, los envían al sistema nervioso, los traducen como una vibración y luego los envían de regreso a la fuente. Ver una puesta de sol, saborear chocolate, experimentar el amor, son las consecuencias de un proceso biológico en el cuerpo, con elementos químicos y células, convirtiéndolos en lo que sea, en una vibración, que es enviada de vuelta a la fuente. De modo que el espíritu dice: Me gusta el chocolate, ¿qué gusto tiene? No tengo ni idea. Se necesita un cuerpo para saborear un chocolate. El caso es ¿por qué estoy aquí? Y la respuesta es a) para crear y b) para tener experiencias que le puedo mandar de vuelta a la fuente de lo que esa creación representa físicamente. ¿Cómo se siente el amor? Puedo referirme a él, pero para sentirlo necesito este cuerpo y repentinamente: Oh, Dios mío, vinimos para experimentar la vida, por eso me convertí en un creador y de nosotros depende lo que deseemos crear y experimentar. La vida que estaba llevando, que era esa mala programación, cambió. Entonces, ¿por qué no crear el cielo? ¿Por qué no crear el que tú quieres, Lipton, en lugar de lo que estás experimentando? Esa fue la invitación a abrirme y decir: Apliquen la ciencia que conocen en su mente consciente, es suya para reescribir los programas en su mente subconsciente. Y esa fue la clave que me llevó de ser una víctima del mundo a ser un manifestador del cielo en la tierra.

Steve: Bruce comienza el ciclo del programa con sus módulos y nos conduce a través de su proceso y la forma en que está encarnando esto. Los que hemos estado haciendo programas con Bruce a través del tiempo lo podemos ver en su rostro. ¡Por supuesto que está viviendo en la nueva biología, en la nueva ciencia! Él es nuestro sherpa. Gracias por estar aquí con nosotros.

https://programs.humanitysteam.org/science-program/
Traducción: Susana Peralta
Fuente: El Manantial del Caduceo en La Era del Ahora.
http://www.miencuentroconmigo.com.ar/articulo/la-conciencia-de-sus-celulas-transformandose-a-si-mismos-y-al-mundo-de-adentro-hacia-afuera/

 

Una parte de los artículos publicados en este sitio web son extraídos de la red si usted cree tener los derechos de actor de alguna de nuestras publicaciones le agradecería me escriba y me envié el link donde está el articulo para pasar a retirarlo o Marcarle el derecho de autor le agradezco su buena comprensión y desde ya gracias.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín

Un Comentario
  1. Este artículo es impresionante.
    Debería no solo leerse,sino integrarse su contenido en nuestra mente racional, para darnos cuenta de lo mucho que nos maltratamos al no “escuchar” a nuestro espíritu o Ser superior.
    Me llegó a mis manos un libro escrito por este científico “La Biología de la transformación” y me hizo cambiar la forma de ver el mundo de la materia, integrando la cuántica y la forma en que las “tendencias o patrones” de conducta nos afectan en nuestro cuerpo físico.
    Es brutal!!
    Sàndal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad

Responsable: Mercè Lobo
Finalidad: Gestión y moderación de los comentarios
Destinatarios: No se ceden datos, todo queda registrado en esta web
Derechos: acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos
Contacto: info@eltallerdelalma.com
Más información en Política de Privacidad