Cómo Sentirse Bien: Las 3 Claves Universales por Carlos Azuaje

Si te gusta este artículo, por favor considera compartirlo en tu página web, redes sociales, enviando un email, o incluso por WhatsApp con alguien que creas que puede gustarle. Haciéndolo, me estarás ayudando muchísimo y te estaré enormemente agradecido por ello.

¿Te encuentras mal y quieres saber qué hacer para sentirte mejor?

¿Y si te dijera que solo hay 3 cosas fundamentales que puedes hacer para sentirte bien y que, probablemente, lo que necesitas no es hacer algo, sino dejar de hacer algo que estás haciendo (y de lo que no te estás dando cuenta) que te está haciendo sentir mal?

¿Y si te dijera también que los consejos que encontrarás aquí son aplicables a cualquier situación de vida (ya sea sentirse bien con uno mismo, con tu pareja, en el trabajo, en soledad…)?

Pues eso es de lo que voy a hablarte hoy.

Voy a mostrarte la esencia de lo que significa sentirse bien, y estoy seguro de que te ayudará.

Sin embargo, hay dos cosas muy importantes que debes saber para que puedas aplicar esta información correctamente y para que te sirva de verdad. Te las explico al final del artículo, así que asegúrate de leerlo entero.

Empecemos.

Las 3 Causas Universales Que Nos Hacen Sentir Mal

Si te preguntase por qué te sientes mal, probablemente me darías una respuesta que entraría en al menos una de las siguientes categorías:

No tienes algo que quieres tener (dinero, trabajo, amigos, pareja, amor…).

Estás en un lugar o situación en la que no quieres estar (te sientes sola/o, vives o trabajas en un mal sitio, tus condiciones de vida son críticas…).

Las cosas no salen como quieres que salgan (te vienen problemas y más problemas, no obtienes los resultados que esperas, la gente no se comporta como “debería” comportarse…).

Has sufrido una pérdida importante en tu vida (tu pareja te ha dejado, te han despedido del trabajo, ha fallecido un ser querido…).

Hay una parte de ti (física: como tu cuerpo, mental: como la inteligencia, o emocional: como los celos) que no te gusta y que quisieras cambiar.

Hay un evento del pasado que no consigues superar.

Es posible que tu respuesta no esté dentro de ninguna de las categorías anteriores, o que ni siquiera sepas exactamente por qué te sientes mal.

Sin embargo, a pesar de lo que pueda parecerte a simple vista, ninguna de estas cosas es la causa fundamental por la que no te sientes bien.

La causa fundamental es una (o una combinación) de las siguientes 3 causas universales:

Tu atención no está en el momento presente.

No has cambiado algo que puedes cambiar.

No has aceptado algo que no puedes cambiar.

Por supuesto, todo lo demás influye en nuestro estado emocional (duele mucho que alguien a quien quieres te deje, por ejemplo, y preocupa que apenas tengas dinero y recursos para sobrevivir).

Pero si miras a fondo dentro de ti y exploras tus mecanismos mentales, te darás cuenta de que la mayor parte del sufrimiento que sientes no está causado por lo que crees que lo está causando, sino por una de las 3 causas universales que acabas de conocer.

“Nunca estoy disgustado por la razón que creo” – Un Curso de Milagros.

Ahora, voy a explicarte exactamente qué puedes hacer para sentirte mejor.

Cómo Sentirse Bien: Yendo A La Raíz

Hay muchos consejos por ahí sobre cómo sentirse bien:

Haz ejercicio.

Haz algo que te guste.

Escucha buena música.

Entra en contacto con la naturaleza.

Relájate.

Duerme bien.

Haz algo bueno por otra persona.

Cultiva amistades.

Y todo eso está muy bien y puede ayudarte.

Sin embargo (y en realidad), solo debes ocuparte de 3 cosas fundamentales sin las cuales ninguno de esos otros consejos te ayudará a sentirte mejor:

1 – Pon Tu Atención En El Momento Presente

No tienes que creer nada de lo que digo en este artículo (de hecho, no tienes que creer nada de lo que digo en ninguna otra parte), porque todas las cosas que “enseño” pueden ser verificadas por tu propia experiencia.

Así que, en lugar de hablarte sobre la atención, te invito a que hagas una prueba: la próxima vez que te sientas muy bien, feliz, en paz, con los ánimos arriba…, observa: ¿dónde está tu atención en ese momento?

Y la próxima vez que te sientas muy mal, infeliz, desesperada/o, con los ánimos muy bajos…, observa: ¿dónde está tu atención en ese momento?

Si miras con detenimiento, descubrirás que cuando te sientes bien, tu atención está aquí y ahora, y que cuando te sientes mal, tu atención está perdida en el pasado, en el futuro, o en escenarios imaginarios.

Así que el consejo aquí es muy simple:

Hagas lo que hagas (sin importar si es algo agradable o desagradable, bueno o malo, divertido o inaguantable…), centra tu atención en el momento presente.

Este artículo (secciones 3 y 4) te enseñará cómo hacerlo.

2 – Cambia Tu Situación

Si no te gusta tu situación de vida actual, pregúntate si hay algo que puedas hacer para cambiarla.

Examínalo en profundidad, porque quizás hayas pasado por alto algo que puedes hacer pero que no te hayas dado cuenta que puedes hacer.

Incluso, puede que la acción no sea cambiar la situación por tu propia cuenta, sino encontrar a alguien que pueda cambiar esa situación por ti (y, de una u otra manera, será algo que pudiste hacer para cambiar tu situación).

Eso sí: asegúrate de que la energía que hay detrás de tu deseo de cambiar tu situación no esté tintada de negatividad.

La sección “Emociones” de este artículo te ayudará a entenderlo mejor y a saber cómo dejarte guiar correctamente por tus emociones.

3 – Acepta Tu Situación

Junto con el punto nº1, esta es la razón más común por la que no nos solemos sentir bien en nuestra vida: porque no aceptamos las cosas como son.

¿Qué solemos hacer?

Resistirnos.

¿Y qué significa resistirse?

Quejarse (física, verbal o mentalmente), creer/sentir que lo que está pasando no debería estar pasando, mantener vivo el deseo de querer tener algo que no tenemos, anclarnos mentalmente a una idea en nuestra cabeza diferente a la realidad que estamos viviendo, negar, suprimir o condenar nuestros pensamientos, sentimientos y emociones…

El caso es que no nos damos cuenta de lo mucho y lo muy frecuentemente que nos resistimos a la vida, y de cómo eso nos causa dolor.

Entonces, si no hay nada que puedas hacer para cambiar una situación que no te gusta, el único camino que te conducirá hacia la paz requiere, más que hacer algo, dejar de hacer algo: dejar de resistirte.

Es decir, aceptar.

¿Y cómo puedes aceptar?

Entendiendo profundamente que no hay nada que puedas hacer para cambiar tu situación (al menos por ahora). Sabiendo que esto es lo que la vida tiene para ti en este momento (sin catalogarlo como “malo” o “injusto”) y rindiéndote completamente a esa realidad. Y dándote cuenta de la inutilidad y del sufrimiento que te crea resistirte a lo que ya es.

La mente nos dice (con un lenguaje muy sutil, abstracto y casi imperceptible) que la única manera de sentirnos bien es obteniendo lo que queremos.

Sin embargo (¡y esto es una excelente noticia!), no es así.

Esta es la nueva forma de vivir que quiero que conozcas.

Y una vez más, te invito a probarlo:

Observa cómo se siente cuando aceptas plenamente el momento presente y todo lo que trae consigo. Observa cómo se siente cuando decides abandonar por completo la queja mental. Observa cómo se siente cuando te rindes completamente a lo que escapa de tu control y le das la bienvenida a todas las cosas, tal y como son.

Descubrirás (e incluso te sorprenderás) al ver que, a pesar de no tener lo que creíste que era indispensable para sentirte bien, te sientes bien.

Te sientes en paz.

Un Consejo Más Para Sentirte Mejor En Tu Día A Día

¿Alguna vez viste a alguien disfrutar sin medida algo que a ti te pareció muy pequeño e insignificante? ¿Y alguna vez viste a alguien aborrecer con amargura algo que para ti suponía una satisfacción incuestionable?

¿Qué explica respuestas tan dispares a eventos similares?

La actitud / la atención / el estado interno.

