15 de agosto de 2019: Luna Llena en Acuario por Sarah Varcas

La magia somos nosotros

La Luna Llena a las 12:30 p.m. UT del 15 de agosto de 2019

Luna llena en Acuario, Urano retrógrado, Venus en Leo

Esta Luna Llena en Acuario podría hacer saltar por los aires algunas de nuestras viejas creencias. Su regente, Urano, se volvió retrógrado el 11 de Agosto y hace cuadratura a Mercurio, mostrándonos cómo funciona nuestra mente y el poder que posee. Esta Luna nos recuerda que no tenemos que aferrarnos a una única creencia o manera de pensar, a menos que así lo elijamos. Y debemos elegir con cuidado, porque lo que ocupa nuestra mente se manifestará también en nuestra vida. Si podemos ser testigos silenciosos de nuestros meandros mentales en esta luna, podremos crear el espacio necesario para observar nuestros pensamientos sin llegar a creerlos, evaluando su valor antes de comprometernos con ellos.

A menudo se dice que “donde va la atención, fluye la energía”. Esta Luna redefine esa afirmación. No es el hecho de prestar atención lo que nos confiere fuerza, sino la calidad de la atención aplicada. Si escuchamos nuestros sentimientos dolorosos con una mente que se alimenta del drama y se identifica con el dolor, entonces nuestra atención no es correcta. Sin embargo, si consideramos los problemas difíciles con un corazón tierno, una perspectiva compasiva, paciencia, perspicacia y el deseo de conocer nuestra verdadera naturaleza, no tendremos que apartar la vista de lo que nos desafía. En cambio, podremos observarlo, sentirlo, envolverlo con una conciencia compasiva y, en última instancia, cambiar nuestra relación con ello.

Crear este espacio en nuestra propia mente, que es una pequeña célula de la vasta conciencia colectiva, es como abrir la ventana para que entre aire fresco en una habitación cerrada, o para que la luz del sol llegue a un espacio oscuro. Creemos en cada fluctuación de nuestra mente con demasiada facilidad, y eso le permite regir nuestras vidas. Y no lo hace en interés de la verdad, sino de las energías de las que se alimenta: miedo, separación, ansiedad, poder, superioridad. La mente es el dominio del ego y, si queremos equilibrar el ego con el espíritu, deberemos conocerlo profundamente, no rendirnos a su poder sin más.

Si nos hemos estado preguntando por qué no podemos llevar a cabo algunos cambios que tenemos pendientes desde hace tiempo, esta Luna nos revelará cómo nos encadenamos a nosotros mismos, ciegos a verdades que en realidad sabemos y sumidos en el auto-sabotaje. Puede ser un despertar brusco, especialmente si la severa luz lunar revela que el obstáculo en cuestión no son circunstancias externas, sino nosotros mismos. Aunque nos resulte difícil de asumir, tan sólo es un empujón del Universo para que reconozcamos nuestro papel. La culpa no nos lleva a ninguna parte, así que, sea lo que sea que salga a la luz en esta Luna, enfréntalo con un corazón amable y amoroso, no uno endurecido y autocrítico.

Por otra parte, podríamos estar demasiado distraídos para prestar atención. Una acumulación de estrés, ansiedad, desesperación o depresión, o el tedioso aburrimiento de una vida en blanco y negro, pueden evitar que reconozcamos el poder del momento presente y la fuerza alquímica que se libera cuando lo vivimos plenamente, sin engaños. Si hemos invertido demasiada energía anticipando un futuro ideal donde todo encaje mágicamente en su lugar, debemos darnos cuenta de que la magia somos nosotros cuando vivimos con un propósito, con una intención clara y buscamos el bien común.

Al oponerse a Venus en Leo, esta Luna puede provocar soledad o cierta sensación de incomprensión. Si podemos resistir la tentación de tomarnos las cosas de forma demasiado personal, esas sensaciones desaparecerán en lugar de inflarse y hacer una montaña de un grano de arena. Hay bastante tensión, así que convienen darnos un descanso y dárselo a los demás. Si es posible, evitemos temas de debate conflictivos y centrémonos en lo que nos une a los demás, no en lo que nos separa de ellos. De lo contrario, podríamos caer en una defensa acalorada de nuestro punto de vista sin tener en cuenta la opinión de otras personas.

Si nos encontramos con resistencias y luchando con presiones externas que amenazan con desviar nuestro rumbo, el discernimiento es clave. No podemos vivir ajenos al mundo y debemos prestar atención a la constante retroalimentación que se da entre nosotros y nuestro entorno. A veces debemos mantenernos firmes ante las presiones externas. En otras ocasiones, esas mismas presiones son un toque divino que nos recuerda que quizá estemos perdiendo el rumbo, desviados o ciegos ante algo que no debemos ignorar. Si la resistencia energiza y aclara nuestra intención, probablemente nos esté manteniendo encaminados. Si nos agota y destruye nuestra paz, distrayéndonos de una acción positiva que podría limpiar telarañas, podríamos estar resistiéndonos a lo que nos hará libres.

Cuidado, también, con la seducción de la certeza ante la confusión actual. Hay cuestiones que nadie puede comprender del todo. Sabiendo que no pasa nada por no saber algo, podemos vivir en paz con la paradoja y abrazar con corazón abierto todas las posibilidades (¡incluso que estábamos equivocados hasta ahora!). Es importante en esta época. Evita la tendencia a actuar en lugar de mirarte hacia adentro. Puede ser más fácil proyectar nuestro estrés sobre las personas que nos rodean, pero cada vez que nos suavizamos ante la tensión, nos acercamos a los demás en vez de alejarnos de ellos. Así, buscamos un terreno común y no un campo de batalla, plantando las semillas de una mente más tranquila que puede separar el trigo de la paja y saber instintivamente qué es lo mejor en momentos difíciles.

Urano, el Gran Despertador y regente de Acuario, podría utilizar giros repentinos del destino para despertarnos del sueño de creer que sabemos quiénes somos. Porque lo que llamamos “destino” suele ser un reflejo de nuestra propia naturaleza, y lo que encontramos “allá afuera” proviene de nuestro interior. Ahora que está retrógrado, está reorganizando ese mundo interior para iluminarlo: historias que nos contamos, creencias que dan forma a nuestras percepciones, dogmas aprendidos de otros, construcciones mentales que nos parecen verdades… Estas creencias, pensamientos, sentimientos y patrones de comportamiento son trampas que involuntariamente creamos en nuestro camino de despertar.

En los próximos cinco meses, Urano retrógrado revelará las raíces internas de nuestras vidas ‘predestinadas’. Es posible que tengamos que enfrentarnos misteriosamente a circunstancias que nos obligan a sumergirnos en niveles cada vez más profundos del Ser. Esta Luna Llena nos recuerda que superar las limitaciones externas es una cosa, pero que sólo eliminando nuestras barreras internas seremos realmente libres.

Sarah Varcas
http://astro-awakenings.co.uk/
Traducción: Rosa García
Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

 

Una parte de los artículos publicados en este sitio web son extraídos de la red si usted cree tener los derechos de actor de alguna de nuestras publicaciones le agradecería me escriba y me envié el link donde está el articulo para pasar a retirarlo o Marcarle el derecho de autor le agradezco su buena comprensión y desde ya gracias.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad

Responsable: Mercè Lobo
Finalidad: Gestión y moderación de los comentarios
Destinatarios: No se ceden datos, todo queda registrado en esta web
Derechos: acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos
Contacto: info@eltallerdelalma.com
Más información en Política de Privacidad