Un poco de cuántica para entender el Reiki

En aspectos físicos y biológicos, la materia cómo elemento vital es siempre evolutiva. Ella misma, no contempla jamás su propia autodestrucción.

La evolución de la materia ha tenido lugar desde el inicio de la creación de organismos unicelulares hasta la gran diversidad de organismos existentes a la fecha de hoy, manifestando un hecho evolutivo constante. De no haber sido así aún seguiríamos existiendo como simples amebas y protozoos en este planeta.

Partiendo de la base que la materia es siempre evolutiva, cuando hay enfermedad en un organismo, se ha descubierto que las células se movilizan para auto-sanarse y procurarse un medio más favorable saliendo del caos en dónde no se sienten a gusto. A base de llevar a cabo unos cambios en el organismo, se acomodan a la nueva situación anómala y alertan al cuerpo principal de algo que no funciona bien y se movilizan en busca de una nueva “reacomodación” celular.

Es entonces cuando se ponen en marcha  en el organismo procesos químicos y biológicos que generan enzimas, hormonas, defensas y otras sustancias para encontrar su equilibrio y lograr una auto-sanación o reparación.

Todo este proceso produce síntomas y manifestaciones en nuestro cuerpo que el ser humano tiene tendencia a rechazar, puesto que hace que nos encontremos mal y tengamos algún tipo de dolor, fiebre o mal estar. Creemos que estamos enfermando, cuando en realidad lo que están haciendo las células, y los componentes que las forma, a nivel  orgánico es poner en marcha una sanación y nos están alertando de que hay algo que no está en armonía dentro de nuestro cuerpo, tanto a nivel físico, como mental o espiritual.

La energía del Reiki, ayuda a estas células y partículas a equilibrar su propia energía Ki, actuando de forma cuántica potenciando su capacidad de auto sanarse y acelerando el proceso, sea cual sea el desenlace al que el organismo le está destinado.

Eso también puede trasladarse a animales, plantas y cualquier cosa que tenga un material celular o atómico, lo que quiere decir TODO.  Pero lo más desconcertante es que, la energía de la Fuente Original, al ser la Energía que lo sustenta todo, que no tiene límite, que es la primigenia y creadora, no solo nos ayuda en todo lo relativo a materia sea de la especie que sea, sino también en espacios, lugares y situaciones yendo mucho más allá de lo físico, y lo perceptible e incluso en otros planos dimensionales.

Las investigaciones científicas han podido demostrar que en realidad de materia hay bien poca en los objetos, sean orgánicos, inertes, fluidos como el aire, el agua, los gases y líquidos.

En realidad, lo que percibimos con nuestros cinco sentidos y que nos da la sensación de sólido y tangible no es nada más que una vibración de la materia.

En el transcurso de las investigaciones, cuando se sometió a la materia a un estudio biológico y profundo de su composición, se descubrió que, en las partículas subatómicas y cuánticas, existe muy poco material. Solo un  0,09% del núcleo de la partícula más pequeña del átomo se compone de materia, el resto es un vacío desconcertante.

La proporción de la materia en el núcleo de un átomo sería como la punta de un alfiler comparado con un estadio de fútbol.

Entonces, ¿cómo es que podemos tocar y percibir objetos? ¿Por qué no podemos atravesarlos si tienen tan poca materia? ¿Por qué los neutrones y electrones siguen unidos al átomo sin dispersarse, manteniéndose juntos en atracción permanente? ¿Por qué los átomos se organizan en grupos celulares complejos y de diversas características formando diferentes organismos y se mantienen siempre en una misma forma o clasificación?

Estas preguntas pueden tener una explicación en el momento en que se descubre que en la materia hay vibración. Eso significa que lo que nosotros vemos o percibimos con nuestros sentidos físicos no es más que pequeñísimas partes de átomos vibrando a una velocidad  y frecuencia muy elevadas. Tanto,  que permite que percibamos los sólidos, líquidos y gaseosos con nuestros sentidos ordinarios, puesto que nosotros mismos también somos materia vibrando a diferentes frecuencias.

Cada tipo de materia vibra de una forma específica dependiendo de su densidad celular, por eso percibimos los diferentes tipos de sólidos, líquidos y gases.

Eso nos lleva a la pregunta siguiente: ¿Qué hace que esta materia vibre? ¿Por qué la materia no se dispersa y en cambio se mantiene unida al átomo y a sus partículas mediante la vibración?

Aquí la respuesta es mucho más compleja, más difícil de explicar.

Se sabe que existe un tipo de energía que no es de los cuerpos ni de los elementos. Esta energía se la puede llamar Original o de la Fuente, porqué es la que lo sustenta todo. Todo está dentro de esta energía, lo sustenta y lo mantiene unido de forma que no se disperse en el vacío.

Partiendo de esta base, sabemos que la energía del Reiki, es la energía Original o de la Fuente, la cual puede penetrar en cualquier objeto u organismo, sea de la naturaleza que sea, incluso intercede en situaciones, en el tiempo y espacio. La energía del Reiki es atemporal y multidimensional y aporta beneficios porque ella misma es creadora.

Todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo físico tienen energía propia o  del Ki, así como todo nuestro envoltorio etérico o áurico. No obstante, cada elemento vibra a una frecuencia distinta, debido a su densidad y características. Cuando surge una desarmonización de alguna o diversas partes de nuestro cuerpo, la energía de Reiki ayuda recuperar su equilibro, sanando, calmando y armonizando.

Sàndal Blau

 

Si accedes a la opción Solicitar boletín
recibirás correos con las novedades que se vayan introduciendo,
tendrás acceso a artículos destinados solo a las personas suscritas
y a otras opciones que se irán incluyendo poco a poco en el boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad

Responsable: Mercè Lobo
Finalidad: Gestión y moderación de los comentarios
Destinatarios: No se ceden datos, todo queda registrado en esta web
Derechos: acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos
Contacto: info@eltallerdelalma.com
Más información en Política de Privacidad