La siguiente foto siempre me ha gustado mucho e ilustra perfectamente este punto (si deseáis ver la foto entrar en su página web)

Hay niños que teniendo muchísimo más que un cubo de agua, siguen sintiendo que les faltan cosas para sentirse bien.

¿Cuál es la diferencia entre el niño que disfruta con un cubo de agua y el niño que, aun teniendo un iPad, miles de juguetes y un mundo lleno de posibilidades, sigue sintiéndose insatisfecho?

La atención al momento presente, la apreciación por lo que se tiene, la ausencia de búsqueda de “la siguiente cosa que me va a hacer feliz”.

Para el niño con el cubo de agua, el cubo de agua es todo lo que existe. Para el niño insatisfecho, siempre hay algo más (que aún no tiene) que le puede hacer feliz.

Entonces, ¿cuál es el consejo para ti aquí?

Que no importa tanto lo que hagas, sino cómo lo hagas.

Da igual si haces ejercicio, si haces algo que te gusta mucho, si escuchas buena música, o incluso si estás en un paraíso natural… si tu atención está en otro lugar y siempre quieres más de lo que tienes, ni la cosa más maravillosa del mundo podrá llenarte y hacerte sentir mejor.

Adquiere el hábito de preguntarte cada cierto tiempo dónde está tu atención en este momento y cómo es el estado interno con el que haces cada cosa que haces.

“In doing something, do it with love or never do it at all” – Mahatma Gandhi.

Y para completar esta cita en relación al punto nº 3 y que pueda ser aplicable a cualquier situación de vida:

“Si no puedes hacer algo con amor, entonces acéptalo” – Carlos Azuaje.

Sentirse Bien Requiere De Práctica ¡Y No Está Mal!

Como te comenté al principio de este artículo, hay dos cosas muy importantes que debes saber:

1 – Esto Requiere Práctica

Los consejos que has leído aquí son extremadamente simples y efectivos, pero no necesariamente fáciles de aplicar.

Requieren de práctica.

Llevamos toda una vida haciendo las cosas de una forma que nos ha producido (y nos sigue produciendo) mucho sufrimiento. Deshacer esa forma, lleva su tiempo.

Así que recuerda ser muy gentil contigo misma/o; siempre.

Si conviertes estos consejos en tu práctica diaria, te aseguro que notarás cambios.

(Yo los he notado)

2 – ¡No Está Mal Sentirse Mal!

Si por más que buscas y lo intentas, sigues sintiéndote mal… está bien-

No está mal sentirse mal, y debes saberlo.

Ten cuidado con creer que está mal, porque entre otras cosas, eso te hará sentir aún peor.

¿Te das cuenta de que sentirte mal por sentirte mal es una forma de resistencia?

¿Qué quiere decir esto?

Que aquí también puedes practicar la aceptación.

Aceptar que te sigues sintiendo mal, aceptar que las cosas no te han funcionado como esperabas, ¡incluso aceptar que te cuesta aceptar!

Suena paradójico, pero te pido que lo pruebes.

Carlos Azuaje
https://www.carlosazuaje.com/como-sentirse-bien/

 

Una parte de los artículos publicados en este sitio web son extraídos de la red si usted cree tener los derechos de actor de alguna de nuestras publicaciones le agradecería me escriba y me envié el link donde está el articulo para pasar a retirarlo o Marcarle el derecho de autor le agradezco su buena comprensión y desde ya gracias.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás correos con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín

2 Comentarios
  1. Me ha gustado mucho, Carlos.
    Fàcil de entender y concreto. Las formas de explicación simples y llanas son, muchas veces, las que más llegan.
    Una gran aportación para recordarnos que no debemos hacer tanto caso a nuestro ego.
    Las limitaciones solo están en nuestra mente.
    Sàndal.

    1. ¡Muchas gracias, Sàndal! 😊

      Un placer leer tu comentario y saber que te ha gustado el artículo. Muchas gracias por tu visita 😊

      Recibe un cálido abrazo,
      Carlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad

Responsable: Mercè Lobo
Finalidad: Gestión y moderación de los comentarios
Destinatarios: No se ceden datos, todo queda registrado en esta web
Derechos: acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos
Contacto: info@eltallerdelalma.com
Más información en Política de Privacidad