Bifurcaciones en el camino y nuevas bases

“Dos caminos divergieron en un bosque, y yo
… tomé el menos transitado,
y eso marcó la diferencia.”
– Del poema «El camino no transitado», de Robert Frost –

Hoy Saturno se pone directo, comenzando a separarse del Nodo Sur (que siempre va retrógrado), lo que significa una separación final en nuestra realidad de una vieja historia o patrón kármico que ya está completado.

Debido a que Saturno ha estado los últimos 5 meses retrógrado, ha viajado junto al Nodo Sur desde Abril. Normalmente suelen pasar una semana juntos, por lo que es muy inusual que permanezcan en conjunción durante tanto tiempo. Han realizado este recorrido en Capricornio, el territorio natal de Saturno. Es el Capitán Serio de vuelta a casa, en la Ciudad Seria. Si lo hubieran hecho en cualquier otro signo, su diálogo podría haber sido más ligero… Piscis habría sugerido baños curativos o cristales relajantes (la última vez que Saturno y el Nodo Sur estuvieron juntos fue en el signo de Piscis, en 2007). Géminis habría puesto películas divertidas para descansar cada pocos kilómetros (la próxima vez que estarán en conjunción será en Géminis, en 2030), pero su viaje por Capricornio no es muy afortunado. Aunque, visto de otra manera, en realidad ha supuesto un golpe de suerte. Ha sido como una de esas clases que odiábamos en la escuela pero que 20 años más tarde, en perspectiva, podemos decir que nos cambiaron la vida.

Este viaje del Nodo Sur con Saturno le ha dado a 2019 un cierto sabor y una sensación determinada. Ninguno de los dos es precisamente el alma de la fiesta, ni mucho menos. Más bien son como el padre que tiene una conversación seria con su hijo de 30 años que no quiere irse de casa ni crecer para entrar en la edad adulta; como el jefe de empresa que se reúne con los trabajadores que dedican demasiado tiempo a fumar; o como el director que habla con un estudiante que tiene un enorme potencial pero que holgazanea en clase.

Algunos han sentido su influencia con fuerza, para otros ha sido una llamada de atención necesaria para advertirles que es hora de ponerse serios, de ponerse al día y hacer lo necesario para llegar a donde quieren ir. El karma y las consecuencias de las acciones pasadas han sido temas importantes.

El Nodo Sur es como una mochila vieja y familiar llamada «El Pasado». Esta mochila puede representar nuestra zona de confort, cosas que nos parecen naturales (para bien o para mal). También puede representar cuestiones que hemos superado y otras que pueden hacer que nos estanquemos si nos aferramos demasiado a ellas. Puede contener nuestras historias kármicas personales y familiares, nuestros patrones e historial de vidas anteriores.

Algunas personas creen que estamos aquí para soltar nuestros asuntos del Nodo Sur y mudarnos a nuevos y frescos pastizales en el terreno del crecimiento: el Nodo Norte. Pero yo veo los Nodos como los dos extremos de un columpio que necesita estar en equilibrio. La vida no nos permitirá siempre aferrarnos a nuestro acogedor Nodo Sur, pero tampoco tenemos que eliminarlo de nuestras vidas. Al contrario: cuanto más nos aventuremos en nuestro Nodo Norte con valentía, más se nos permitirá abrazar nuestro Nodo Sur de una manera sana y no de manera no saludable o dependiente.

Como ejemplo, supongamos que tu Nodo Sur está en la Casa 4 del Hogar y la Familia, lo que significa que tu Nodo Norte está en la Casa 10 de la Carrera. Por mucho que desees dedicarte a ser ama de casa, tu vida no se configurará en esa dirección. O bien el área del hogar y la familia estarán bloqueados y no florecerán hasta que atiendas tu carrera, o estarás inmersa en el hogar y la familia hasta que, de repente, las circunstancias te obliguen a salir al mundo a hacerte cargo de algunas cosas.

Alcanzamos el equilibrio cuando el Nodo Norte nos da una palmadita en la espalda y nos dice: «Buen trabajo, te has hecho cargo de tu Nodo Norte… AHORA puedes reintegrar el Nodo Sur mejor. Tu éxito profesional te brinda los medios para pasar más tiempo en casa con tus hijos. O tu carrera te permite mantener tu hogar y tu familia de manera más holgada». Cuando están en equilibrio obtienes lo mejor de ambos nodos, norte y sur.

Lo que nos lleva de vuelta al paseo de Saturno con el Nodo Sur. Me viene la imagen de Saturno paseando, con las manos a la espalda, dando sabios consejos:

«Necesitas soltar esto. Es hora de entrar en eso». El Nodo Sur está un poco nervioso, «No estoy seguro de poder hacerlo, nunca lo he hecho antes… estoy un poco asustado… ¿Cómo lo haré? ¿Qué pasa si no puedo?

