WESAK: La hora de la Reconciliación por Sàndal Blau

He tenido el placer de leer un pequeño libro de no más de 200 páginas del cual me he enamorado porque es una pequeña joya que nos invita a descubrirnos y a reconciliarnos a nosotros mismos y que nos conduce a la revelación de nuestra esencia divina.

“WESAK: La hora de la Reconciliación” escrito por Daniel Meurois y Anne Givaudan.  Editorial Ishtar Luna-Sol.

Los autores lo han escrito mediante una gran extracción y proyección de conciencia. No son canalizaciones.

De esta obra maravillosa y exquisita, he extraído unos párrafos que me han parecido muy acertados en la situación en que estamos viviendo actualmente.

De hecho, toda la obra en sí es sumamente acertada, necesaria y una valiosa herramienta para nuestra transformación y recordar lo que un día fuimos y seguimos siendo.

Wesak se podría definir como la fiesta que en las grandes montañas del Himalaya se celebra de la Luna Llena de Primavera.

En el contexto del Wesak, un anciano ermitaño, que vive en lo más profundo de una cueva, nos habla en primera persona directo a nuestro corazón, para depositar toda la sabiduría y las enseñanzas que este pueblo himalayo tiene guardadas como tesoros para ser revelados a nuestra sociedad tan mundana y empobrecida espiritualmente.

<< [….] “Así pues, no os asustéis si a veces tenéis la sensación de no comprender nada, no sentir nada, no creer en nada…, porque cuando se da un paso hacia uno mismo, al principio es como si se diera un paso en el vacío, o se arrojara uno a un pozo sin fondo. Da la impresión que la caída no se detendrá jamás. La verdad es que lo que provoca ese vértigo es la ascensión que se ha emprendido sin reparar en ello. A veces hay que aceptar errar para aprender a desarrollar la mirada clara y adentrarse en el único camino que hay.

……………………….

Por tanto, como veis, vuestra alma no ha elegido este siglo para tomar cuerpo por casualidad: el vagabundeo reina en él como un soberano. A vosotros os toca ahora captar en él las enseñanzas necesarias, a vosotros os toca recoger de él una brazada entera de paciencia y discernimiento. Antes o después, de la confusión nace la fusión, porque cuando hay que ir a lo Esencial es cuando la vía de la Unión surge de las profundidades con luminosa evidencia. Así es como vuestra mirada, que en este instante sigue siendo doble, debe alejarse de la noción de obstáculo… Porque, estad seguros de ello, vuestros obstáculos son vuestros aliados, los medios de extraer vuestra quintaesencia. La trituradora en la que tenéis tendencia a perderos de existencia en existencia se puede convertir de repente en un magnífico taller de regeneración. Basta con que aceptéis reconsiderar los hechos: no es la materia la que se ha rebelado contra vosotros, sois vosotros, individualmente uno tras otro, quienes os habéis alzado contra ella, tras haberos enfadado con su presencia en vosotros.

……………………….

Por eso, la mirada única que engendra el Wesak os pide encarecidamente que dejéis de ser nuevos fariseos. Hoy no se puede justificar ninguna hipocresía, porque ahora vuestras zonas de sombra os siguen pisando los talones, porque la mentira ya está a punto de ahogaros si vuestros ojos no se funden.

……………………….

Mirar hacia el UNO significa, en primer lugar, mirar en el UNO… ¡Y el UNO, os lo digo, amigos, es el terreno de lo Infinitamente Posible! Mirar hacia el UNO es, una vez más, reconsiderarlo todo levantando las barreras que hasta ahora limitan vuestro ámbito de comprensión, vuestro ámbito de lo razonable, es decir, el ámbito de investigación que autorizáis a vuestra conciencia.

……………………….

¿Ignoráis a dónde os intento llevar? Sin embargo, es sencillo: ¡a la otra punta del universo, como tomado un gran atajo a través de vosotros mismos! O si lo preferís, os conduzco hacia vosotros con una pirueta por el lado del Universo. Viene a ser lo mismo. Lo que hace falta es que vuestra mirada se canse de los constantes pasos a nivel que se complace en materializar. Tiene que aprender a levantar las barreras constituidas por las nociones de lo viable y lo inviable. ¿Qué relación tiene eso con nuestro discurso? Pues os resecáis a la sombra de esas barreras, reducís la Vida a un sector bien definido, bien vigilado, por temor a que algo de él se os escape. ¿Tanto os dolería daros cuenta de que es mucho más bella, mucho más infinita de lo que podéis entrever?

……………………….

¿Cuánto tiempo habrá que seguir escuchando, en vuestros “medios autorizados” que no se puede concebir la vida en tal o cual planeta porque en él no se encuentra tal gas o no se da la temperatura considerada soportable? Este es un mero ejemplo del tipo de visión reductora que tenéis que extirpar de vosotros. Lo he elegido porque obra en el sentido de la extensión que es importante cultivar en la conciencia. También lo he elegido, porque, a su manera, esboza otros reencuentros, otras reconciliaciones que os aguardan al final de este siglo. ¿Vuestro ojo distingue la realidad a la que hago alusión?

……………………….

¡Ya veo guasearse a algunos! ¡Ya estamos! ¿Cómo se puede escuchar razonablemente discurrir sobre la vida en otros planetas; cómo es posible que no nos asusten las palabras sobre la vida extraterrestre de un ermitaño himalayo como yo? ¿Qué relación guarda eso con la luz del Wesak, con la irradiación del Traboch? ¿Es una broma?

……………………….

Amigos, vuestra propia vida es la que se convertirá pronto en una broma –pero de mal gusto- si la acantonáis en la definición que da de ella la humanidad. ¡Dejad de padecer eses ombliguismo! Por mi parte, si eso puede tranquilizar vuestro enfoque “exclusivamente interno” y, por consiguiente, “sereno”, no os hablaré de extraterrestres… No os hablare de ellos porque esa denominación ya no tiene significado creíble. Prefiero hablaros simplemente de la realidad amorosa de hombres y mujeres semejantes a vosotros y a mí, que provienen de otros mundos, de otras tierras, si queréis, y que ya en este momento os ayudan en el camino de vuestro reencuentro con vosotros mismos. No creáis que eso es un juego de palabras del que abuso. Mi intención es haceros comprender que, dentro de poco, vuestras conciencias recibirán el influjo de otras conciencias, y que ese acontecimiento también forma parte de vuestro despertar. Forma parte integrante de la visión nueva que el Wesak prefigura ya en cada uno de vosotros mediante la supresión de toda barrera. Actualmente, la sociedad terrestre necesita urgentemente una transfusión…; y la va a recibir, desde dentro y desde fuera…, si es que esos dos términos significan algo. ¡Por consiguiente, que ciertos medios que se consideran espiritualistas dejen de sonreír burlonamente cuando se evoca ese tema! Nuestras raíces están por todas partes en el universo, del mismo modo que la conciencia de cada uno de nosotros tiene la capacidad de estar omnipresente en este universo. Mirad, el interior y el exterior son un artificio, así que dejemos de separarlos. ¡Lo Divino habla por todos los poros de su cuerpo!

……………………….

Por tanto, amigos, puesto que he optado por la claridad, pues, a un próximo reencuentro no con extraterrestres, sino con algunos de vuestros hermanos mayores. Será bonito… Ahora bien, no suspiréis de alivio, porque esos seres no vendrán a resolver vuestro conflicto con vosotros mismos. Si fuera esa su intención, ¿cómo no lo han hecho ya, durante los milenios que llevan observándoos? Se presentarán como un recuerdo de lo que sois realmente, más allá de vuestra jungla actual. No tendrán banderas que imponeros ni píldoras que administraros, como no las tenemos ni yo ni mis hermanos de estas montañas. Vendrán a poneros entre las manos una llana y un martillo para reavivar vuestra memoria y ayudar a que os reconstruyáis. Os enseñarán a reíros de la tormenta que habéis fabricado de cabo a rabo.

……………………….

Escuchadme bien cuando os digo que no serán misioneros venidos de otro mundo, ni salvadores que intenten plantar en la tierra su estandarte de amor personal. Su labor consistirá en ayudaros, a su manera, a desenterrar vuestra propia bandera de Amor y Paz…, porque solo quieren aportaros la promesa de vuestra riqueza. Como vuestro corazón se ha hartado de seguir en barbecho, ha llegado la hora que han elegido para aparecer.

……………………….

Provistos de estas pocas imágenes de un futuro tan presente, ¿Habéis comprendido ahora hasta qué punto os invito a reaccionar contra el actual estado de cosas? Una vez más, no temamos las palabras. Vosotros que me escucháis, con vuestras diferencias, con vuestros arcoíris latentes, representáis todos semillas de metamorfosis…, en vuestra pareja, en vuestro entorno, en vuestro país. De vuestra claridad de visión de vuestra unión de corazón, de vuestro soltar, de vuestra voluntad…, es de dónde puede surgir a la luz del día una formidable reacción contra la sumisión a la mediocridad y a la infelicidad. ¡Dejad por fin de daros la espalda y no temáis proclamar que os salís del rebaño de los que duermen! >> [….]

El texto del capítulo sigue… igualmente interesante y profundo, pero esto lo dejo para otra ocasión…

Sàndal Blau

 

Una parte de los artículos publicados en este sitio web son extraídos de la red si usted cree tener los derechos de actor de alguna de nuestras publicaciones le agradecería me escriba y me envié el link donde está el articulo para pasar a retirarlo o Marcarle el derecho de autor le agradezco su buena comprensión y desde ya gracias.

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás correos con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad

Responsable: Mercè Lobo
Finalidad: Gestión y moderación de los comentarios
Destinatarios: No se ceden datos, todo queda registrado en esta web
Derechos: acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos
Contacto: info@eltallerdelalma.com
Más información en Política de Privacidad