Saturno, siempre tranquilo, como la voz de la razón, responde: «No te preocupes». Saturno no lo dice porque sea compasivo, sino porque es práctico: «La preocupación no tiene sentido, no te ayudará. En cambio, sí te ayudará tomar decisiones, poner en práctica lo que dices, caminar con la espalda recta, estar alineado con tu camino, marcarte una dirección clara y dejar de decir que quieres una cosa para luego actuar como si quisieras lo contrario. Ánimo».

Nodo Sur, todavía inseguro: «Mmm, está bien».

Saturno: «Quítate la mochila, veamos qué llevas ahí. Conserva las cosas buenas, deshazte del resto».

Nodo Sur: «No puede ser, me va a obligar a hacerlo… «.

Mientras tanto, el Nodo Norte está alegre en el prado, labrando el suelo, preparándolo para las nuevas semillas que plantará en él. «¡Vamos, Nodo Sur!», grita, «Cuanto antes limpies tu mochila, antes podré sembrar. ¡Y cuando llegue la cosecha, la compartiré contigo!»

Nodo Sur: «Mmm…

Este es el viaje que todos hemos emprendido este año. Saturno nos ha hecho vaciar nuestra mochila. Nuestro Nodo Sur se ha colocado a la vista de todos (o, al menos, para que lo veamos nosotros). Hemos sido muy conscientes de los patrones que necesitamos cambiar, de las historias que necesitamos cambiar, de los nuevos hábitos, las nuevas acciones y mentalidades que necesitamos adoptar.

A medida que Saturno se aleja del Nodo Sur nos da la sensación de cerrar un capítulo y de comenzar uno nuevo. Es como si nos dijera: «He hecho todo lo que puedo hacer contigo por el momento. Ya sabes qué tienes que hacer. Tienes todas las herramientas. Volveré en 12 años para ver cómo estás. ¡Tienes todo esto!». Bueno, Saturno no diría esto último, se reserva ese tipo de elogios para cuando le mostremos resultados… ¡pero todos necesitamos un poco de aliento!

Entonces, ¿cómo te ha afectado este recorrido del Nodo Sur y Saturno?

¿Qué se te ha pedido que tomes en serio desde Abril?

¿Qué decisiones te has visto obligado a tomar?

¿Qué acciones has tenido que llevar a cabo?

¿Qué se te ha pedido que hagas? Esas serán las bases para los próximos 12 años (la próxima vez que Saturno se encuentre con el Nodo Sur).

Los últimos cinco meses han sido un regalo… un plazo de tiempo ampliado para que solucionemos en lo posible nuestros temas pendientes antes de una nueva e importante fase de vida. Estas reuniones del Nodo Sur y Saturno son como el área auxiliar donde los autos de carrera acuden a cambiar rápidamente los neumáticos y a una revisión súper rápida antes de salir y dar otra vuelta. Por lo general, se nos concede una semana en el área auxiliar… este año han sido cinco meses.

A medida que vayas saliendo de este periodo, es de esperar que tengas la sensación de que en algún área de tu vida (o en alguna parte de tu subconsciente) ahora está al mando una nueva versión de tu «jefe interior». Nada de volver a caer en viejos patrones, no. Ahora eres una mujer o un hombre con un plan, una mochila más ligera y una nueva motivación para ponerte manos a la obra con el prado de tu Nodo Norte. 

Notarás mayores cambios en las situaciones donde alguna vez hayas renunciado a tu autoridad (un área de vida determinada, o cierto aspecto de ti mismo). Sabrás qué área de vida o qué aspecto es porque será lo que este año te ha estado presionando, diciendo: «¡Es hora de CAMBIAR!»

En el escenario mundial, estamos cambiando nuestra relación con la autoridad. Estamos perdiendo rápidamente la tendencia que existía en décadas anteriores, cuando la mayoría escuchaba, seguía y creía automáticamente a «aquellos con autoridad». Esto sucede por dos razones:

 1) Nuestra evolución natural nos insta a encontrar nuestra propia autoridad interna y

2) Revelación tras revelación, una figura de autoridad tras otra se está desmoronando, una institución tras otra va cayendo de sus pedestales a medida que se expone su verdadera naturaleza.

Una vez que llegue 2020, agárrate el sombrero porque Plutón (demolición total de lo viejo) y Saturno (Rey del Karma) unirán sus fuerzas, haciendo que 2019 parezca un delicioso paseo por el parque. ¡Pero ese será el mensaje de energía de la próxima semana!

Publicado el 19 de septiembre de 2019,
Dana Mrkich
© Dana Mrkich 2019 Se permite compartir este artículo gratuitamente siempre que se acredite la autora y se incluya la URL www.danamrkich.com
Traducción: Rosa García
Fuente: El Manantial del Caduceo

 

Una parte de los artículos publicados en este sitio web son extraídos de la red si usted cree tener los derechos de actor de alguna de nuestras publicaciones le agradecería me escriba y me envié el link donde está el articulo para pasar a retirarlo o Marcarle el derecho de autor le agradezco su buena comprensión y desde ya gracias.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás un correo semanalmente con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *